Pretty Little Confessions... Grazia no me hace gracia.

0:00

No soy una compradora de revistas habitual, de hecho, creo que hace algunos años que no compro una revista de belleza, pero por circunstancias, la revista GRAZIA, cae en mis manos, semana sí, semana no.

Hace dos o tres meses, hubo bastante revuelto en twitter porque varias bloggers de belleza estaban que trinaban contra la directora de la revista. Resumiendo el tema, parece ser que se celebró un encuentro sobre blogs de belleza, márketing y comunicación. Invitaron a algunas chicas con blogs más o menos relevantes, para que participaran como espectadoras y una de las ponentes era esta Sra. que se dedicó a denostar la falta de profesionalidad de muchos blogs que andan pululando por la red y a ensalzar lo que ellos llaman "blogs profesionales". Esto no tiene mucho que ver con lo que os voy a contar, pero es para que os situéis. 

El otro día, en el nº 28 encontré un artículo que pintaba realmente interesante llamado "guerra química", que desarrolla el tema de la formulación de los productos al hilo de la decisión de la Comisión Europea de crear una legislación única y aplicable en toda Europa para regular los ingredientes que integran los cosméticos. Hasta aquí íbamos bien... luego se torció la cosa...


El cariz que tomaba el artículo desde sus primeras palabras, digamos que no me gustó demasiado. Decir que "no puede considerarse tóxico un producto que ha pasado por rigurosos exámenes toxicológicos solo porque a algunos no les compense ver sus poros taponados después de usarlo, por ejemplo", tiene un tufillo manipulador que obvié en un primer momento, pero que leyendo la página 2 del mismo artículo no pude obviar, y entré en cólera...



Y qué sucede en la página 2, pues que la periodista se dedica a analizar algunos componentes sospechosos de ser nocivos, dando un veredicto que no responde en ningún caso a la parcialidad de una revista que es financiada económicamente por las grandes firmas cosméticas... no, no...

Me voy a centrar en dos, que son las que más conozco y de las que mejor puedo hablar:


Decir esto, es decir medias verdades. Nunca he oído decir a los "frikis activistas" (seguid leyendo y sabréis porqué lo digo) que las siliconas no eran seguras, pero el que sea un producto seguro, no significa que su acción sea o inocua o beneficiosa. Las siliconas retienen la hidratación, sí,  y añado que evitan que la grasa salga al exterior, pero si taponan el poro impiden que la piel respire y pueden provocar brotes de granos (esto me parece que también es seguro, pero no deseable, ¿no?). 


"Su uso está más que justificado"... de friki a no friki... no sabes ni de lo que hablas, chata. Garantizar la hidratación... hay que joderse... anda que no existen productos naturales que garantizan la hidratación y que evitan que estés echándote en los labios un primo hermano de la gasolina.

Dejando a un lado la procedencia de los aceites minerales y su "virtud" comedogénica, no es cierto que su uso en manos o en labios sea inocuo. Tanto las cremas de manos como las vaselinas siliconadas, al aplicarlas dan una sensación falsa de hidratación, que se revela en tal condición cuando a la media hora sientes la necesidad de repetir el proceso porque tienes las manos tirantes, o los labios agrietados.

Resumamos e interpretemos: a Grazia no le hace gracia que las blogger internautas se carguen parte de la influencia que tienen los medios tradicionales sobre el público "cosmético".

Tampoco le debe hacer excesiva gracia, que parte del dinero que antes las marcas destinaban a financiar campañas publicitarias en prensa escrita, sean desviados hacia pequeñas inexpertas y no profesionales escritoras.

A las grandes marcas que se preocupan tanto por la formulación de sus productos que intentan utilizar ingredientes muy resultones aunque de incierta genealogía, les da miedito que consumidores y usuarios sean capaces de descifrar ese galimatías de nombres absurdos del listado de ingredientes de sus productos y deciden contraatacar a esos frikazos que pururlan por las redes tachando a siliconas y aceites minerales del anticristo. Para ello, encargan a una revista muy graciosa y a una periodista muy chistosa para que haga un artículo que diga: no me jodáis, ¿de verdad creéis a esos locos?, pero si una científica de Wella y una senior artist de MAC dicen lo contrario...

Oooh... wait... ¿Qué es Wella?... ¡Ah!, sí, es una de las marcas de la famosísima Procter & Gamble (H&S, Pantene, Herbal Essence, Aussie, Max Factor, Olay...). ¿Y MAC?... ummm, déjame pensar... ¡sí!, Estee Lauder (Clinique, Bobby Brown, La Mer, Origins, Jo Malone, Tom Ford, Aveda, Stri Vectrin, etc).

Si decir la verdad no cuesta tanto... el problema es que igual se vende menos, se abre el mercado a otras marcas más "responsables", hay que cambiar los ingredientes, hay que invertir en investigación, cuesta dinero, bla, bla, bla...

Reflexionemos. Dejamos de regalar bolsas en los súper porque el plástico (derivado del petróleo) es nocivo para el medio ambiente. Sin embargo, es absolutamente apto para echártelo en la piel.

¿No os parece algo de locos?. Sed buenas.

You Might Also Like

0 comentarios

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Síguenos en Facebook