Crema de pies refrescante Walking on sunshine - Bara Cosmetics

0:00


¡Ay mis pobres pies!... si es que son unos santos, porque mira que los puteo y no se quejan mucho. No solo me aguantan a mi entera, sino que soportan el que no les haga ni caso. Yo lo intento, no os creáis, pero siempre hay algo de la anatomía que pide poco y de la que se pasa olímpicamente... en mi caso les toca a ellos.

Las razones son múltiples:
  • Si los embadurno de crema tiene que ser cuando no los voy a usar porque mil cosas me pueden pasar si esto no se cumple: mancho las zapatillas, las zapatillas resbalan, los calcetines no corren, odio la sensación de dedos pringosos, etc.
  • Si los embadurno de crema antes de acostarme, que es cuando ya no los voy a usar durante un tiempo largo, corro el riesgo de que me pringuen las sábanas y de que estas se peguen a mis pies y se momifiquen dentro de la cama...
  • Si los embadurno de crema porque no los voy a usar, es muy probable que una vez embadurnados, las que estén asquerosamente embadurnadas y con un olor, a veces curioso, sean mis manos... pero si no puedo usarlos... ¿cómo me lavo las manos?. Sí, toallitas, lo que significa que: 1. tengo que tener en casa, 2. tengo que acordarme de cogerlas antes del proceso de embadurnamiento, 3. tenemos que confiar ciegamente en que la toallita nos va a dejar las manos como el agua y el jabón (soy descreída por naturaleza).
Vamos, que no es que no quiera cuidarlos, el que es muy COMPLICADO. Bueno, era... jeje:


Crema de pies refrescante Walking on sunshine - Bara Cosmetics


Si habéis leído mi historia de desamor con las cremas de pies, entenderéis fácilmente porqué me encanta Walking on sunshine, la nueva crema para pies de Bara Cosmetics.

Cuando Lauren me comentó que iban a sacar una crema de pies, le dije que me venía genial porque mi crema de pies (había escrito pies de crema ¬¬) favorita, la Fair trade foot lotion de Lush, se me había acabado. Ahora que no me oye, tengo que confesar que no creía que me fuera a gustar más, pero soy humana, aunque no lo creáis: me gusta más.

¿Por qué?, pues porque hidrata igual de bien, se absorbe igual de bien (quizá mejor) pero no tengo que ir corriendo al baño a lavarme las manos porque ni me las deja pringosas ni con un olor sospechoso (huele mejor). La balanza se inclina a su favor, claramente. 

Tiene un 99% de ingredientes de origen natural, entre lo que se encuentra la menta que refresca, el árnica que calma, el aceite de pepita de uva y la manteca de karité que hidratan, el aceite de árbol de té bactericida, el aceite de hisopo que ayuda con la sudoración y el aceite de pomelo que desodoriza.

Os dejo la lista completa:

Mentha piperita water, rosmarinus officinalis water, butyrospermum parkii butter, helianthus annuus oil & arnica montana flower, cannabis sativa wax*, glycerine, glyceryl stearate citrate, vitis vinifera oil, menta piperita oil, cetearyl alcohol, theobroma cacao butter, cannabis sativa oil*, mentha piperita powder, hyssopus officinalis oil, citrus paradisi oil, glyceryl caprylate, melaleuca alternifolia oil, xanthan gum, dehydroacetic acid, benzyl alcohol.

*Ingredientes procedentes de la agricultura ecológica


Tiene una textura muy ligera, igual o más líquida que unas natillas. Huele a menta, predominantemente y también a árbol de té, así que es de intensidad alta. Refresca un poquito, pero yo no lo noto en exceso, aunque sí se que hay gente que prefiere usarla en meses más cálidos.

El envase es de 100 gr y el precio 14,75€.

Ya no tengo excusa, mis pobres pies me siguen odiando en silencio, pero ahora los cuido mucho más a menudo...

Sed buenas y sí, de la espalda no hablo, pero es que tampoco la veo juju.

You Might Also Like

0 comentarios

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Síguenos en Facebook