Verdades y mentiras de los aceites capilares

0:22


Esto no va a ser un post al uso...

Las redes sociales tienen sus peligros. Uno de ellos es el síndrome de "ansia viva", que consiste en la reformulación del "si culo veo, culo quiero", habitualmente con visita a Seforra, incluida. Otro es el (aún) innominado: "reproducción espontánea y con tufillo del mismo producto en diversos perfiles". Frecuente, muy frecuente y que se produce cuando las marcas esparcen a diestro y siniestro sus novedades para saturar el mercado y crear el síndrome primero (ansia viva) entre la masa. 

Como los virus, su capacidad de infestación es muy alta, pero no absoluta. Algunos sujetos no reaccionamos como la mayoría y el esperado "ansia viva" se transforma en "¬¬" o cara de asco (eh!... que yo soy de esas personas que cambia en los anuncios) y se traduce en un desinterés absoluto por el mismo (por lo menos en mi caso). 

Aceites capilares
En ocasiones el desinterés se vuelve curiosidad... sobre todo si conozco el producto. Uno de esos casos ha sido el aceite capilar de Leonor Greyl. Hace un par de años compré su aceite de palma, avalado por trillones de mujeres satisfechas, entre ellas, muchas celebrities y encumbrado a producto de culto. Cuando llegó a mis manos descubrí que era un aceite mediocre con un olor bastante repelente... tanto, que no soy capaz de usarlo y lo tengo muerto de risa en el baño. Me resultó tan aburrido que ni os hablé de él. Hace poco lo han reformulado, ha salido a la venta con el nombre de "L´huile de Leonor Greyl", al económico precio de 32,10€ los 95ml y ha sido distribuido por la marca para que el producto se mueva y todas lo conozcamos. Desconozco si ahora huele mejor...

¿Es malo? No. ¿Funciona? Sí. Entonces... ¿cuál es el problema? El problema radica en que esconde una trampa. No él, los aceites capilares. Vayamos por partes:
  • Están los aceites capilares "de peluquería", aquellos que no solo tienen como objetivo tratar el cabello sino influir en su aspecto externo. Son productos de acabado. En muchas ocasiones incluyen aceites naturales en su formulación, pero también otros productos como alcoholes o siliconas. Moroccan oil, Orofluido, Mythic oil...
  • Por otro lado, están los aceites capilares naturales, cuya motivación casi exclusiva, es nutrir el cabello y mejorar el aspecto del mismo pero en base al tratamiento. Están compuestos por aceites naturales y su porcentaje de ingredientes naturales es o total o casi total. 
  • Por último, quiero incluirlos, están los aceites naturales que se pueden conseguir en herbolarios, tiendas online que vendan productos naturales, etc. Son aceites multifunción que en base a sus propiedades pueden ser utilizados para el rostro, el cuerpo, el cabello, etc.

Dicho esto, unas breves notas sobre el cabello:
  • El cabello nace en el folículo piloso, que se sitúa bajo la dermis y que es lo que se suele llamar raíz. 
  • La fibra capilar, es decir, lo que nos peinamos, es materia muerta, no tiene vida ni la va a tener por muchos tratamientos que utilicemos.
  • Si nuestro problema es debilidad, falta de fortaleza, falta de vitalidad, caída, la solución es "alimentar" la raíz del cabello. Si nuestro problema reside en que nuestro cabello está seco, quebradizo o castigado, deberemos actuar sobre la fibra, aportando productos que lo reparen y que le devuelvan la flexibilidad.
Vamos con la trampa: 

¿Cuál es la diferencia entre los tres aceites?

Los aceites de "peluquería" están concebidos para ser más ligeros que los aceites naturales porque a nadie le gustar que su pelo tenga aspecto grasiento, ¿verdad?. De ahí que lleven alcoholes y siliconas. La mayoría se utiliza aplicando una cantidad muy pequeña en medios y puntas, con el cabello mojado o seco (no se aclaran), para: controlar el encrespamiento, dar brillo, marcar un poco el rizo, etc. Aportan algo de nutrición al cabello, pero en mucho menor grado que los naturales y en su utilización influirá la religión que se profese respecto a las siliconas.

Los aceites capilares naturales y los aceites naturales, en lo que al cabello se refiere, cumplen la misma función: nutrir. Se aplican de forma generosa (como tratamiento prelavado) de medios a puntas del cabello y se suelen dejar reposar un mínimo de 20' en adelante (yo duermo con ellos). Posteriormente se lava el cabello de la forma habitual. En cabellos muy gruesos o muy secos, se pueden utilizar después del lavado.

Dejando a un lado los aceites de peluquería, que no son objeto de mi ira en este momento, me centraré en los otros dos: la única diferencia entre ellos, es el precio. Los 32€ de los 95 ml del aceite de Leonor Greyl frente (por ejemplo) a los 6€ aprox. de los 100ml del aceite de coco Marnys (que podéis encontrar en la mayoría de herbolarios).

Pero me podréis decir: sí, pero la composición del aceite de LG no es solo aceite de coco... Efectivamente: aceite de coco, aceite de sésamo, aceite de jojoba, aceite de girasol, aceite de avellana y aceite de manketti. La cuestión es ¿son necesarios? Me explico:
  • La propiedad básica de un aceite es nutrir. Cada aceite puede nutrir en mayor o menor grado. Si un producto está pensado para nutrir y se utiliza como tratamiento prelavado, lo lógico sería seleccionar el/los aceites más nutritivos, como puede ser el de coco. Más allá esta, otras propiedades o beneficios que puedan aportar, se desdibujan porque las vitaminas (que puedan contener), por ejemplo, no van a trepar hasta la raíz del cabello (la fibra no es una autopista).
  • El INCI está ordenado de mayor presencia del ingrediente a menor. En la composición del aceite de LG, el aceite de coco es el que está presente en mayor cantidad y el de manketti, el de menor, lo que se corresponde también con el precio del susodicho (el de coco es mucho más barato que el de manketti). Vamos, que si quiero hacer un producto más rentable pero muy atractivo (que no digo que sea el caso), lo que haré es meterle mucho aceite de coco, que es baratito y un poquito de un par de aceites exóticos que quedan bonitos en la formulación.
Conclusión general: podéis comprar lo que os de la gana... ¡faltaría más! pero si lo que queréis es nutrir el cabello, mi recomendación es que compréis uno o varios aceites naturales y hagáis vuestra propia mezcla... os va a seguir saliendo más económico que optar por un aceite capilar natural, con marca y el resultado va a ser el mismo. Pero, en cualquier caso, compréis lo que compréis, tened presente que una gran parte de lo que nos cuentan, es puro marketing.

Sed buenas, pero no tontas y os recuerdo que me podéis encontrar en Instagram, Twitter, Facebook... En esas redes subo contenidos de forma más habitual que al blog :-)

You Might Also Like

18 comentarios

  1. Yo uso el de argán, pero de herbolario. Cuesta poco y mi pelo lo nota. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pasada el aceite de argán!! Gracias por pasarte! Un beso

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo en todo lo contado. Yo uso los de coco y aguacate mezclados a modo de mascarilla prelavado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos aceites que nutren mucho!! Buena combinación. Gracias por pasarte! Besos

      Eliminar
  3. Te seguía por IG pero no había reparado en tu blog!! me ha encantado el post y estoy totalmente deacuerdo y lo explicas de maravilla;)
    Nada mejor que saber lo que estamos comprando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!! Es difícil ubicar a todo el mundo!! Bienvenida :-). Yo siempre digo que cada una compre lo que quiera siempre que sepa exactamente lo que está comprando! Un beso

      Eliminar
  4. Qué te voy a decir: ¡ole ole y ole!! Felicidades!! Y me quedo sobre todo con la reflexión final y lo que de ello se deriva en mi opinión: "atacar" los problemas por fuera muchas veces es entrar únicamente por la puerta más pequeña ☺️. Besos Bruji!es!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji gracias Olguita!! Sí... pero lo peor es que muchas veces creemos que estamos atacando por la principal porque así se nos quiere hacer creer... Gracias por pasarte, Bruja!! Besos

      Eliminar
  5. Muy interesante el post!! llevas toda la razón, a veces nos dejamos llevar por la fama de un producto y nos cegamos. Yo uso aceites naturales prelavado y estoy encantada. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marián!! Es lo que mejor funciona para nutrir!! Gracias por pasarte! Besos

      Eliminar
  6. Estoy muy de acuerdo contigo, me ha encantado leerte, escribes muy bien. Me suscribo a tu blog ya mismo. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Irene!! Bienvenida. Un besazo!

      Eliminar
  7. guapa, me ha encantado! Hay tantos productos... el que esté apurado verá un anuncio en la tv, lo verá en el súper y lo echará al carro, pero hay tantos productos buenos... aceites tengo mil, me quedo con los de camelia y aceite de argán naturales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!! Sí... apurado o que no esté muy metido en el mundo de la cosmética. Las que sí lo estamos muchas veces no somos conscientes de que mucha gente pasa jejejeje. Lo importante es saber lo que se compra, sea lo que sea! Esos dos aceites son fantásticos! Besos

      Eliminar
  8. ¬¬ por ultímisisisisisisisisiisma vez... disía yo... que deberíamos ir corriendo al Seforra a comprar cositas de KVD!!! pero ya!!! que me la quitan de las manos... jis jis jis!!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Popular Posts

Síguenos en Facebook