miércoles, 25 de noviembre de 2020

Limpiador Facial Foaming Face Wash - John Masters Organics

Como consumidora de cosmética natural, he venido observando un cambio más que positivo en toda lo que la rodea. No solo tenemos a nuestra disposición infinitas marcas más que hace unos años, sino que las marcas han ido perfeccionando sus fórmulas y, además, podemos encontrarlas mucho más fácilmente. 

Conozco la marca americana John Masters Organics desde hace bastantes años y he ido probando diferentes productos con el paso del tiempo. Aunque su fuerte son los productos capilares (el creador era peluquero y comenzó su marca por ahí), tiene también productos de tratamiento facial y corporal. Siempre ha sido una marca "popular", de las pioneras en este tipo de cosmética. Aún así, no era tan fácil de conseguir como una marca comercial. Estamos avanzando... ¡está a pié de calle! La cadena de perfumerías Douglas la vende 💃🏻. 

Hablemos del Foaming Face Wash:

Cosmética
Foaming Face Wash - John Masters Organics

Es un limpiador suave, adecuado para todo tipo de piel, incluida la sensible (dicen que también para desmaquillar los ojos... no lo he probado) que limpia sin resecar y deja la piel fresca y suave. 

Entre sus ingredientes, podemos encontrar: aloe vera, que además de ayudar a humectar la piel, tiene propiedades antioxidantes, antinflamatorias y calmantes; fermento de lactobacilus, un probiótico que funciona muy bien en pieles que sufren de sequedad y tirantez; rosa damascena que ayuda a regenerar la piel y a mejorar la circulación sanguínea; tila, que ayuda a desinflamar la piel gracias a su riqueza en taninos o el llantén mayor que también ayuda a calmar la irritación y tiene propiedades regenerantes.

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Aloe barbadensis (aloe vera) leaf juice*, lauryl glucoside, sodium cocoyl glutamate, cocoglucoside, lactobacillus ferment, rosa damascena (rose) flower water*, glycerin*, sodium lauroyl lactylate, tilia cordata (linden) flower extract*, plantago major (plantain) leaf extract*, rosa damascena (rose) flower oil*, cananga odorata (ylang ylang) flower oil*, sclerotium gum, p-anisic acid, citric acid 
* Organic ingredient

El envase contiene 112 ml y su precio ronda los 31€. Yo lo compré en Douglas (y, si os interesa, os aconsejaría que corrierais porque, a fecha de redacción, tiene un 40% de descuento).

Tiene una textura tipo gel y un aroma de intensidad media en el que destaca el aroma a rosa con un punto ácido (gracias al fermento de lactobacilus). El ylang ylang que lleva, no lo percibo. 

El envase es de cristal ahumado con dosificador. Utilizo la mitad de una pulsación para todo el rostro y lo aplico sobre la piel seca aunque la marca indica que se use sobre piel mojada (manías de señora mayor). No es un limpiador que haga mucha espuma pero si aplicáis más cantidad, es un poco pesado de retirar porque es un gel denso. Masajeo y aclaro con agua tibia.

Deja la piel muy limpia, cómoda y sobre todo, muy suave. Mi piel es seca y sensible y los limpiadores en gel me dan un poco de pereza porque no siempre me dejan la piel elástica aunque sean suaves y aunque estén bien formulados. Con este no me ha pasado. Limpia eficazmente sin deshidratar o agredir la piel. 

Tengo que decir que es la segunda vez que lo utilizo y he notado diferencias en como me deja la piel. Aparentemente, la fórmula no ha cambiado así que, la "culpable" va a ser mi piel. La vez anterior era un producto que me dejaba cierta sensación de tirantez. Sin embargo, ahora no me ocurre. Llego a la conclusión de que la deshidratación era la causa. Por aquel entonces mi piel estaba deshidratada y no era nada sensible. Cuando la sensibilidad apareció en mi vida, comencé a cambiar mi rutina que antes estaba orientada a conseguir luminosidad y tratar las manchas. Ahora uso productos mucho más suaves y he limitado drásticamente el uso de exfoliantes. 

Igual que no suelo tener varias cremas para ir rotándolas, siempre tengo varios limpiadores para utilizaros en función de cómo vea mi piel. Aunque su tendencia sea seca, los poros existen y se ensucian; algunos desmaquillantes dejan algo de residuo que hay que retirar perfectamente; a veces apetece utilizar texturas ligeras y otras más untuosas, etc. Para estas ocasiones, me gustan los limpiadores en textura gel porque tengo la sensación de que limpian algo más en profundidad que un limpiador en crema o en oleogel, por ejemplo. Este producto es perfecto si buscáis algo de lo que describo.

¡Contadme!, ¿lo habéis probado?

¡Sed buen@s que llega la navidad!
Share:

viernes, 20 de noviembre de 2020

Probando productos de parafarmacia: Polysianes y Lierac

Ya que estamos en el mes de las ofertas, voy a marcarme un 2X1 y voy a hacer una review doble 😉.

A principios de este verano, la parafarmacia online Vistafarma se puso en contacto conmigo ofreciéndome probar un par de productos de su catálogo. Cuentan con un montón de marcas distintas, todas ellas de cosmética convencional. Si me seguís desde hace algún tiempo sabréis que "abandoné" este tipo de cosmética hace años y me pareció una oportunidad para buscar (y encontrar) productos con formulaciones buenas en marcas que un consumidor de cosmética natural, nunca miraría, en principio.

Dos fueron los elegidos, un producto corporal y otro facial. ¡Comencemos!


Si os digo que no me gustan los aceites corporales pero que este producto ha sido uno de mis favoritos del pasado verano, pensaréis que me falta un tornillo (me falta más de uno, no nos engañemos), pero puedo explicarme, lo prometo:

aceite corporal
Aceite corporal Elixir de Monoï - Polysianes

Polysianes es una marca de laboratorios Klorane que nació en 1989 cuando descubrieron las magníficas propiedades del aceite de Monoï de Tahití y decidieron desarrollar una línea de cuidado solar basada en este ingrediente. 

De este aceite dicen que es un aceite multifunción que puede ser utilizado en rostro, cuerpo y cabello. De tacto seco, ayuda a humectar la piel y el cabello y a sublimar la piel desde la primera aplicación. 

Entre sus ingredientes podemos encontrar:
  • Aceite de cártamo - con un alto contenido en vitamina E y Omega 6. Tiene una gran poder antioxidante y es especialmente apto para tratar pieles muy secas, con eccema, dermatitis o atópicas. 
  • Esqualeno - con propiedades antioxidantes y reparadoras. 
  • Aceite de coco - rico en vitamina K que le confiere propiedades calmantes y cicatrizantes, es un excelente humectante y alivia el enrojecimiento de la piel. 
  • Aceite de sésamo - que tiene propiedades antioxidantes, bactericidas y antiinflamatorias. 
  • Extracto de noni - con propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. 
  • Aceite de onagra - trata las afecciones de la piel y mejora la circulación.
 
Os dejo el listado completo:

Propylene glycol, dicaprylate/dicaprate, caprylyc/capric triglyceride, carthamus tinctorius (safflower) seed oil, squalane, coconut alkanes, cocos nucifera (coconut) oil, sesamum indicum (sesame) seed oil, tocopheryl acetate, benzyl salicylate, BHT, cinnamyl alcohol, citronellol, coco-caprylate/caprate, fragrance (parfum), gardenia tahitensis flower, geraniol, hexyl cinnamal, hydroxycitronellal, limonene, linalool, morinda citrifolia fruit extract, oenothera biennis (evening primrose) oil, propylene glicol, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil, tocopherol

Contiene 100ml y su precio ronda los 20€ pero, como estamos fuera de temporada, lo podéis conseguir por unos 14€ en Vistafarma.

El envase es de cristal con spray que expulsa una bruma bastante ligera. El pulsador funciona muy bien. El cristal es un poco peligroso combinado con el aceite pero conserva mejor el producto y es resistente (al menos a una caída, ejem).

El aroma es delicioso. Flores blancas, monoï, algo de coco. Muy veraniego, dulce pero equilibrado. 

Deja la piel muy bonita. Ligera pero con un brillo natural, de salud, precioso. 

¿Qué le hace diferente a otros aceites que he probado? Atención:
 
  • Tacto seco (en seco). Hay dos formas de utilizar un aceite corporal, en seco o en mojado. Todos los aceites, ya sean faciales o corporales, se absorben mejor si tenemos la piel húmeda porque el agua facilita que el aceite penetre. Sin embargo, para que un aceite se absorba bien sobre la piel seca, tiene que ser muy ligero y este lo es. Deja la piel sedosa pero sin residuo. No mancha la ropa. 
  • Hidratación. Creo que debido precisamente a lo ligero que es, consigue algo que otros aceites corporales no han conseguido y es que puedo utilizarlo a diario sin necesitar un extra de hidratación. Tengo la piel del cuerpo muy seca y, cuando he utilizado otros aceites, aunque al aplicarlos parecía que la piel quedaba nutrida e hidratada, lo he tenido que usar alternándolos con mantecas corporales porque no notaba la piel elástica y no estaba cómoda. Como os decía, al ser más ligero, penetra mejor y creo que ese es su secreto. 
  • Aroma. Todos los aceites de este tipo huelen bien. No tendría sentido que no lo hicieran pero muchos pecan por exceso. La mayor o menor intensidad puede ser un valor relativo y muy personal pero, cuando un producto está formulado para ser utilizado también en el rostro, hay que ser precavido. No estoy hablando solo de pieles sensibles en las que los perfumes en cosméticos no están aconsejados sino que puede ser una experiencia mareante. Este aceite tiene el punto justo. Se aprecia sobre la piel pero no es agobiante aunque lo uses con una temperatura ambiente de 40º.
 
Solo lo he usado en el cuerpo. Para el rostro siempre utilizo aceites específicamente formulados y, para el cabello, no uso productos de este tipo porque lo tengo muy fino y se engrasa. 

Ha sido el rey del verano y, debo añadir que tiene muy buena extensibilidad que facilita mucho la aplicación. Lo he utilizado dos meses y me queda la mitad del envase aún. 
 


El segundo elegido, fue el bálsamo en aceite Doble Limpieza de Lierac. 

Aceite desmaquillante
Baume-en-huile - Lierac

Dicen que este bálsamo para pieles secas, está basado en la técnica estética de limpieza iónica y que realiza el desmaquillado en dos fases: la primera anti-polución eliminando maquillaje y suciedad; la segunda, micro-alisadora, retirando los excesos de sudor, sebo y células muertas. 

Existe un estudio clínico de satisfacción sobre 20 voluntarios que arroja datos sobre resultados inmediatos (95% piel limpia, 95% piel suave y fresca) y pasados 28 días (85% piel más suave, 80% piel más brillante). 

A la vista de la formulación las promesas de alisar, suavizar y aportar brillo a la piel se debe a la inclusión de diferentes ácidos: glicólico, láctico, málico, así como extractos de frutas que ayudan a exfoliar la piel: piña, papaya y naranja. 

Además, a destacar el aceite de camelia, rico en vitaminas y ácidos grasos esenciales que ayudan a restablecer la elasticidad, la suavidad y la hidratación de la piel; ácido hialurónico, que ayuda a la piel a recuperar la humedad y extracto de lirio de agua, con propiedades antioxidantes y reafirmantes. 

Os dejo el listado completo:

Caprylic / capric triglyceride. C10-18 triglycerides. PEG-6 caprylic / capric glycerides. Aqua / water / eau. Glycerin. Glyceryl behenate. Glyceryl stearate. Hydrogenated castor oil. Camelia oleifera seed oil. Cetyl alcohol. Propylene glycol. Cetyl stearate. Isostearyl isostearate. Potassium cetyl phosphate. Stearic acid. Propanediol. Glycolic acid. Lactic acid. Malic acid. Tocopherol. Sodium dilauramidoglutamide lysine. Sodium hyaluronate. Nymphaea alba flower extract. Ananas sativus (pineapple) fruit extract. Carica papaya (papaya) fruit extract. Citrus aurantium dulcis (orange) fruit extract. Phenoxyethanol. Potassium sorbate. CI 14700 / Red 4. Parfum / Fragrance.

El envase contiene 120 gr. y su precio oficial es de 22,90€. También lo podéis conseguir con descuento en la página de Vistafarma. 

Tiene una textura en bálsamo, muy rica y muy agradable que, al contacto con el calor de la piel y el masaje, se transforma en aceite que retira toda la suciedad de la piel. Emulsiona con agua y se elimina muy fácilmente. Se necesita muy poca cantidad en cada uso. 
 
No está recomendado utilizarlo para desmaquillar los ojos así que ¡no lo intentéis!

Respecto al aroma, no es malo pero podría ser mejor. La parte positiva es que el porcentaje de perfume es muy bajo, de hecho, es muy sutil, a flores blancas. La negativa es que el producto en sí tiene un aroma propio, no muy intenso, "químico" que el perfume no logra enmascarar del todo. 

Proporciona una limpieza muy efectiva. Retira con mucha facilidad todo el maquillaje y el aclarado se lleva cualquier rastro de suciedad y de producto. La piel queda limpia y fresca, cómoda y sin sensación de pesadez. 

Debido a que la fórmula lleva diferentes principios exfoliantes, las pieles sensibles, deberán tener cuidado con él (la mía incluida). Si se utiliza de forma puntual, no habría ningún problema. Las veces que las he usado, no he experimentado ninguna reacción. Sin embargo, si la utilizase a diario, iría con cautela hasta ver cómo interactuase con mi piel. 

Ambos productos me parece que funcionan muy bien aunque, si me tuviera que quedar con uno, el Elixir de Monoï sería el elegido, sin duda. 

¿Qué os parecen?, ¿habéis probado alguno?

¡Sed buen@!
Share:

miércoles, 11 de noviembre de 2020

Bakuchiol, la alternativa al retinol de Herbivore

Siempre me he imaginado a los consumidores como un gran banco de peces que nadan todos a una en la inmensidad del mar. Las corrientes, los peligros o la comida, nos hacen desviarnos de una ruta a otra, sin premeditación ni alevosía, solo movidos por el input más inmediato. 

Los delfines utilizan diferentes técnicas para confundir a los bancos y poder cazarlos. En nuestra metáfora, serían los publicistas. El post de hoy va a versar sobre el ingrediente de moda y que da nombre a una de las novedades de la marca americana de cosmética natural, Herbivore

Bakuchiol, nombre difícil donde los haya y cuyo descubrimiento data del siglo pasado. Sí, amig@s... espero que ahora entendáis la referencia a los publicistas. No hay nada como redescubrir algo ya descubierto.

Dejando a un lado la historia, se dice de él que es la alternativa al retinol y una tabla de salvación para aquellas pieles sensibles que no pueden utilizar este último porque les da reacción. Por lo que he podido investigar, a nivel de composición, poco tienen que ver. Su comparación se origina en la similitud de los resultados que proveen. Está demostrado que es un potente antioxidante; que tiene propiedades antiinflamatorias; que estimula la síntesis del colágeno y evita su degradación y que es útil en el tratamiento del acné. Por contrapartida, pierde en la comparación ya que se dice que su eficacia no es tan alta como la del retinol.

Analicemos el de Herbivore:

Bakuchiol, Herbivore, cosmética facial
Bakuchiol Retinol Alternative Smoothing Serum - Herbivore

De él dicen que es un tratamiento 100% natural, con Bakuchiol derivado de la planta ayurvédica Babchi, que ayuda a suavizar la apariencia de finas líneas y arrugas y sella la hidratación dentro de la piel. Está indicada para todo tipo de piel, incluidas las sensibles que estén preocupadas por su tono irregular, falta de luminosidad, líneas de expresión y sequedad. 

Además del Bakuchiol, en la fórmula podemos encontrar Gluconolactona, un polihidroxiácido que mejora la luminosidad de la piel, reduce los signos del envejecimiento, humecta y tiene propiedades antioxidantes. A diferencia de los AHAs, son mejor tolerados por la piel y pueden ser utilizado en pieles sensibles. 

También: extracto del hongo Tremella, un superalimento que ayuda a mantener y retener la hidratación en la piel gracias a su capacidad para almacenar 500 veces su propio peso en agua; células madre de Arándano, con un alto poder antioxidante que protege la piel frente a la acción de los radicales libres y, algo común en la marca (infusionan sus productos con gemas), extracto de Amatista, que emite vibraciones equilibrares y armoniza las energías que nos rodean.

Os dejo la lista completa de ingredientes:
 
Aqua/Water/Eau, Aloe Barbadensis Leaf Water, Glycerin, Psoralea Corylifolia Seed Extract, Leuconostoc/ Radish Root Ferment Filtrate, Vaccinium Angustifolium (Blueberry) Fruit Extract, Populus tremuloides Bark Extract, Gluconolactone, Amethyst Extract, Vaccinium Myrtillus Fruit Extract, Sodium Phytate, Tremella Fuciformis Sporocarp Extract, Melia Azadirachta Leaf Extract, Melia Azadirachta Flower Extract, Amino Esters-1, Coccinia Indica Fruit Extract, Solanum Melongena (Eggplant) Fruit Extract, Aloe Barbadensis Flower Extract, Ocimum Sanctum Leaf Extract, Curcuma Longa (Turmeric) Root Extract, Corallina Officinalis Extract

El envase contiene 30 ml y su precio es de unos 46€ (precio oficial en la tienda de la marca). Lo podéis conseguir en webs en las que vendan la marca. Yo lo compré en Cultbeauty aunque ahora mismo creo que no lo tienen. 

Tiene una textura muy ligera, algo gelatinosa que se absorbe completamente sin dejar la piel pringosa o pesada. Es como si no te hubieras aplicado nada. No tiene aroma. 

El color es bastante llamativo porque es violeta pero no está obtenido mediante colorantes artificiales. Lo consiguen mediante la combinación de diferentes extractos botánicos como el babchi, la cúcurma, el tulsi, la albahaca y la berenjena. 

En lo que se refiere a la experiencia de uso, para mí, es el sérum perfecto. Aunar comodidad y absorción supersónica es bastante complicado y este producto lo consigue. No solo no deja residuo y la piel completamente mate, sino que también la deja elástica e hidratada, no solo en el corto, sino también en el medio plazo. Mi piel tiende a seca y he utilizado sérums hidratantes que tenía que complementar con otros para conseguir terminar el día con cierta comodidad. Con este, no me ha ocurrido. 

Además de la sequedad, añadimos a la ecuación sensibilidad. Confieso que, cuando vi que llevaba PHAs, me dio un poco de miedo. Pese a que se toleran mejor que los AHAs, tengo brotes de rosácea y soy muy precavida con el uso de cualquier producto que pueda ser mínimamente irritante. En este aspecto, los resultados también han sido muy positivos. Desde la primera aplicación a la última no experimenté ningún tipo de reacción, ni el más mínimo cosquilleo

En lo que respecta a la luminosidad y la uniformidad de tono durante el tiempo en que lo usé, no noté grandes cambios aunque tengo que puntualizar que, no tengo la piel apagada de forma habitual y que, por el contrario, sí la tengo manchada. Las manchas no fueron a más y quizá, se aclararon un poco pero, siendo sincera, la utilización de protección solar y el confinamiento, creo que fueron tan definitivos como este sérum.

El aporte de antioxidantes no lo pongo en duda, de hecho tiene una fórmula rica en ellos pero, como siempre digo, hay que creer más que ver sus resultados a corto plazo. Son una inversión a futuro. Las líneas de expresión no desaparecieron pero estuvieron controladas y no fueron a más. 

Finalmente, en comparación con el retinol y teniendo en cuenta que solo puedo limitarme a hablar de productos que contengan ambos ingredientes, suscribo lo que os comentaba al principio de que la efectividad del primero, es mayor o, al menos, en un plazo de tiempo más corto. Cuando he utilizado retinol, los resultados los he visto antes y han sido más evidentes. Por contra, no puedo utilizarlo de forma habitual.

En resumen, es un producto que me ha gustado mucho y del que he disfrutado de principio a fin. Me parece más interesante para pieles sensibles, en las que la utilización de otros ingredientes puedan suponerlas un problema, que para las que no experimenten sensibilidad y que pueden utilizar fórmulas más agresivas y más efectivas. Si vuestro caso es el primero, os animo a probarlo porque me parece un serum muy completo. 

¿Lo habéis probado?, ¿conocéis la marca?

¡Sed buen@s!
Share:

miércoles, 28 de octubre de 2020

Etiqueta #free, ¿qué significa?

esmalte uñas, toxic free, #free,
Esmaltes de uñas toxic free

¡Ay lo que nos ha cambiado la cosmética natural! Si nos paramos un minuto y echamos la vista atrás seremos conscientes de la revolución que ha supuesto la irrupción de la cosmética natural en nuestra vida. Más allá de lo obvio, el enriquecimiento del léxico es una realidad irrefutable. Decenas de nuevas palabras nos han invadido y no piensan largarse. ¿El problema? En muchas ocasiones somos capaces de asociaciarlas con un concepto positivo o negativo pero no siempre sabemos en qué consisten. 

Hoy quiero hablaros un poco de esmaltes de uñas y de la etiqueta #free que los cataloga.

Empecemos por el principio, lo que indica es el número de ingredientes tóxicos que no contiene y por eso va acompañada siempre de un número y la conclusión es obvia: cuanto mayor, mejor para todos. 

¿Qué sustancias tóxicas podemos encontrar en un esmalte de uñas?: 

  • Formaldehído y resina de formaldehído: irritante y cancerígeno. 
  • Tolueno: un disolvente muy irritante que puede provocar dermatitis. 
  • DBP Ftalato de dibutilo: prohibido en la UE por tóxico. 
  • Parabenos: disruptor endocrino que se acumula en el organismo. 
  • Xileno: su inhalación puede provocar jaqueca, vómitos y náuseas. 
  • Colofonia: resina nociva que puede causar dermatitis de contacto. 
  • Acetona: irritante, puede causar náuseas. 
  • TPHP Fosfato de trifenilo: puede afectar al equilibrio hormonal, la reproducción y el metabolismo. 
  • Alcanfor: su uso está limitado al 11% pero en dosis altas es venenoso por ingestión y puede causar convulsiones, irritabilidad, contracciones musculares. Tópicamente, puede producir eccema. 
  • Estireno: neurotóxico. 
  • Benzophenona: irritante, disruptor endocrino y bioacumulativo. 

Lejos de ser ingredientes de uso poco común, son muy fáciles de encontrar, tanto en esmaltes de uñas, como en endurecedores o en productos de acabado. Estos ingredientes son absorbidos por las uñas, cuya superficie es porosa y entran así en el organismo. Más allá de su toxicidad, y a nivel puramente funcional, son abrasivos para la uña, responsables de la coloración amarillenta y del capeado. 

No existe una normativa que regule este tipo de etiquetas y cada marca elije la que considera adecuada. Sí hay consenso sobre el significado: 

  • 3free: sin tolueno, formaldehído y ftlatato de dibutilo. 
  • 4free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo y resina de formaldehído. 
  • 5free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído y alcanfor. 
  • 7free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído, alcanfor, parabenos y xileno. 
  • 9free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído, alcanfor, parabenos, xileno, estireno y benzophenone-1. 

También he de señalar que nada es ajeno al marketing y he podido comprobar como algunas marcas van sumando números al free para dar una mejor imagen. El cambio no se basa en una eliminación de ingredientes nocivos de la fórmula, porque es la misma de siempre, sino en que ahora hacen hincapié en que no llevan un determinado ingrediente tóxico (que no han llevado nunca). De hecho, hay marcas 7free, que podrían ser 9free o 10free. 

Obtener un esmalte de uñas a base de ingredientes 100% naturales, a día de hoy, no es viable, pero sí se puede formular evitando los tóxicos descritos y sustituyéndolos por ingredientes seguros para la salud, biodegradables y que no dañan el medio ambiente. 

Podemos encontrar diferentes marcas que no solo han optado por la eliminación de ingredientes tóxicos sino que también han apostado por elaborar esmaltes veganos, libres de cualquier sustancia de origen animal. Puede sorprender pero es frecuente el uso de insectos para obtener diferentes pigmentos: rojos, rosas, marrones o utilizar escamas de pescado para elaborar glitters. Incluso, marcas en las que todo su proceso de fabricación es halal (permitido por la religión musulmana). 

También nos podemos encontrar con el aviso de que un esmalte es #glutenfree. La intolerancia al gluten es un problema cada vez más frecuente y, como es obvio, no todo el mundo experimenta el mismo grado de reacción a esta sustancia. Aunque en un principio pueda parecer algo absurdo ya que el problema está relacionado con el aparato digestivo, no se puede descartar que, en casos graves de esta patología y dado que la porosidad de la uña hace factible que absorbamos sustancias por ella, esté aconsejado el uso de esmaltes que certifiquen que no lo contienen. 

La transición hacia esmaltes libres de sustancias nocivas es un trayecto sin complicaciones. Los resultados, como producto, mejoran los que se obtienen con esmaltes convencionales y se apuesta por cosmética libre de crueldad animal, sin tóxicos y respetuosa con el medio ambiente.

Marcas como OZN, Kure Bazaar, Manucurist, Mia Cosmetics o Nailberry (que son las que salen en la foto) ofrecen una variedad amplísima de colores, acabados y tratamientos para cuidar de nuestras uñas, presumiendo de etiquetas, incluso manicuras semipermanentes. Es muy fácil, ¡#befree!

¿Qué os parece?, ¿usáis este tipo de esmaltes?

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 4 de octubre de 2020

Féminité du bois - Serge Lutens

Comenzar a dibujar notas aromáticas sin otro protagonista, habría sido absurdo. Tengo la fea costumbre de firmar despedidas eternas con perfumes que han formado parte de mi vida y raramente les doy una segunda oportunidad. Quien regresa, se ha ganado un hueco en mi alma eternamente.

Siempre he buscado un olor que me definiera. Una búsqueda similar al príncipe azul de las películas. Un amor para toda la vida, una estela con nombre y apellidos, un "huele a ti". El cine y los anuncios han modelado unas generaciones femeninas con unos clichés que se agarran como sanguijuelas al subconsciente. Con el paso de los años no solo me di cuenta de que "quién soy" es un continuo cambio, un modelo prismático repleto de huecos y aristas, un ejemplo de contradicción; sino que descubrí que la definición despoja de misterio y es aburrida. No obstante, haciendo gala de esa incoherencia diré que, si con un perfume me siento identificada, es con Féminité du bois de Serge Lutens.

Perfume Féminité du bois de Serge Lutens

Si le tildo de icónico pensaréis que el amor me ciega y que digo chorradas pero lo cierto es que detrás de este perfume hay historia. Nació en 1992 y fue revolucionario. Fue la primera fragancia amaderada (las notas de madera constituyen el 60% de la composición) para mujer. Y aquí me vais a permitir una reflexión: si pensamos que la perfumería moderna es anterior al siglo XX, tuvieron que pasar más de 100 años para que un perfumista considerase que las notas amaderadas podrían ser utilizadas y del gusto de las mujeres. Cine, publicidad, perfumería y la mano masculina dirigiendo la orquesta...

Fue encargada a Serge Lutens por la firma de cosmética Shiseido, con la que venía colaborando desde los 80. Los creadores fueron Pierre Bourdon y Christopher Sheldrake y quisieron vestirlo de gala comercializándolo en piezas únicas de cristal ahumado, elaboradas artesanalmente. Años más tarde, creo recordar (hablo de memoria) que sobre 2005-2006 se deja de vender bajo el sello japonés y no es hasta 2009 cuando Serge Lutens la recupera. De nuevo, Christopher Sheldrake, autor de innumerables perfumes de la marca, la reinterpreta y vuelve a salir al mercado.

Nos encontramos alrededor del año 2000 y lo nuestro fue un flechazo. Dos envases después me abandonó sin decirme que se iba. Cuando intenté buscarlo, había desaparecido de los stands. Por suerte, nuestros caminos se han vuelto a unir.

Perfume, Feminité du Bois, Shiseido


Pertenece a la familia olfativa Oriental Amaderada para hombres y mujeres. 
  • Las notas de salida son: cedro de Virginia, canela, ciruela y durazno
  • Las corazón son clavo de olor, ylang ylang, violeta, flor de naranjo africano, jengibre y rosa
  • Las de fondo, vainilla, almizcle, sándalo y benjuí (fuente: Fragantica).

De estela media y duración cercana a las 5 horas en mi piel híper seca como conjunto. Pasado ese tiempo, aparece tímidamente con algunas notas sorpresa. Un par de pulsaciones son más que suficientes para vestirla con presencia. 

La nueva versión ha mantenido la esencia pero es innegable que Féminité ha cambiado. Mi nariz dice que se ha feminizado y aligerado. Recuerdo un perfume en el que el Cedro del Atlas aportaba una rotundidad que se manifestaba de principio a fin. Hoy es el Cedro de Virginia, menos seco y más ligero el que da la bienvenida. A diferencia de la versión anterior en la que nunca perdía el protagonismo, la nota se va diluyendo e integrando con el fondo, creando conjunto menos incómodo. A esto también ayuda la eliminación de las notas de miel y cera de abejas. La Féminité de hoy tiene más fácil la conquista que la del siglo pasado. 

Después del momento inicial, el cedro cede su puesto a las notas melosas del melocotón y la ciruela, subrayadas por una canela que continuará viaje hasta fundirse con un corazón eminentemente floral, en el que la violeta y la rosa destacan, puntualizadas con las notas especiadas del clavo del olor y del jengibre. El fondo mantiene la estructura del perfume, asentándola gracias al sándalo y el almizcle e incidiendo en esa dulzura agradable con vainilla y benjuí.

Tiene un aroma cálido y envolvente, que pide a gritos vientos de otoño y nubes de invierno. Una fragancia con carácter alfa, no apta para días discretos o noches tranquilas; tampoco para quién aborrezca las notas dulces aunque poco tiene que ver con la densidad de lo gourmand, es un dulce frutal y equilibrado. Un perfume con toques de misticismo y de misterio que soporta mal las medias tintas porque exige amor u odio, no tibieza. 

Yo la amo aunque añoro esa agresividad teñida de atrevimiento que antes la hacía más exclusiva por difícil y asisto a su serenidad y democratización con una mirada nostálgica y una mueca de fastidio. La madurez me ha enseñado a conformarme con las pequeñas victorias: no pertenece al circuito comercial y nunca será objeto masivo de regalos de navidad. 

Me despido hasta la próxima. Me encantaría saber qué opináis de ella y si la habéis probado. 

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 27 de septiembre de 2020

FranChouliPom Nourishing Facial Serum - Terre Verdi

¡Uno más... y los que vendrán!

El otro día, alguien me dejó un comentario preguntándome sobre qué era mejor utilizar en una rutina,  sérums o aceites. Voy a aprovechar esta entrada para ampliar la respuesta que le di y, de paso, alabar un poquito esa maravilla líquida que son los aceites. 

En esta ocasión, el protagonista viene de mano de la firma italiana de cosmética natural certificada TERRE VERDI. Inspirada en Sicilia, cuenta con una gama bastante completa de productos enfocados al tratamiento facial y corporal. Como marca, le respaldan diferentes sellos de calidad como COSMOS, COSMEBIO & ECOCERT, ICEA Y SOIL ASSOCIATION. Todos sus productos son veganos y Cruelty Free.

Hace tiempo que la conozco pero, hasta el momento, no había probado ninguno de sus productos. Antes del verano, Alessandra, su creadora, se puso en contacto conmigo y me invitó a que eligiera un producto para hablaros de él. Revisé las formulaciones y me parecieron muy interesantes... especialmente la de este aceite con nombre impronunciable, el FranChouliPom Nourish Facial Serum:

Aceite facial Terre Verdi

Es un sérum en aceite orientado a tratar pieles secas o maduras. Su composición es 100% natural y vegano, con un 99% de ingredientes de origen orgánico.

Su fórmula está compuesta por una mezcla de cuatro aceites que comparten ligereza y poder antioxidante: argán, camelia, granada y jojoba:

  • El aceite de argán es rico en polifenoles, carotenoides, tocoferoles y fitoesteroles. Ayuda a la piel a frenar la acción de los radicales libres y, además, tiene propiedades bactericidas y fungicidas. 
  • El aceite de camelia es consumido por el ser humano desde, al menos, el 600 A.C. Contiene vitaminas A, B, D y E y ácidos grasos esenciales como Omega 6 u Omega 9 que ayudan a restablecer la elasticidad y la suavidad. Además, ayuda a equilibrar la producción sebácea e hidrata la piel. 
  • El aceite de granada es rico en ácido punícico (entre un 65-75%) que rejuvenece, aumenta la producción de colágeno, mejora la elasticidad y protege la piel. Además, trata las irregularidades de tono. 
  • El aceite de jojoba tiene unas ceramidas muy similares a las de la propia piel por lo que penetra profundamente, mejorando el nivel de hidratación de las células y reparando la piel.

Además, contiene una sinergia muy interesante de aceites esenciales: incienso, pachuli, neroli y naranja dulce. Todos destacan por sus propiedades regenerantes, reafirmantes, antinflamatorias y calmantes. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Argania spinosa (argan) kernel oil*, camellia oleifera (white tea) seed oil*, punica granatum (pomegranate) seed oil*, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil*, tocopherol (vitamin E), boswellia neglecta (frankincense) oil*, pogostemon cablin (patchouli) leaf oil*, citrus aurantium (neroli) flower oil, citrus sinensis (sweet orange) peel oil*, citral**, geraniol**, farnesol**, limonene**, linalool**
* denotes organic ingredient
** occurring naturally in essential oils

El envase contiene 30 ml. y su precio es de 42,95€. Lo podéis conseguir directamente en la página web de la marca o en alguna tienda que la comercialice. Googlead, please.

Como os decía arriba, tiene una textura bastante ligera. La piel lo absorbe muy bien y no deja una sensación pesada. Puede ser usado tanto en rutinas de día como de noche. 

El olor es natural, de intensidad media a baja. En mi nariz destaca el argán unido al del incienso, el resto se aprecian muy sutilmente. Suelo calentar unas 5 gotas en las palmas de las manos y, antes de aplicar, aspiro el aroma. Me parece calmante y reconfortante. 

La piel queda cómoda, elástica y nutrida. Lo uso siempre en mi rutina de noche (por la mañana prefiero usar serums) y me ha funcionado bien tanto en el ambiente seco y muy caluroso de un julio madrileño en el que mi piel no necesita una nutrición excesiva como en uno más extremo, de montaña, muy seco en el que necesito el doble de hidratación y de nutrición. El aceite se ha adaptado a las necesidades que he tenido en cada momento con buenos resultados. 

Además, me vino muy bien para calmar y desinflamar la zona de las mejillas, que se lleva bastante mal con el poco sol que recibe...

Os decía al inicio que iba a aprovechar para hablar de sérums y de aceites. Comienzo diciendo que  estoy completamente en contra de la utilización de la denominación "serums en aceite" para referirse a un aceite porque crea confusión. La diferencia está en la base de la fórmula: agua, en el caso de los sérums, aceite en el caso de los ídem. El agua hidrata y el aceite nutre. Junto a estas propiedades, tendrán las de otros componentes que la fórmula incluya de cada uno incluya.

Por lo general, los primeros se van a absorber mejor y van a dejar la piel con un acabado más mate o natural; los segundos va a costar un poco más que se absorban y tienden a aportar mayor jugosidad. La utilización de uno u otro es complementaria, incluso, hay gente que los utiliza en la misma rutina, uno detrás de otro. Si optamos por esta opción, deberemos aplicar primero el sérum. El tamaño de las moléculas de los aceites es mayor y, si cambiáramos el orden, estaríamos impidiendo que el serum penetrase correctamente.

Todos los tipos de piel puede utilizar ambos productos. Desterremos la idea de que una piel grasa no puede utilizar aceites porque es contraproducente, sólo tendrá que buscar mezclas de aceites no comedogénicas, igual que una piel sensible tendrá que tener cuidado con los sérums que contengan alfahidroxiácidos, es decir, la clave está en buscar un producto que se adapte a las necesidades y características de cada piel. 

¿Qué es la comedogenicidad? Es la mayor o menor capacidad que tiene un aceite vegetal de obstruir los poros. Se clasifican en una escala que va del 0 (nada comedogénico) al 5 (muy comedogénico). Para una piel grasa, los aceites adecuados deberán estar comprendidos entre el grado 0 al 2, no más allá. El FranChouliPom de Terre Verdi contiene aceite de argán (grado 0), aceite de camelia (grado 1), aceite de granada (grado 1) y aceite de jojoba (grado 2). Por tanto, esta mezcla sería apta para pieles grasas (perfecto para pieles grasas maduras).

Por último, os voy a dar un motivo más por el que usar aceites (sí, soy muy flan de los aceites): el masaje. Su extensibilidad, untuosidad y mayor dificultad para que la piel absorba, nos brinda la posibilidad de regalarnos un masaje cada vez que los apliquemos. No solo vamos a ayudar al producto a penetrar en la piel sino que activaremos la circulación (básica para la renovación celular), mejoraremos el drenaje, la flacidez y nos ayudará a relajarnos. Cinco minutos... todo son ventajas. 

Hasta aquí el post de hoy. ¿Conocéis la marca?, ¿habéis probado algo? Si tenéis cualquier duda, ¡dejádmela en comentarios!

¡Sed buen@s!
Share:

sábado, 12 de septiembre de 2020

Au Revoir - Productos terminados invierno 2019-2020

Saco a pasear el flagelo y acaricio mi espalda con él. Llevo un retraso más que considerable en esto de enseñaros los productos terminados. Lo más gracioso es que pensé sería menos (mi retraso) si los agrupaba por estaciones... pues no. Me callo y empiezo que, el de hoy, es un post interminable. 

Rostro y maquillaje:

Productos terminados, au revoir

Comenzamos con una mascarilla purificante, la Detox Dust de Bybi. No soy mucho de utilizar este tipo de productos porque a mí me dan pereza y a mi piel, respeto. Sin embargo, este en concreto tenía unos puntos muy positivos: era en polvo por lo que no se secaba en el envase; era cómoda de aplicar y usar porque dejaba una capa fina y se secaba rápido y los resultados eran buenos: poros más reducidos y muy limpios. No repito porque tengo otras parecidas. 

Las aguas micelares y yo tenemos una relación amor/odio. Tengo la sensación de que no son todo lo suaves y efectivas que deberían ser y siempre me dejan una sensación algo pringosa. Sin embargo, me gusta tener alguna en mi armario. La de Biofficina Toscana (agua micelar a los frutos rojos) no me ha gustado especialmente. Suelo usarlas sobre todo para terminar de retirar el maquillaje de ojos y me escocía. En la piel tampoco era nada especial y me dejaba una sensación muy pegajosa. No repito. 

Siguiendo con productos de la marca, el Sérum reequilibrante diré que me he cansado de repetir que es una maravilla a un precio muy económico. Se lo recomiendo especialmente a las pieles sensibles que quieran un producto ligero e hidratante, que calme su piel. He repetido varias veces y no descarto repetir. 

El azul es el claro ejemplo de que tengo una vena algo masoquista y me empeño en terminar lo que no me gusta. El Tropical Super Serum de Lani empezó a no gustarme el primer día que lo probé y os podéis imaginar que la cosa no mejoró. Pesado de textura y poco sensorial. No repito. 

Las últimas novedades que probé de Evolve Beauty fue su gama Multipeptide y es, de lejos, la que más me gusta. Tanto su sérum como la crema son una delicia para una piel seca y/o madura. Una textura de crema densa, no excesivamente pesada y con un aroma a cacao suave pero rico. Podría repetir. 

Si buscáis un contorno de ojos con una relación calidad/precio excelente, bastante hidratante pero ligero, que trate los signos de la edad y las bolsas, deberíais probar el Expert Eye Duo 1 de Jane Scrivner. Mi contorno favorito del momento. He repetido. 

El aceite para el contorno de ojos Ba+S de Odacité es un producto que hay que comprender. Su principal dificultad son los 5ml. que trae, a un precio que ronda los 50€. Según google, eso se traduce en 100 gotas (depende del gotero, puntualizo) ergo 0,50€ por gota. Caro, bastante caro. Yo usaba una única gota mezclada con el contorno de ojos cada noche. Noté una mejoría considerable de la nutrición de la zona y, consiguientemente, disminución de las líneas de expresión (se ven menos). Desde entonces, siempre combino un aceite con una crema. No este, otro (made by me) y los efectos son similares así que no repito. 

También he terminado el Firming and Calming Eye Contour de Shui Botanicals. Tiene una buena relación cantidad/precio, una textura ligera y sedosa que se absorbía fácilmente, pero no cubría todas mis necesidades de nutrición. Creo que en una piel más joven o menos exigente, podría funcionar muy bien. No repito. 

EOS Vanilla... Creo que es el último y prometo que así será. Los EOS son bálsamos agradables, con buenos sabores, divertidos... pero nutren poco. Además que he usado tantos, que me he aburrido. No repetiré, lo juro.

Soy bastante alérgica a los productos con mucha fama porque mis expectativas no se suelen ver cumplidas. La mascarilla más famosa de Fresh Beauty es, sin duda, la Rose Face Mask. Me cansé de verla en vídeos de youtubers americanas antes de que la marca se pudiera conseguir fácilmente en España y, cuando pude hacerme con ella, me di cuenta de que, pese a que la fórmula podría ser mejor, hidrata muy bien la piel (ojo, hidrata) y la experiencia de uso es más que agradable. Compré la minitalla, usando la neurona que funciona y me ha dado para bastantes usos. Podría repetir. 

Continuando con mascarillas, la Beauty Activate de Alkemie es una mascarilla exfoliante enzimática. Más allá de que funcione, que lo hace y deja la piel radiante, su principal ventaja es que podía usarla sin problema aunque mi piel es sensible. Me ha gustado mucho y podría repetir también.

Seguimos con dos productos de la marca S5 Skincare. Si me seguís desde hace algún tiempo, sabréis que es una marca que siempre me ha gustado mucho pero... llegó la reformulación. Esto es un tema bastante frustrante porque es prácticamente imposible que un producto que pruebas y se convierte en tu favorito, vaya a mejorar cuando cambian la fórmula y eso es precisamente lo que me ha sucedido. Me enamoré del Sérum Calm, para pieles sensibles, porque me dejaba la piel aterciopelada, calmaba rojeces, hidrataba suficientemente y tenía un olor delicioso. La nueva versión es parecida pero los resultados en mi piel son menos espectaculares. Es más ligero, hidrata menos, calma bien y huele menos rico. La Serenity Cream de la misma línea es un poco lo mismo. En mi opinión han intentado "democratizar" la línea y hacerla apta para una horquilla de público más amplia pero a mí me han perdido en ello. No repito. 

Otros dos productos de la misma marca, en esta ocasión Nui Cosmetics. Su Natural Liquid Foundation, de la cual tenéis review, sigue siendo mi favorita: es ligera, tiene una cobertura media, un acabado natural, es muy cómoda de llevar y deja la piel radiante. La máscara de pestañas también funciona bastante bien. El pigmento tiene una intensidad alta, da volumen y separa bien las pestañas. Su problema es que se seca en seguida. Repetiría con la base, no con la máscara.

Del solar de Salt & Stone os hablé la semana pasada en profundidad así que no me quiero extender mucho. Me gustó pero el fantasma de la reformulación ha vuelto. No sé si ahora funcionará igual. No creo que repita. 

Por último, el Lasting Precision Automatic Eyeliner and Khôl de KIKO. Podría tener un nombre más largo, no penséis que no. Asumiendo mi parte de culpa y no funcionando mal, no repetiría nunca porque la mina tiene una tendencia obsesiva a partirse y se evapora con mirarla. El pigmento es intenso, se desliza con facilidad, aguanta bien pero se gasta rápidamente, se parte y se despunta asquerosamente. Prefiero mil veces el Longlasting de Essence (que además es mucho más económico)

Cuerpo y cabello:

productos terminados, au revoir

Estuve guardando como un tesoro el jabón Crush de Kia Ora Botanicals hasta que me quedé sin jabones y tuve que tirar de él. Fue una edición limitada de San Valentín y se colocó en el podio junto a Pangea, ocupando el número uno de mis favoritos. Repetiría sin dudarlo. 

Otros dos productos de la marca son el champú Rosmarin, que habéis visto en cientos de ocasiones y con el que siempre repito y la barrita hidratante Joy que me ha gustado mucho cómo huele aunque, al final de su vida útil, me dio algún quebradero de cabeza porque el corazón estaba como granulado y me costó mucho aplicarla. Tengo otros de ambos así que, repito. 

La idea esta de unir champú y acondicionador en un solo producto siempre me ha parecido buena aunque no puedo evitar pensar que no es otra cosa que un champú hidratante. El Zinc & Sage Shampoo de John Masters Organics no ha sido un gran hallazgo. No tengo el cuero cabelludo sensible así que no os puedo decir cómo funciona. Como champú no me ha gustado nada. Me dejaba el cabello sin volumen, no pesado pero sí pegado a la raíz. A mí me olía a yogur de coco, nada de salvia. No repetiré. 

Me siguen quedando productos de la línea de Cardamomo y té blanco de Fresh Line Cosmetics y siguen siendo mis favoritos. Os resumo la historia: no se vende en España y me la trajeron de Alemania. Ahora ya no se encuentran estos productos. Tengo más así que, he repetido. 

Si alguien duda de que me gustan mucho los desodorantes de The Natural Deodorant que deje de dudar. En cada post de terminados saco varios y este no iba a ser menos. Dos versiones Vanilla Manuka y Grapefruit Mint, ambos de la gama Clean (gama de protección intermedia, con bicarbonato). Me han gustado mucho ambas y sigo usando estos desodorantes así que, he repetido. 

Continuamos con Lush. El spray corporal Sakura fue una edición limitada que ahora han sacado a la venta en el tamaño grande de 200 ml. Tiene un olor floral destacando el limón, la mimosa y el azahar. Si os gusta el exfoliante Rub, rub, rub, huele similar. No es de mis favoritos así que no repito. El pedacito amarillo es el gel de ducha sólido de Honey I Washed de Kids. Soy muy fan de estos geles sólidos y este y el de American Cream son mis absolutos favoritos. No es solo que no contengan envase, es que no resecan la piel como sí hacen la versión líquida. Si os gustan los aromas, ni os lo penséis. Repetiré y repetiré. Por último, eso turquesa es lo que queda de la hidratante corporal sólida Once Upon a Time, con olor a la burbuja So White o a manzanas verdes. Salió para navidad hace un par de años y la compré porque el olor también es de mis favoritos. Tengo algunas de otros aromas así que, he repetido. 

Una señora como yo, que vive prácticamente pegada a una crema de manos, no podía vivir (no se cómo lo hacía) sin haber probado una de las mejores, según el criterio general. Se trata de la Crema de manos de karité (packaging especial aparte) de L'Occitane. Después de haberla probado, me asalta la duda de si mis manos son extraterrestres o la gente que dice tener las manos muy secas, mienten como bellacos. Me inclino por lo segundo (tamaño normal, cinco dedos, color rosadito). En mi opinión es un crema de manos bastante común, que deja una sensación pesada en las manos pero que no se traduce en una mayor hidratación y/o nutrición. Además, el olor no me parece nada destacable. Tristemente, he repetido porque compré dos :-(.

El último producto que os enseño es la Mascarilla capilar de banana de The Body Shop. El plátano me recuerda a la piña en la pizza, vivimos entre detractores y enamorados de su olor. Soy de las últimas. Me gustaba porque sí notaba una mayor hidratación pero no me daba un peso excesivo (mi gran temor de siempre). Creo que para cabellos gruesos o que tengan una necesidad alta de nutrición, puede quedarse corta. No suelo usar este tipo de productos con mucha frecuencia así que no repito.

Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias y ¡felicidades! Tiene mucho mérito. Si habéis probado alguno de los productos, me encantaría que me contaseis qué opináis de él. 

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 6 de septiembre de 2020

PROTECTORES SOLARES 2020: Salt Stone, Drunk Elephant, Whamisa, Pai Skincare


Protector solar

El año pasado me salté una "tradición" autoimpuesta de forma imperdonable. No os hablé del producto estrella del verano, que no es otro que el protector solar. Vengo a enmendar el error y me adelanto al fin de la temporada para hablaros de los que he estado y estoy usando en estas fechas. Hay mucha tela que cortar así que... poneos cómodos. 

SALT & STONE - SPF 30 SUNSCREEN LOTION

El primero en la lista es un solar de la marca californiana SALT & STONE. Comencé con él en 2019 y lo terminé esta primavera. Han cambiado la fórmula del producto y, sobre el papel, poco tienen que ver las dos versiones. 

SALT & STONE es una marca creada por Nima Jalali en 2017, una profesional del snowboard que, después de experimentar en sus propias carnes los efectos de practicar deporte al aire libre y buscando protectores solares sin químicos, decide crear una marca natural, orgánica, crueltyfree y con ingredientes de calidad.  No utilizan fragancias artificiales, sulfatos, derivados del petróleo, parabenos, ftalatos o sustancias modificadas genéticamente. 

Actualmente tienen 4 protectores solares, dos en stick y dos en crema, en versiones SPF 30 y 50.

protector solar salt stone spf30

Mi versión utilizaba óxido de zinc, no nano, al 20%, como filtro solar. Además, entre sus ingredientes podíamos encontrar aloe vera, que ayuda a mantener la hidratación de la piel y aporta vitaminas y minerales; aceite de coco, manteca de cacao y manteca de karité, ingredientes que protegen la piel frente a las agresiones externas y altamente nutritivos; aceite de jojoba en cuya composición se encuentran unas ceramidas similares a las de la piel y que le confieren propiedades reparadoras, etc.

La versión actual continua con el óxido de zinc casi al 23% pero ha introducido numerosos cambios creo que con el objetivo de hacer la fórmula más ligera. Ha sustituido el aceite de coco por coco-caprylate, que es una versión del aceite de coco más ligera; ha eliminado las mantecas de cacao y karité y el aceite de jojoba; ha introducido aceite de rosa mosqueta, aguacate y ácido hialurónico, una combinación menos nutritiva pero más hidratante y antioxidante y ha añadido "mierdecillas" varias como la dimeticona (silicona), butylene glicol (desconozco si su origen es mineral o natural) o el PEG-30 Dipolyhydroxystearate que es un emulsionante sintético. 

Inci 2019:
Zinc Oxide (Non-Nano) 20%.

Aloe Barbadensis Juice*, Cocos Nucifera (Coconut) Oil*, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil*, Glyceryl Stearate, Theobroma Cacao (Cocoa) Butter*, Vitellaria Paradox (Shea) Butter*, Stearic Acid, Cetearyl Alcohol, Sodium Stearoyl Lactate, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Oil*, Cera Alba (Beeswax)*, Vanilla*, Phenoxyethanol, Xanthan Gum, Tocopherol (Vitamin E)*, Sodium Citrate, Hydroxyethylcellulose, Citric Acid. 
*Certified Organic.


Inci 2020:
Zinc Oxide (Non-Nano) 22.8%.

Coco-Caprylate/Caprate, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Isostearic Acid, Caprilic/Capric Triglyceride, Dimethicone, Octyl Palmitate, Butylene Glycol, PEG-30 Dipolyhydroxystearate, Cera Alba (Beeswax), Glycerol, Polyethylene, Gluconolactone, Sodium Benzoate, Calcium Gluconate, Rosa Canina (Rosehip) Seed Oil, Persea Gratissima (Avocado) Oil, Hyaluronic Acid, Naturally Derived Vanilla Fragrance, Glyceryl Oleate, Xanthan gum.

El envase contiene 88 ml y la fórmula es resistente al agua (80 minutos). Su precio rondaba y ronda los 20€ y podéis encontrarlo, por ejemplo, en Naturisimo. 

La versión que yo utilicé era una maravilla. Su tacto era seco, no se notaba sobre la piel, no dejaba sensación de tirantez, no dejaba rastro blanquecino (ojo, que soy Casper) y era muy cómodo de llevar. Supongo que la versión actual habrá mejorado la experiencia de uso pero son suposiciones. Eso sí, ha conservado el olor a vainilla.

Sobre los ingredientes, quiero incidir en lo que siempre digo, es una cuestión de "religión". Para mí, que uso cosmética natural, hay ingredientes que no me gusta ver en las fórmulas. Eso no implica que sean perjudiciales. La dimeticona es un buen ejemplo. Para la piel es en teoría inocua, no perjudica pero tampoco aporta. Digo en teoría porque cuando me aplico productos que la contienen, siempre acabo con algún granito puntual. No es importante pero creo que, para mí, tampoco es necesario. Es un ingrediente que se utiliza para aportar determinadas texturas o acabados, no trata la piel. Next.

Si no queréis este tipo de ingredientes, tenéis las versiones en stick que parece ser que conservan un inci inmaculado. Y nos volvemos a mover en el mundo del "parece". La marca no facilita en su propia web las fórmulas y me he encontrado en otras tiendas que comercializan la marca, listados de ingredientes que no corresponden... Si es un tema que es importante para vosotros, mirad en varios sitios. En Laconicum, por ejemplo, atribuyen la fórmula del stick al protector SPF50 líquido que tiene la misma fórmula que el de 30 que os he dejado arriba. Si es por error, deberían ser más profesionales; si son conscientes... feo, feo. 


DRUNK ELEPHANT - UMBRA SHEER™ PHYSICAL DAILY DEFENSE SPF 30

Cada vez que veo este protector en el armario, me acuerdo de Ada, The Intelligent Beauty. Ambas tenemos la piel muy distinta, la suya tira a mixta/grasa y la mía a seca y, por lógica, no nos gustan los mismos productos. Es más, diría que nos gustan los productos opuestos. 

Hacía un día que lo había comprado cuando sacó la review en Instagram de este protector y manifestó su odio hacia él, pensé que mi relación con él iba a ser mejor... pensé. 

La americana DRUNK ELEPHANT, referente de la combinación de efectividad y simplicidad de las fórmulas de los productos cosméticos, cuenta entre sus filas con este protector solar, que hay recibido varios premios, tanto de la crítica como del público (ejem 🙄):

Protector solar Drunk Elephant

De él dicen que es un protector solar cargado de antioxidantes como la astaxantina, zumo de uva y extracto de brote de girasol para minimizar la aparición de fotoenvejecimiento para lucir una piel con un aspecto más joven. Infusionado con semilla de frambuesa y aceite de marula, proporciona la hidratación que la piel necesita y minimiza finas líneas y arrugas. 

También añaden que su formulación no deja residuo blanco o graso y que es apto para todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles. 

El ingrediente activo que utiliza vuelve a ser óxido de zinc al 20%, como en el caso anterior. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Active ingredients: zinc oxide 20%

Inactive ingredients: water, caprylic/capric triglyceride, dicaprylyl carbonate, pentylene glycol, glycerin, steareth-2, propanediol, steareth-21, polyhydroxystearic acid, cetearyl alcohol, silica, sclerocarya birrea seed oil, aloe barbadensis leaf extract, chondrus crispus extract, haematococcus pluvialis extract, helianthus annuus (sunflower) sprout extract, vitis vinifera (grape) juice extract, helianthus annuus (sunflower) seed oil, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil, raspberry seed oil/tocopheryl succinate aminopropanediol esters, hydrolyzed wheat protein, tocopheryl acetate, tocopherol, sea water, acetyl glucosamine, cetearyl glucoside, sodium stearoyl glutamate, tetrahexyldecyl ascorbate, glycine, sucrose, lecithin, triethoxycaprylylsilane, xanthan gum, trisodium ethylenediamine disuccinate, caprylhydroxamic acid, caprylyl glycol, phenoxyethanol, chlorphenesin, sodium dehydroacetate, iron oxides (CI 77491)

El envase contiene 90 ml y su precio es del 33€. Lo compré en Cultbeauty

Tiene una textura bastante ligera aunque, aplicado sobre mi piel, no se traduce en una sensación de ligereza ni de absorción. El rostro queda jugoso (en exceso para mi gusto) y algo pringoso. 

No comparto lo que dice la marca sobre que no blanquea. Hay protectores que blanquean mucho más pero sí que me deja más pálida de lo que ya soy de serie. Apuesto porque, en pieles más oscuras, el efecto será más acusado. 

El aroma es bueno. A crema facial tradicional. 

La página publica una encuesta sobre 50 mujeres de entre 25-55 años y arroja los siguientes resultados:
  • El 98% sintieron su piel protegida
  • El 94% encontró que el producto es suave con la piel y que no irrita. 
  • El 93% apreció su piel más suave y más tersa.
  • El 88% la sintió más hidratada
  • El 88% estuvo de acuerdo en que su piel tenía un brillo saludable con su uso. 

El primer punto es bastante subjetivo así que no tengo mucho que comentar. 

Sobre su acción en pieles sensibles estoy de acuerdo. No he notado ningún tipo de sensibilización al utilizarlo pero puedo decir lo mismo de todos los protectores de los que hoy os hablo. Igual que, salvo el primero, el resto si entra en los ojos, escuece y deja película (espero no ser la única torpe que sufre estas cosas).

Piel suave, tersa, hidratada... no he notado una mejora visible de mi piel achacable a su uso. 

Por ultimo, estoy completamente de acuerdo en lo del brillo... De hecho, repito que es bastante excesivo. Aunque no es un tema que me suela incomodar, si hablamos de protectores solares, prefiero siempre acabados mates. Es incómodo sentir la piel pegajosa y lo es más si hace mucho calor, hace algo de aire (pelo, mosquitos, polvo) o pretendes maquillarte encima. Soy plenamente consciente de que es un protector solar físico y que las texturas nunca van a ser tan ligeras como uno químico pero he probado otros mucho mejores en este aspecto. 

Resumiendo, me gusta la fórmula y el olor pero lo veo poco práctico como protector urbano. 


WHAMISA - ORGANIC FLOWERS SUN CREAM SPF50 PA++++

He probado muy pocas cosas de la marca coreana de cosmética natural WHAMISA (sí, esta sí es natural) cuya señal de identidad es que todos sus cosméticos incorporan un método propio de fermentación de activos. Tan solo una esencia y un aceite desmaquillante pero, me parecieron tan buenos que, cuando vi que habían sacado un protector solar con SPF50, no me lo pensé dos veces y me hice con él. 

protector solar Whamisa

Dicen de él que es un protector solar a base de filtros 100% de origen mineral (nuestro querido óxido de zinc) que proporciona una alta protección solar frente a los rayos UVA/UVB y es ideal para proteger todo tipo de pieles, incluyendo las sensibles y las reactivas. Sin agua y con diferentes activos botánicos como aloe vera, aceite de semilla de uva o aceite de aguacate, para proteger la piel y mantener su hidratación.

Además incorpora, como en todas las fórmulas de la marca, ingredientes fermentados. Durante este proceso de fermentación realizado por enzimas y microbios naturales, por un lado se destruyen bacterias y microorganismos que pueden comprometer la estabilidad del producto y por otro, actúan sobre los activos reduciendo su tamaño y mejorando su capacidad de penetración. Además, enriquecen la fórmula incorporando aminoácidos y péptidos que nutren la piel como los extractos de col silvestre, espinaca, escutellaria asiática o peonía. 

Por último, destacar que también incorpora diferentes aceites y mantecas para aportar nutrición y vitaminas a la piel como: semilla de uva, oliva, aguacate o mango

Os dejo la lista completa:

*Aloe Maculata Leaf Extract, Zinc Oxide, *Oryza Sativa (Rice) Extract, Coco-Caprylate/Caprate, *Vitis Vinifera (Grape) Seed Oil, *Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Sorbitan Olivate, *Persea Gratissima (Avocado) Oil, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, *Brassica Oleracea Acephala Leaf Extract, *Spinacia Oleracea (Spinach) Leaf Extract, *Persea Gratissima (Avocado) Butter, *Mangifera Indica (Mango) Seed Butter, *Lactobacillus/Chrysanthemum Sinense Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Nelumbo Nucifera Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Taraxacum Officinale (Dandelion) Rhizome/Root Ferment Filtrate, Isostearic Acid, Beeswax, Polyhydroxystearic Acid, Cetearyl Alcohol, Cetyl Alcohol, Aniba Rosodora (Rosewood) Wood Oil, Mentha Piperita (Peppermint) Oil, ***Scutellaria Baicalensis Root Extract, ***Paeonia Suffruticosa Root Extract, ***Glycyrrhiza Glabra (Licorice) Root Extract, **Fragrance.

(*Certified Organically Grown **Natural Origin ***Naturally derived extract in Preservative function / Allergen: D-Limonene)

100% Naturales (64,1% de origen orgánico)

El envase contiene 60 gr y su precio es de unos 33€. Lo compré en Beclementine. Por lo que acabo de ver, han cambiado el packaging del producto y ahora es morado, en vez de amarillo. 

Tiene una textura muy densa. De hecho, cuesta un poquito que salga del envase. No se extiende con excesiva facilidad, deja residuo y blanquea bastante. No hace pelotillas pero, si no lo repartes bien, puedes presumir de un look paso de cebra. 

Tiene un olor a fruto seco. Muy suave. No es desagradable.

La piel queda pesada, bastante pringosa al tacto y con un acabado muy jugoso. He probado a utilizarlo antes del maquillaje pero tengo que prescindir de utilizar crema porque si no, se crea una especie de mortero consistente, que hay que retirar con espátula. A su favor diré que no he notado que reseque la piel.

El resumen va a ser parecido al anterior: me gusta la fórmula pero no me gusta como producto. Ni urbano ni campestre. Es el más pesado de todos y, junto con el de Drunk Elephant, el que más residuo deja en la piel. 


PAI SKINCARE - BRITISH SUMMER TIME: SENSITIVE SUNSCREEN SPF30

Por último, nos vamos de vacaciones a Reino Unido de la mano de la inglesa de cosmética natural y, especializada en piel sensible, PAI SKINCARE y su British Summer Time Sunscreen. Llama la atención que, una marca que comercializa sus productos en todo el mundo, bautice como británico a su protector solar, más teniendo en cuenta que Britania nunca se ha caracterizado por su sol abrasador.

Protector solar SPF30 Pai Skincare

Se trata de un protector mineral, formulado a base de extractos botánicos para proteger y reparar la piel. Como filtro, utiliza óxido de zinc no nano. Dicen que es especial para pieles sensibles, que no irrita, que su fórmula no es grasa y que se lleva bien con el maquillaje que apliquemos encima.

Protege no solo de los rayos UVA/UVB sino también de la luz azul y de los infrarrojos. Además, no daña los corales. 

Tiene SPF 30 y también utiliza Óxido de Zinc como filtro físico. 

De su fórmula, voy a destacar: el aceite de karanja, cuyo alto contenido en antioxidantes, le convierte en un aliado fantástico frente a la exposición solar; extracto de semillas de algodón con propiedades emolientes y humectantes; aceite de jojoba, una gran reparador de la piel por su alto contenido en ceramidas similares a las de la epidermis; extracto de vainilla, otro ingrediente con propiedades antioxidantes o aceite esencial de mandarina, que tonifica la piel. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Aqua , Zinc Oxide (21%) Caprylic/Capric Triglyceride, Cetearyl Alcohol, Pongamia Glabra Seed Oil, Glycerin, Dodecane, Coco Glucoside, Gossypium Herbaceum (Cotton) Callus Culture , Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Wax, Polyhydroxystearic Acid, Acacia Senegal Gum, Decane, Bentonite, Xanthan Gum, Lecithin, C18-21 Alkane, Vanilla Planifolia Fruit Extract*, Diethyl Sebacate, Isostearic Acid, Tocopherols, Beta-sitosterol, Citric Acid, Citrus Nobilis (Mandarin) Peel Oil*, Squalene, Quartz, Benzyl Alcohol, Lactic Acid, Sodium Hydroxide, Phenethyl Alcohol, Limonene, Linalool.
99% de los ingredientes son de origen total.
*De agricultura sostenible.

El envase contiene 40 ml. y su precio es de 34€. Lo compré en Lookfantastic

Tiene una textura cremosa. Se extiende muy bien, no genera pelotillas ni deja rastro blanco. La verdad es que interactúa muy bien con la piel, es como si te aplicaras una crema hidratante. En esto se diferencia completamente de todos los anteriores que encajan mucho mejor con las características de un solar, en este sentido. 

El olor me recordaba a los muñecos que tenía de pequeña. No diría que huele mal pero tampoco me ha parecido que oliera muy bien. Es suave, eso sí y se agradece. 

La piel queda jugosa y el producto no se acaba de asentar del todo, al menos, en mi piel. Como contrapartida, no he notado que me quitara hidratación, como suelen hacer la mayoría de los solares y tampoco experimenté problemas de sensibilidad. 

Comparativamente, es el más caro de todos. Sus 40 ml. se quedan bastante justos y yo los he gastado en menos de 60 días de uso. Siempre me quejo de que la mayoría de solares me caducan porque no me dan tiempo a utilizarlos completamente pero la velocidad de este, ha sido supersónica.

Si tuviera que darle una nota, le pondría un 6,5. De los tres que he usado en verano es el que más me ha gustado pero eso no significa que me guste. 

A grandes rasgos, no diría que este año haya sido bueno a la hora de elegir solares. De los cuatro, sin duda me quedaría con el primero aunque las reformulaciones nunca suelen ser buenas. 

Soy consciente de las dificultades para formular un protector solar físico que no deje rastro blanco, que sea ligero y que se asiente bien sobre la piel, sin embargo, hay productos que se acercan mucho mejor al ideal que los que he usado este verano. Incluso, en lo que a olor, SPF (prefiero el 50 al 30) o acabado se refiere. Organic Pharmacy sigue estando en la cumbre.

Aunque resulte impopular, me temo que no solo importa el interior. Los cuatro productos que os he enseñado hoy suman ingredientes maravillosos para nuestra piel y cuidan al detalle sus fórmulas pero, el resultado en mi piel, no me ha gustado. Y repito, comprendo la dificultad. 

Y hasta aquí los solares de este año. Cruzo los dedos para que, el año que viene, tenga más suerte y os presente productos favoritos (sí, el 2021, aún me quedan solares para una temporada).

¡Sed buen@s y siempre, siempre, usad protección solar!
Share:
© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle