sábado, 12 de septiembre de 2020

Au Revoir - Productos terminados invierno 2019-2020

Saco a pasear el flagelo y acaricio mi espalda con él. Llevo un retraso más que considerable en esto de enseñaros los productos terminados. Lo más gracioso es que pensé sería menos (mi retraso) si los agrupaba por estaciones... pues no. Me callo y empiezo que, el de hoy, es un post interminable. 

Rostro y maquillaje:

Productos terminados, au revoir

Comenzamos con una mascarilla purificante, la Detox Dust de Bybi. No soy mucho de utilizar este tipo de productos porque a mí me dan pereza y a mi piel, respeto. Sin embargo, este en concreto tenía unos puntos muy positivos: era en polvo por lo que no se secaba en el envase; era cómoda de aplicar y usar porque dejaba una capa fina y se secaba rápido y los resultados eran buenos: poros más reducidos y muy limpios. No repito porque tengo otras parecidas. 

Las aguas micelares y yo tenemos una relación amor/odio. Tengo la sensación de que no son todo lo suaves y efectivas que deberían ser y siempre me dejan una sensación algo pringosa. Sin embargo, me gusta tener alguna en mi armario. La de Biofficina Toscana (agua micelar a los frutos rojos) no me ha gustado especialmente. Suelo usarlas sobre todo para terminar de retirar el maquillaje de ojos y me escocía. En la piel tampoco era nada especial y me dejaba una sensación muy pegajosa. No repito. 

Siguiendo con productos de la marca, el Sérum reequilibrante diré que me he cansado de repetir que es una maravilla a un precio muy económico. Se lo recomiendo especialmente a las pieles sensibles que quieran un producto ligero e hidratante, que calme su piel. He repetido varias veces y no descarto repetir. 

El azul es el claro ejemplo de que tengo una vena algo masoquista y me empeño en terminar lo que no me gusta. El Tropical Super Serum de Lani empezó a no gustarme el primer día que lo probé y os podéis imaginar que la cosa no mejoró. Pesado de textura y poco sensorial. No repito. 

Las últimas novedades que probé de Evolve Beauty fue su gama Multipeptide y es, de lejos, la que más me gusta. Tanto su sérum como la crema son una delicia para una piel seca y/o madura. Una textura de crema densa, no excesivamente pesada y con un aroma a cacao suave pero rico. Podría repetir. 

Si buscáis un contorno de ojos con una relación calidad/precio excelente, bastante hidratante pero ligero, que trate los signos de la edad y las bolsas, deberíais probar el Expert Eye Duo 1 de Jane Scrivner. Mi contorno favorito del momento. He repetido. 

El aceite para el contorno de ojos Ba+S de Odacité es un producto que hay que comprender. Su principal dificultad son los 5ml. que trae, a un precio que ronda los 50€. Según google, eso se traduce en 100 gotas (depende del gotero, puntualizo) ergo 0,50€ por gota. Caro, bastante caro. Yo usaba una única gota mezclada con el contorno de ojos cada noche. Noté una mejoría considerable de la nutrición de la zona y, consiguientemente, disminución de las líneas de expresión (se ven menos). Desde entonces, siempre combino un aceite con una crema. No este, otro (made by me) y los efectos son similares así que no repito. 

También he terminado el Firming and Calming Eye Contour de Shui Botanicals. Tiene una buena relación cantidad/precio, una textura ligera y sedosa que se absorbía fácilmente, pero no cubría todas mis necesidades de nutrición. Creo que en una piel más joven o menos exigente, podría funcionar muy bien. No repito. 

EOS Vanilla... Creo que es el último y prometo que así será. Los EOS son bálsamos agradables, con buenos sabores, divertidos... pero nutren poco. Además que he usado tantos, que me he aburrido. No repetiré, lo juro.

Soy bastante alérgica a los productos con mucha fama porque mis expectativas no se suelen ver cumplidas. La mascarilla más famosa de Fresh Beauty es, sin duda, la Rose Face Mask. Me cansé de verla en vídeos de youtubers americanas antes de que la marca se pudiera conseguir fácilmente en España y, cuando pude hacerme con ella, me di cuenta de que, pese a que la fórmula podría ser mejor, hidrata muy bien la piel (ojo, hidrata) y la experiencia de uso es más que agradable. Compré la minitalla, usando la neurona que funciona y me ha dado para bastantes usos. Podría repetir. 

Continuando con mascarillas, la Beauty Activate de Alkemie es una mascarilla exfoliante enzimática. Más allá de que funcione, que lo hace y deja la piel radiante, su principal ventaja es que podía usarla sin problema aunque mi piel es sensible. Me ha gustado mucho y podría repetir también.

Seguimos con dos productos de la marca S5 Skincare. Si me seguís desde hace algún tiempo, sabréis que es una marca que siempre me ha gustado mucho pero... llegó la reformulación. Esto es un tema bastante frustrante porque es prácticamente imposible que un producto que pruebas y se convierte en tu favorito, vaya a mejorar cuando cambian la fórmula y eso es precisamente lo que me ha sucedido. Me enamoré del Sérum Calm, para pieles sensibles, porque me dejaba la piel aterciopelada, calmaba rojeces, hidrataba suficientemente y tenía un olor delicioso. La nueva versión es parecida pero los resultados en mi piel son menos espectaculares. Es más ligero, hidrata menos, calma bien y huele menos rico. La Serenity Cream de la misma línea es un poco lo mismo. En mi opinión han intentado "democratizar" la línea y hacerla apta para una horquilla de público más amplia pero a mí me han perdido en ello. No repito. 

Otros dos productos de la misma marca, en esta ocasión Nui Cosmetics. Su Natural Liquid Foundation, de la cual tenéis review, sigue siendo mi favorita: es ligera, tiene una cobertura media, un acabado natural, es muy cómoda de llevar y deja la piel radiante. La máscara de pestañas también funciona bastante bien. El pigmento tiene una intensidad alta, da volumen y separa bien las pestañas. Su problema es que se seca en seguida. Repetiría con la base, no con la máscara.

Del solar de Salt & Stone os hablé la semana pasada en profundidad así que no me quiero extender mucho. Me gustó pero el fantasma de la reformulación ha vuelto. No sé si ahora funcionará igual. No creo que repita. 

Por último, el Lasting Precision Automatic Eyeliner and Khôl de KIKO. Podría tener un nombre más largo, no penséis que no. Asumiendo mi parte de culpa y no funcionando mal, no repetiría nunca porque la mina tiene una tendencia obsesiva a partirse y se evapora con mirarla. El pigmento es intenso, se desliza con facilidad, aguanta bien pero se gasta rápidamente, se parte y se despunta asquerosamente. Prefiero mil veces el Longlasting de Essence (que además es mucho más económico)

Cuerpo y cabello:

productos terminados, au revoir

Estuve guardando como un tesoro el jabón Crush de Kia Ora Botanicals hasta que me quedé sin jabones y tuve que tirar de él. Fue una edición limitada de San Valentín y se colocó en el podio junto a Pangea, ocupando el número uno de mis favoritos. Repetiría sin dudarlo. 

Otros dos productos de la marca son el champú Rosmarin, que habéis visto en cientos de ocasiones y con el que siempre repito y la barrita hidratante Joy que me ha gustado mucho cómo huele aunque, al final de su vida útil, me dio algún quebradero de cabeza porque el corazón estaba como granulado y me costó mucho aplicarla. Tengo otros de ambos así que, repito. 

La idea esta de unir champú y acondicionador en un solo producto siempre me ha parecido buena aunque no puedo evitar pensar que no es otra cosa que un champú hidratante. El Zinc & Sage Shampoo de John Masters Organics no ha sido un gran hallazgo. No tengo el cuero cabelludo sensible así que no os puedo decir cómo funciona. Como champú no me ha gustado nada. Me dejaba el cabello sin volumen, no pesado pero sí pegado a la raíz. A mí me olía a yogur de coco, nada de salvia. No repetiré. 

Me siguen quedando productos de la línea de Cardamomo y té blanco de Fresh Line Cosmetics y siguen siendo mis favoritos. Os resumo la historia: no se vende en España y me la trajeron de Alemania. Ahora ya no se encuentran estos productos. Tengo más así que, he repetido. 

Si alguien duda de que me gustan mucho los desodorantes de The Natural Deodorant que deje de dudar. En cada post de terminados saco varios y este no iba a ser menos. Dos versiones Vanilla Manuka y Grapefruit Mint, ambos de la gama Clean (gama de protección intermedia, con bicarbonato). Me han gustado mucho ambas y sigo usando estos desodorantes así que, he repetido. 

Continuamos con Lush. El spray corporal Sakura fue una edición limitada que ahora han sacado a la venta en el tamaño grande de 200 ml. Tiene un olor floral destacando el limón, la mimosa y el azahar. Si os gusta el exfoliante Rub, rub, rub, huele similar. No es de mis favoritos así que no repito. El pedacito amarillo es el gel de ducha sólido de Honey I Washed de Kids. Soy muy fan de estos geles sólidos y este y el de American Cream son mis absolutos favoritos. No es solo que no contengan envase, es que no resecan la piel como sí hacen la versión líquida. Si os gustan los aromas, ni os lo penséis. Repetiré y repetiré. Por último, eso turquesa es lo que queda de la hidratante corporal sólida Once Upon a Time, con olor a la burbuja So White o a manzanas verdes. Salió para navidad hace un par de años y la compré porque el olor también es de mis favoritos. Tengo algunas de otros aromas así que, he repetido. 

Una señora como yo, que vive prácticamente pegada a una crema de manos, no podía vivir (no se cómo lo hacía) sin haber probado una de las mejores, según el criterio general. Se trata de la Crema de manos de karité (packaging especial aparte) de L'Occitane. Después de haberla probado, me asalta la duda de si mis manos son extraterrestres o la gente que dice tener las manos muy secas, mienten como bellacos. Me inclino por lo segundo (tamaño normal, cinco dedos, color rosadito). En mi opinión es un crema de manos bastante común, que deja una sensación pesada en las manos pero que no se traduce en una mayor hidratación y/o nutrición. Además, el olor no me parece nada destacable. Tristemente, he repetido porque compré dos :-(.

El último producto que os enseño es la Mascarilla capilar de banana de The Body Shop. El plátano me recuerda a la piña en la pizza, vivimos entre detractores y enamorados de su olor. Soy de las últimas. Me gustaba porque sí notaba una mayor hidratación pero no me daba un peso excesivo (mi gran temor de siempre). Creo que para cabellos gruesos o que tengan una necesidad alta de nutrición, puede quedarse corta. No suelo usar este tipo de productos con mucha frecuencia así que no repito.

Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias y ¡felicidades! Tiene mucho mérito. Si habéis probado alguno de los productos, me encantaría que me contaseis qué opináis de él. 

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 6 de septiembre de 2020

PROTECTORES SOLARES 2020: Salt Stone, Drunk Elephant, Whamisa, Pai Skincare


Protector solar

El año pasado me salté una "tradición" autoimpuesta de forma imperdonable. No os hablé del producto estrella del verano, que no es otro que el protector solar. Vengo a enmendar el error y me adelanto al fin de la temporada para hablaros de los que he estado y estoy usando en estas fechas. Hay mucha tela que cortar así que... poneos cómodos. 

SALT & STONE - SPF 30 SUNSCREEN LOTION

El primero en la lista es un solar de la marca californiana SALT & STONE. Comencé con él en 2019 y lo terminé esta primavera. Han cambiado la fórmula del producto y, sobre el papel, poco tienen que ver las dos versiones. 

SALT & STONE es una marca creada por Nima Jalali en 2017, una profesional del snowboard que, después de experimentar en sus propias carnes los efectos de practicar deporte al aire libre y buscando protectores solares sin químicos, decide crear una marca natural, orgánica, crueltyfree y con ingredientes de calidad.  No utilizan fragancias artificiales, sulfatos, derivados del petróleo, parabenos, ftalatos o sustancias modificadas genéticamente. 

Actualmente tienen 4 protectores solares, dos en stick y dos en crema, en versiones SPF 30 y 50.

protector solar salt stone spf30

Mi versión utilizaba óxido de zinc, no nano, al 20%, como filtro solar. Además, entre sus ingredientes podíamos encontrar aloe vera, que ayuda a mantener la hidratación de la piel y aporta vitaminas y minerales; aceite de coco, manteca de cacao y manteca de karité, ingredientes que protegen la piel frente a las agresiones externas y altamente nutritivos; aceite de jojoba en cuya composición se encuentran unas ceramidas similares a las de la piel y que le confieren propiedades reparadoras, etc.

La versión actual continua con el óxido de zinc casi al 23% pero ha introducido numerosos cambios creo que con el objetivo de hacer la fórmula más ligera. Ha sustituido el aceite de coco por coco-caprylate, que es una versión del aceite de coco más ligera; ha eliminado las mantecas de cacao y karité y el aceite de jojoba; ha introducido aceite de rosa mosqueta, aguacate y ácido hialurónico, una combinación menos nutritiva pero más hidratante y antioxidante y ha añadido "mierdecillas" varias como la dimeticona (silicona), butylene glicol (desconozco si su origen es mineral o natural) o el PEG-30 Dipolyhydroxystearate que es un emulsionante sintético. 

Inci 2019:
Zinc Oxide (Non-Nano) 20%.

Aloe Barbadensis Juice*, Cocos Nucifera (Coconut) Oil*, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil*, Glyceryl Stearate, Theobroma Cacao (Cocoa) Butter*, Vitellaria Paradox (Shea) Butter*, Stearic Acid, Cetearyl Alcohol, Sodium Stearoyl Lactate, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Oil*, Cera Alba (Beeswax)*, Vanilla*, Phenoxyethanol, Xanthan Gum, Tocopherol (Vitamin E)*, Sodium Citrate, Hydroxyethylcellulose, Citric Acid. 
*Certified Organic.


Inci 2020:
Zinc Oxide (Non-Nano) 22.8%.

Coco-Caprylate/Caprate, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Isostearic Acid, Caprilic/Capric Triglyceride, Dimethicone, Octyl Palmitate, Butylene Glycol, PEG-30 Dipolyhydroxystearate, Cera Alba (Beeswax), Glycerol, Polyethylene, Gluconolactone, Sodium Benzoate, Calcium Gluconate, Rosa Canina (Rosehip) Seed Oil, Persea Gratissima (Avocado) Oil, Hyaluronic Acid, Naturally Derived Vanilla Fragrance, Glyceryl Oleate, Xanthan gum.

El envase contiene 88 ml y la fórmula es resistente al agua (80 minutos). Su precio rondaba y ronda los 20€ y podéis encontrarlo, por ejemplo, en Naturisimo. 

La versión que yo utilicé era una maravilla. Su tacto era seco, no se notaba sobre la piel, no dejaba sensación de tirantez, no dejaba rastro blanquecino (ojo, que soy Casper) y era muy cómodo de llevar. Supongo que la versión actual habrá mejorado la experiencia de uso pero son suposiciones. Eso sí, ha conservado el olor a vainilla.

Sobre los ingredientes, quiero incidir en lo que siempre digo, es una cuestión de "religión". Para mí, que uso cosmética natural, hay ingredientes que no me gusta ver en las fórmulas. Eso no implica que sean perjudiciales. La dimeticona es un buen ejemplo. Para la piel es en teoría inocua, no perjudica pero tampoco aporta. Digo en teoría porque cuando me aplico productos que la contienen, siempre acabo con algún granito puntual. No es importante pero creo que, para mí, tampoco es necesario. Es un ingrediente que se utiliza para aportar determinadas texturas o acabados, no trata la piel. Next.

Si no queréis este tipo de ingredientes, tenéis las versiones en stick que parece ser que conservan un inci inmaculado. Y nos volvemos a mover en el mundo del "parece". La marca no facilita en su propia web las fórmulas y me he encontrado en otras tiendas que comercializan la marca, listados de ingredientes que no corresponden... Si es un tema que es importante para vosotros, mirad en varios sitios. En Laconicum, por ejemplo, atribuyen la fórmula del stick al protector SPF50 líquido que tiene la misma fórmula que el de 30 que os he dejado arriba. Si es por error, deberían ser más profesionales; si son conscientes... feo, feo. 


DRUNK ELEPHANT - UMBRA SHEER™ PHYSICAL DAILY DEFENSE SPF 30

Cada vez que veo este protector en el armario, me acuerdo de Ada, The Intelligent Beauty. Ambas tenemos la piel muy distinta, la suya tira a mixta/grasa y la mía a seca y, por lógica, no nos gustan los mismos productos. Es más, diría que nos gustan los productos opuestos. 

Hacía un día que lo había comprado cuando sacó la review en Instagram de este protector y manifestó su odio hacia él, pensé que mi relación con él iba a ser mejor... pensé. 

La americana DRUNK ELEPHANT, referente de la combinación de efectividad y simplicidad de las fórmulas de los productos cosméticos, cuenta entre sus filas con este protector solar, que hay recibido varios premios, tanto de la crítica como del público (ejem 🙄):

Protector solar Drunk Elephant

De él dicen que es un protector solar cargado de antioxidantes como la astaxantina, zumo de uva y extracto de brote de girasol para minimizar la aparición de fotoenvejecimiento para lucir una piel con un aspecto más joven. Infusionado con semilla de frambuesa y aceite de marula, proporciona la hidratación que la piel necesita y minimiza finas líneas y arrugas. 

También añaden que su formulación no deja residuo blanco o graso y que es apto para todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles. 

El ingrediente activo que utiliza vuelve a ser óxido de zinc al 20%, como en el caso anterior. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Active ingredients: zinc oxide 20%

Inactive ingredients: water, caprylic/capric triglyceride, dicaprylyl carbonate, pentylene glycol, glycerin, steareth-2, propanediol, steareth-21, polyhydroxystearic acid, cetearyl alcohol, silica, sclerocarya birrea seed oil, aloe barbadensis leaf extract, chondrus crispus extract, haematococcus pluvialis extract, helianthus annuus (sunflower) sprout extract, vitis vinifera (grape) juice extract, helianthus annuus (sunflower) seed oil, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil, raspberry seed oil/tocopheryl succinate aminopropanediol esters, hydrolyzed wheat protein, tocopheryl acetate, tocopherol, sea water, acetyl glucosamine, cetearyl glucoside, sodium stearoyl glutamate, tetrahexyldecyl ascorbate, glycine, sucrose, lecithin, triethoxycaprylylsilane, xanthan gum, trisodium ethylenediamine disuccinate, caprylhydroxamic acid, caprylyl glycol, phenoxyethanol, chlorphenesin, sodium dehydroacetate, iron oxides (CI 77491)

El envase contiene 90 ml y su precio es del 33€. Lo compré en Cultbeauty

Tiene una textura bastante ligera aunque, aplicado sobre mi piel, no se traduce en una sensación de ligereza ni de absorción. El rostro queda jugoso (en exceso para mi gusto) y algo pringoso. 

No comparto lo que dice la marca sobre que no blanquea. Hay protectores que blanquean mucho más pero sí que me deja más pálida de lo que ya soy de serie. Apuesto porque, en pieles más oscuras, el efecto será más acusado. 

El aroma es bueno. A crema facial tradicional. 

La página publica una encuesta sobre 50 mujeres de entre 25-55 años y arroja los siguientes resultados:
  • El 98% sintieron su piel protegida
  • El 94% encontró que el producto es suave con la piel y que no irrita. 
  • El 93% apreció su piel más suave y más tersa.
  • El 88% la sintió más hidratada
  • El 88% estuvo de acuerdo en que su piel tenía un brillo saludable con su uso. 

El primer punto es bastante subjetivo así que no tengo mucho que comentar. 

Sobre su acción en pieles sensibles estoy de acuerdo. No he notado ningún tipo de sensibilización al utilizarlo pero puedo decir lo mismo de todos los protectores de los que hoy os hablo. Igual que, salvo el primero, el resto si entra en los ojos, escuece y deja película (espero no ser la única torpe que sufre estas cosas).

Piel suave, tersa, hidratada... no he notado una mejora visible de mi piel achacable a su uso. 

Por ultimo, estoy completamente de acuerdo en lo del brillo... De hecho, repito que es bastante excesivo. Aunque no es un tema que me suela incomodar, si hablamos de protectores solares, prefiero siempre acabados mates. Es incómodo sentir la piel pegajosa y lo es más si hace mucho calor, hace algo de aire (pelo, mosquitos, polvo) o pretendes maquillarte encima. Soy plenamente consciente de que es un protector solar físico y que las texturas nunca van a ser tan ligeras como uno químico pero he probado otros mucho mejores en este aspecto. 

Resumiendo, me gusta la fórmula y el olor pero lo veo poco práctico como protector urbano. 


WHAMISA - ORGANIC FLOWERS SUN CREAM SPF50 PA++++

He probado muy pocas cosas de la marca coreana de cosmética natural WHAMISA (sí, esta sí es natural) cuya señal de identidad es que todos sus cosméticos incorporan un método propio de fermentación de activos. Tan solo una esencia y un aceite desmaquillante pero, me parecieron tan buenos que, cuando vi que habían sacado un protector solar con SPF50, no me lo pensé dos veces y me hice con él. 

protector solar Whamisa

Dicen de él que es un protector solar a base de filtros 100% de origen mineral (nuestro querido óxido de zinc) que proporciona una alta protección solar frente a los rayos UVA/UVB y es ideal para proteger todo tipo de pieles, incluyendo las sensibles y las reactivas. Sin agua y con diferentes activos botánicos como aloe vera, aceite de semilla de uva o aceite de aguacate, para proteger la piel y mantener su hidratación.

Además incorpora, como en todas las fórmulas de la marca, ingredientes fermentados. Durante este proceso de fermentación realizado por enzimas y microbios naturales, por un lado se destruyen bacterias y microorganismos que pueden comprometer la estabilidad del producto y por otro, actúan sobre los activos reduciendo su tamaño y mejorando su capacidad de penetración. Además, enriquecen la fórmula incorporando aminoácidos y péptidos que nutren la piel como los extractos de col silvestre, espinaca, escutellaria asiática o peonía. 

Por último, destacar que también incorpora diferentes aceites y mantecas para aportar nutrición y vitaminas a la piel como: semilla de uva, oliva, aguacate o mango

Os dejo la lista completa:

*Aloe Maculata Leaf Extract, Zinc Oxide, *Oryza Sativa (Rice) Extract, Coco-Caprylate/Caprate, *Vitis Vinifera (Grape) Seed Oil, *Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Sorbitan Olivate, *Persea Gratissima (Avocado) Oil, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, *Brassica Oleracea Acephala Leaf Extract, *Spinacia Oleracea (Spinach) Leaf Extract, *Persea Gratissima (Avocado) Butter, *Mangifera Indica (Mango) Seed Butter, *Lactobacillus/Chrysanthemum Sinense Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Nelumbo Nucifera Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Taraxacum Officinale (Dandelion) Rhizome/Root Ferment Filtrate, Isostearic Acid, Beeswax, Polyhydroxystearic Acid, Cetearyl Alcohol, Cetyl Alcohol, Aniba Rosodora (Rosewood) Wood Oil, Mentha Piperita (Peppermint) Oil, ***Scutellaria Baicalensis Root Extract, ***Paeonia Suffruticosa Root Extract, ***Glycyrrhiza Glabra (Licorice) Root Extract, **Fragrance.

(*Certified Organically Grown **Natural Origin ***Naturally derived extract in Preservative function / Allergen: D-Limonene)

100% Naturales (64,1% de origen orgánico)

El envase contiene 60 gr y su precio es de unos 33€. Lo compré en Beclementine. Por lo que acabo de ver, han cambiado el packaging del producto y ahora es morado, en vez de amarillo. 

Tiene una textura muy densa. De hecho, cuesta un poquito que salga del envase. No se extiende con excesiva facilidad, deja residuo y blanquea bastante. No hace pelotillas pero, si no lo repartes bien, puedes presumir de un look paso de cebra. 

Tiene un olor a fruto seco. Muy suave. No es desagradable.

La piel queda pesada, bastante pringosa al tacto y con un acabado muy jugoso. He probado a utilizarlo antes del maquillaje pero tengo que prescindir de utilizar crema porque si no, se crea una especie de mortero consistente, que hay que retirar con espátula. A su favor diré que no he notado que reseque la piel.

El resumen va a ser parecido al anterior: me gusta la fórmula pero no me gusta como producto. Ni urbano ni campestre. Es el más pesado de todos y, junto con el de Drunk Elephant, el que más residuo deja en la piel. 


PAI SKINCARE - BRITISH SUMMER TIME: SENSITIVE SUNSCREEN SPF30

Por último, nos vamos de vacaciones a Reino Unido de la mano de la inglesa de cosmética natural y, especializada en piel sensible, PAI SKINCARE y su British Summer Time Sunscreen. Llama la atención que, una marca que comercializa sus productos en todo el mundo, bautice como británico a su protector solar, más teniendo en cuenta que Britania nunca se ha caracterizado por su sol abrasador.

Protector solar SPF30 Pai Skincare

Se trata de un protector mineral, formulado a base de extractos botánicos para proteger y reparar la piel. Como filtro, utiliza óxido de zinc no nano. Dicen que es especial para pieles sensibles, que no irrita, que su fórmula no es grasa y que se lleva bien con el maquillaje que apliquemos encima.

Protege no solo de los rayos UVA/UVB sino también de la luz azul y de los infrarrojos. Además, no daña los corales. 

Tiene SPF 30 y también utiliza Óxido de Zinc como filtro físico. 

De su fórmula, voy a destacar: el aceite de karanja, cuyo alto contenido en antioxidantes, le convierte en un aliado fantástico frente a la exposición solar; extracto de semillas de algodón con propiedades emolientes y humectantes; aceite de jojoba, una gran reparador de la piel por su alto contenido en ceramidas similares a las de la epidermis; extracto de vainilla, otro ingrediente con propiedades antioxidantes o aceite esencial de mandarina, que tonifica la piel. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Aqua , Zinc Oxide (21%) Caprylic/Capric Triglyceride, Cetearyl Alcohol, Pongamia Glabra Seed Oil, Glycerin, Dodecane, Coco Glucoside, Gossypium Herbaceum (Cotton) Callus Culture , Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Wax, Polyhydroxystearic Acid, Acacia Senegal Gum, Decane, Bentonite, Xanthan Gum, Lecithin, C18-21 Alkane, Vanilla Planifolia Fruit Extract*, Diethyl Sebacate, Isostearic Acid, Tocopherols, Beta-sitosterol, Citric Acid, Citrus Nobilis (Mandarin) Peel Oil*, Squalene, Quartz, Benzyl Alcohol, Lactic Acid, Sodium Hydroxide, Phenethyl Alcohol, Limonene, Linalool.
99% de los ingredientes son de origen total.
*De agricultura sostenible.

El envase contiene 40 ml. y su precio es de 34€. Lo compré en Lookfantastic

Tiene una textura cremosa. Se extiende muy bien, no genera pelotillas ni deja rastro blanco. La verdad es que interactúa muy bien con la piel, es como si te aplicaras una crema hidratante. En esto se diferencia completamente de todos los anteriores que encajan mucho mejor con las características de un solar, en este sentido. 

El olor me recordaba a los muñecos que tenía de pequeña. No diría que huele mal pero tampoco me ha parecido que oliera muy bien. Es suave, eso sí y se agradece. 

La piel queda jugosa y el producto no se acaba de asentar del todo, al menos, en mi piel. Como contrapartida, no he notado que me quitara hidratación, como suelen hacer la mayoría de los solares y tampoco experimenté problemas de sensibilidad. 

Comparativamente, es el más caro de todos. Sus 40 ml. se quedan bastante justos y yo los he gastado en menos de 60 días de uso. Siempre me quejo de que la mayoría de solares me caducan porque no me dan tiempo a utilizarlos completamente pero la velocidad de este, ha sido supersónica.

Si tuviera que darle una nota, le pondría un 6,5. De los tres que he usado en verano es el que más me ha gustado pero eso no significa que me guste. 

A grandes rasgos, no diría que este año haya sido bueno a la hora de elegir solares. De los cuatro, sin duda me quedaría con el primero aunque las reformulaciones nunca suelen ser buenas. 

Soy consciente de las dificultades para formular un protector solar físico que no deje rastro blanco, que sea ligero y que se asiente bien sobre la piel, sin embargo, hay productos que se acercan mucho mejor al ideal que los que he usado este verano. Incluso, en lo que a olor, SPF (prefiero el 50 al 30) o acabado se refiere. Organic Pharmacy sigue estando en la cumbre.

Aunque resulte impopular, me temo que no solo importa el interior. Los cuatro productos que os he enseñado hoy suman ingredientes maravillosos para nuestra piel y cuidan al detalle sus fórmulas pero, el resultado en mi piel, no me ha gustado. Y repito, comprendo la dificultad. 

Y hasta aquí los solares de este año. Cruzo los dedos para que, el año que viene, tenga más suerte y os presente productos favoritos (sí, el 2021, aún me quedan solares para una temporada).

¡Sed buen@s y siempre, siempre, usad protección solar!
Share:

miércoles, 8 de julio de 2020

El perfume: historia de una obsesión.

Mi vida es una asignatura pendiente. Podría asumir la procrastinación como forma de vida y finiquitaba el tema pero para postergar, se necesita memoria. Llevo años pensando en escribir sobre perfumes y, ¿lo he hecho? Nein, nein, nein... nunca me acuerdo.

Si la cosmética me gusta, los perfumes me obsesionan. Desde pequeña los he utilizado y tengo muchos recuerdos y personas asociados a ellos. Una colonia de baño que guardaba mi tía abuela en un frasquito naranja y que me daba a oler de vez en cuando; Lulú de Cacharel oculta en algún anuncio de una revista de moda, de esos que tenían pestañas laterales que se despegaban; Don Algodón y Mango en mi piel, a principios de los 90's; mi madre siempre envuelta en Aire de Loewe; mi padre descubriendo Fahrenheit de Dior; aquella profesora de historia y su obsesión por Anaïs Anaïs de Cacharel; aquella amiga que solo usaba White Musk de The Body Shop... podría seguir.

Siempre he creído que los perfumes son una forma ideal de transmitir y que revelan más de la persona que los zapatos o el bolso que lleva. Las notas aromáticas dibujan en nuestra piel una huella particular, única e intransferible. Química mezclada con una declaración de intenciones: quién soy, cómo me siento o cómo quiero que me veas. Quizá sea este el motivo por el que no me gusta que me regalen perfumes que no haya elegido previamente. Nadie como yo para saber a qué quiero oler. 

Pese a que tengo un gusto muy marcado y tengo predilección por la misma familia olfativa oriental amaderada, la experimentación, la curiosidad y las diferentes temporadas marcadas por las temperaturas, configuran una horquilla de aromas variadita y sabrosona que se ha ido traduciendo en una colección de perfumes modesta, aunque relevante (sobre todo por el espacio que ocupa). Colección que será ampliada, pinky promise. Os dejo una foto de muestra de algunos de ellos:

perfumes nicho; colección de perfumes; perfumes
Colección de perfumes
Huyo de tendencias y novedades porque el primer mandamiento de mi vida perfumística es: "No olerás a alguien que conozcas", que se complementa con el segundo: "No olerás a lo que todo el mundo huele". No digo con esto que no haya claudicado ante las maravillas de algún perfume popular de turno, pero no suele ser lo común. La perfumería nicho captó mi atención hace años y me robó el corazón. 

Siguiendo con los mandamientos, desvelo el tercero: "Los perfumes son como los ángeles, no tienen sexo" y aquí me desnudo y revelo uno de mis grandes vicios: los perfumes unisex. Recuerdo cuando lanzaron al mercado CK One como paradigma. No, eso no es un buen ejemplo, eso es un perfume aburrido, simplón y que nunca ha pretendido ofender. Muchos han seguido su estela y abanderan el "olor a limpio" como máxima expresión de lo que quieren ser, con el peligro real de entrar a competir en la liga de los suavizantes. Cuando hablo de "unisex" pienso en perfumes con carácter y sin complejos, que pueden funcionar tanto en hombres como en mujeres, sin pasar de puntillas intentando encajar en estereotipos.

¿Qué busco en un perfume? Lo primero, la sorpresa. Más allá de que encaje con mis gusto olfativo, necesito que me sorprenda, que me regale combinaciones de notas que no espero, que no he olido antes y que lo conviertan en algo único. Lo segundo, una duración de buena a excelente y una estela alta. No hablo de colonias de bebé, hablo de perfumes. Un perfume tiene que durar en la piel (sea como esta sea) y tiene que proyectarse al exterior de una forma considerable. Quiero tener la posibilidad de modular la intensidad del perfume que uso. Y al hilo de la longevidad... no tolero su falta en perfumes caros y marcas con mucha fama, que existen y de las que os hablaré.

¿Naturales o sintéticos? En los últimos tiempos, con el auge de la cosmética natural, la perfumería se ha contagiado de la tendencia y han comenzado a surgir con relativa fuerza, propuestas aromáticas basadas exclusivamente en aceites esenciales, sin aromas sintéticos. Mi posición al respecto es prácticamente la misma que con la cosmética natural: si es igual o mejor, la prefiero, es decir, si un perfume natural me funciona exactamente igual que uno convencional, no me dolería pagar algo más por él. 

Dicho esto, también digo que creo que es un escenario que no se va a producir. La limitación de los aromas y la durabilidad en la piel de las fórmulas son grandes handicaps. Si condenamos las notas producidas en laboratorio, perdemos una parte muy importante de la estructura de muchos perfumes, algunos terriblemente icónicos (unas 300 notas naturales versus miles sintéticas). El desarrollo de los aromas sintéticos ha posibilitado no solo una excepcional riqueza de matices en los perfumes sino también, poder recrear aromas naturales de origen animal, como el almizcle (sin que ningún ciervo u otro animal, sufra por ello). Lo mismo ocurre con los fijadores sintéticos que aseguran que el perfume va a permanecer en la piel durante un tiempo considerable. Repito: si no dura, qué sentido tiene utilizar un perfume. Existen fijadores naturales pero, al menos mi experiencia, es que no fijan ni remotamente parecido. 

Y con esta presentación formal, doy por inaugurada sección con pestaña propia, que es lo menos que se merece. A partir de aquí, os iré hablando de los perfumes que pasan por mi vida, de algo de teoría y un poquito de historia (apasionante) y confío en poder contagiaros aunque sea tímidamente, mi pasión por la perfumería. 

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 7 de junio de 2020

BeautifEYE & FortifEYE Parches para el contorno de ojos - Pixi Beauty


No soy mucho de modas. Encuentro cierto placer yendo contracorriente y quizá sea esa una de las razones por las que, hasta hace algunos meses, no había probado los parches para la zona de los ojos. Mis neuronas asociaban el concepto con unidades monodosis, mascarillas de tissue y fórmulas poco interesantes. Quizá entendáis (si me seguís desde hace algún tiempo) lo último pero el resto, puede que os choque. La explicación es sencilla: las unidades monodosis me parecen un robo a mano armada (más de 7€ la unidad de parches de 100% Pure, por ejemplo) y las mascarillas de papel no me gustan (aceptamos rara como forma de ser).

Un día de aburrimiento encontré los de la marca inglesa Pixi Beauty  La relación cantidad/precio me encajaba y, echando un vistazo a la fórmula, esta también así que me decidí a probarlos (y pagué por ellos, aunque pueda sonar raro 😂). Tienen tres versiones: BeautifEYE, DetoxifEYE y FortifEYE. Tengo dos de ellas y os voy a contar mi opinión:


Pixi Beauty, parches para el contorno de ojos, contorno de ojos
BeautifEYE & FortifEYE - Pixi Beauty


BeautifEYE

De ellos dicen que iluminan y despiertan la zona del contorno de forma instantánea. 

Analizando la fórmula encontramos ingredientes como la glicerina, un humectante que ayuda a la piel a retener la humedad; hidrolato de espino amarillo, que es un arbusto que crecen en latitudes frías y cuyas bayas tienen un contenido muy alto en antioxidantes (no se exactamente qué propiedades se transferirán al hidrolato); niacinamida o vitamina B3, con propiedades rejuvenecedoras, antioxidantes y despigmentantes (entre otras); vitamina C, en la misma línea; arginina y ácido ferúlico, que ayudan a mejorar la elasticidad; cafeína, té verde y ginseng con propiedades tonificantes; extracto de regaliz con propiedades despigmentantes, etc.

Os dejo la lista completa:

Aqua/Water/Eau, Glycerin, Hippophae Rhamnoides Water, Carrageenan, Dipropylene Glycol, Niacinamide, Ascorbic Acid, Cocos Nucifera (Coconut) Fruit Extract, Citrus Limon (Lemon) Fruit Extract, Camellia Sinensis Leaf Extract, Panax Ginseng Root Extract, Glycyrrhiza Glabra (Licorice) Root Extract, Arginine, Ferulic Acid, Caffeine, Dipotassium Glycyrrhizate, Cyamopsis Tetragonoloba (Guar) Gum, Ceratonia Siliqua (Carob) Gum, Propanediol, Calcium Chloride, Pentylene Glycol, Pinus Sylvestris Leaf Extract, Ethyl Hexanediol, 1,2-Hexanediol, Potassium Chloride, Polyglyceryl-10 Laurate, Allantoin, Cellulose Gum, Chlorphenesin, Sucrose, Calcium Lactate, Caprylyl Glycol, Squalane, Ethylhexylglycerin, Disodium EDTA, Iron Oxides (CI 77492).


FortifEYE

Esta versión está orientada a rejuvenecer, rellenar y reafirmar la zona del contorno de los ojos.

Comparte con el anterior algunos ingredientes como: glicerina, extracto de coco (con propiedades emolientes), cafeína o pino silvestre (con propiedades tónicas); pero también encontramos otros orientados a reforzar la piel y mejorar su firmeza como el retinol, la vitamina E, la adenosina que estimula la producción de colágeno, el ácido hialurónico o una combinación de diferentes péptidos sintéticos con propiedades antioxidantes y protectoras.

Os dejo la lista completa:

Aqua/Water/Eau, Glycerin, Carrageenan, Cocos Nucifera (Coconut) Fruit Extract, Pinus Sylvestris Leaf Extract, Acacia Seyal Gum Extract, Retinol, Hydrogenated Lecithin, Tocopheryl Acetate, Octapeptide-7, Sh-Decapeptide-7, Sh-Octapeptide-4, Sh-Oligopeptide-9, Sh-Pentapeptide-19, Aloe Barbadensis Leaf Extract, Ricinus Communis (Castor) Seed Oil, Adenosine, Allantoin, Caffeine, Propanediol, Polyglyceryl-10 Laurate, Ceratonia Siliqua (Carob) Gum, Sucrose, Calcium Lactate, Calcium Chloride, Cellulose Gum, Potassium Chloride, Cyamopsis Tetragonoloba (Guar) Gum, Arginine, Hydrolyzed Extensin, Dipotassium Glycyrrhizate, Synthetic Fluorphlogopite, Maltodextrin, Sodium Hyaluronate, Ethylhexylglycerin, Polysorbate 20, Butylene Glycol, Pentylene Glycol, Ethyl Hexanediol, 1,2 Hexanediol, Chlorphenesin, Phenoxyethanol, Disodium EDTA, Titanium Dioxide (CI 77891), Chromium Oxide Greens (CI 77288).


Cada envase contiene 30 pares de parches y vienen con una espátula para ayudar a colocarlos. Su precio oficial es de 22£ (unos 24,50€). Los compré en Lookfantastic aprovechando un descuento pero los tenéis en otras tiendas como Sephora (más baratos ahora mismo) y supongo que en cientos de tiendas más. Googlead, please. 

Se aplican sobre la piel limpia y seca, colocando la parte más estrecha debajo de la zona del lagrimal. La marca recomienda dejarlos reposar 10 minutos (aunque yo suelo dejarlos de 30 a 45 minutos) y utilizarlos de forma diaria o cuando consideremos que necesitamos sus servicios. Una vez pasado dicho tiempo, retiraremos los parches y listo. No tenemos que aclarar la zona. Después aplicaremos nuestro tratamiento habitual (y desecharemos los parches usados 🧐).

Tienen un olor muy neutro y la sensación cuando se utilizan es muy refrescante. Para potenciar su acción descongestiva, podemos guardarlos en la nevera.

Para mí han sido todo un descubrimiento. Según voy cumpliendo años, las preocupaciones cosméticas van mutando y lo que antes era el foco de mi ira, ahora ha pasado a pertenecer al olvido. El contorno de los ojos es mi nueva obsesión. Buscaba tratamientos específicos para utilizarlos de una o dos veces en semana, que fueran agradables de usar y que no tuviera que empeñar mi riñón izquierdo para conseguirlos. Mis dos últimas experiencias no fueron muy satisfactorias aunque las firmaran marcas muy conocidas. La mascarilla de ojos de Sysley (62€) me dejó más fría que un invierno ruso y a la de Tata Harper (parece que ahora reconvertida en bálsamo, 222€) nunca le pillé el punto: terroríficamente densa e inútil... No notaba nada después de usarla y eso que la dejaba toda la noche. 

¿Qué tienen de bueno estos parches? La aplicación es fácil, el uso es agradable y al retirar, la zona está más hidratada, más rellena y menos hinchada. ¿Me gustan las dos versiones por igual? No. Sin duda me quedo con los FortifEYE y hay dos razones de peso. La primera es que mi piel no tolera demasiado bien algunos tipos de vitamina, la C fundamentalmente pero también reacciona un poquito a la niacinamida. En varias ocasiones, cuando he usado los BeautifEYE he notado cierto escozor o picor. Nada grave, pero no me gusta y menos en el contorno. La segunda es que noto que los primeros me dejan la zona mejor, más hidratada, más rellena.  No noto ningún efecto destacable en lo que a mejora en el tono se refiere con ninguno de ellos, sí en cuanto a descongestión. 

Antes de acabar, quiero comentar algo sobre la fórmula. No es completamente limpia y podemos encontrar ingredientes como: Butylene Glycol, Phenoxyethanol y Disodium EDTA. Por regla general,  son ingredientes que evito en los cosméticos que utilizo aunque, en este caso y dado que aparecen al final de la fórmula, la proporción es bastante baja. Estuve barajando otras opciones pero todas las que encontré, pecaban un poco de lo mismo y normalmente, en mayor proporción.

Mi intención es seguir investigando marcas y alternativas porque podríamos decir que este es un terreno casi inexplorado para mí. Si tenéis algún favorito, por favor, dejádmelo en comentarios para echarles un vistazo y si usáis este tipo de producto, contadme qué tal la experiencia.

Gracias por llegar hasta aquí.

¡Sed buen@s!

Share:

martes, 26 de mayo de 2020

Best & Worst - Josh Rosebrook


No miento si digo que la marca estadounidense Josh Rosebrook es una de las que más me ha impresionado en los últimos años. He probado gran parte de su lineal y ha llegado el momento de hacer una revisión global de la marca que tiene muchas luces pero también alguna sombra bastante oscura. 

Josh Rosebrook, cosmética natural, cosmética nicho
Josh Rosebrook - Best & Worst

Destaco la cuidada formulación de sus productos, con activos botánicos muy interesantes, libre de materiales de relleno que aportan poco y que abaratan el coste y un packaging de gran calidad. 

Sus gamas son dos: tratamiento facial y capilar (recordemos que la profesión de Josh es peluquero). La review se va a centrar fundamentalmente en los productos para el rostro, que son los que he probado en su gran mayoría.

Antes de entrar en materia me gustaría señalar que pese a que tiene una gama facial amplia, creo que la mayoría de productos encajan mejor en pieles normales o secas y maduras. La mayoría de las texturas y las fórmulas no creo que funcionen en un tipo de piel grasa o que necesite controlar los brillos.


Limpieza y tonificación:


Josh Rosebrook, cosmética natural, cosmética nicho
Best & Worst - Josh Rosebrook - Limpieza y tonificación facial

La marca solo tiene un limpiador, el Complete Mositure Cleanse. Proporciona una limpieza suave y efectiva. Muy agradable para pieles secas o sensibles porque no reseca ni deja sensación de tirantez. El aroma era a limpio y la textura cremosa y ligera. No espuma. 

El de la foto era el formato de 60ml., que había cuando lo compré. Ahora lo han cambiado y lo comercializan en un tubo elaborado a base de caña de azúcar. 

Hydrating Accelerator es muy probablemente el producto más conocido y más vendido de la marca y uno de mis favoritos. A un tónico le pido que hidrate, que no altere, que no deje residuo, que tenga un olor agradable y que tenga un pulverizador fino, que no escupa y que dure la vida completa del producto. Este producto lo cumple a la perfección.

De un conocido a un muy desconocido, creo. Se trata de su aceite Herbal Infusion Oil, desmaquillante que también puede ser utilizado como hidratante, incluso en pieles grasas porque los aceites que contiene son de baja comedogenicidad. 

Su fórmula combina aceites vegetales como: oliva, girasol, semilla de uva, jojoba, cáñamo, sésamo con extractos botánicos como: caléndula, olmo americano, malvavisco, fenogreco, té verde, neem, etc. 

Tiene una textura de aceite ligero y un aroma maravilloso a rosa damascena y palo de rosa. No emulsiona con el agua y conviene utilizarlo con un paño para dejar el menor residuo posible. La comparación más "natural" que se me ocurre es con el Nourish Oil Cleanser de Tata Harper por tipo de producto, precio, marcas... Personalmente, prefiero el de Josh. Las texturas son muy similares pero el aroma me gusta más y es algo más económico. 

Mascarillas:

Josh Rosebrook, cosmética nicho, natural cosmetics
Best & Worst - Josh Rosebrook - Mascarillas faciales

Son tres las mascarillas que tiene la marca: una exfoliante (Active Enzyme Exfoliator), una hidratante (Advanced Hydration Mask) y una limpiadora-antioxidante (Cacao Antioxidant Mask). He probado las tres aunque solo he tenido dos de ellas.

La exfoliante me gustó bastante aunque me pareció intensa para mi piel sensible, por eso no la compré. De las otras dos tengo opiniones bastantes distintas.

La Advanced Hydration Mask me parece una delicia densa y nutritiva perfecta para pieles secas o maduras que sientan incomodidad, tirantez o rugosidad; no tanto para las que solo necesiten hidratar. Tengamos en cuenta que una cosa es aportar agua a la piel y otra aceite. En otro tipo de pieles puede resultar pesada porque, al retirar, algo de residuo deja. 

Con la Cacao Antioxidant Mask tuve mis más y mis menos. El resultado más destacado que aprecié fue suavidad (también limpieza) sin embargo, el tiempo de exposición recomendado (30-45 minutos hasta que conseguir que se seque) y la sensación de uso, no me gustaron nada. El cacao tiene una capacidad de absorber la  humedad similar al de la arcilla y cuando se va secando, notas picor, sequedad y tirantez. Si utilizo una mascarilla 10 minutos, puedo soportarlo aunque lo llevo mal, 30-45 minutos, se convierte en tortura. Además, su olor no me resultaba agradable y no era fácil de retirar. Más allá de esto, tiene un gran contra que dibuja perfectamente lo "Worst" de esta marca y que al final señalaré. 

Hidratación facial

Josh Rosebrook, cosmética nicho, natural cosmetics
Josh Rosebrook - Best & Worst - Hidratación facial
Continuamos con el mal llamado Active Infusion Serum. Creo que no es la primera vez que me quejo de las marcas que denominan "serum" a un aceite facial. Estamos ante uno de esos casos. Un serum es una emulsión y contiene agua. 

De textura relativamente ligera, aroma muy agradable e indescriptible al mismo tiempo (sorry) fue mi aceite facial nocturno durante una temporada. Proporcionaba todos los beneficios que se esperan de un producto de este tipo: nutrición, elasticidad, suavidad, etc. Por contra, tenía un efecto muy beneficioso en muchos tipos de piel, salvo en la mía. Varios de los activos que contiene están orientados a activar la microcirculación (proceso que favorece la tonificación, la luminosidad y el incremento del la síntesis de colágeno y elastina). El problema viene cuando tienes la piel sensible y con tendencia a la cuperosis porque esa vasodilatación no es muy favorable. En mi caso concreto, la intensidad de la activación era muy alta (nivel hago ejercicio y me convierto en un tomate).

A fecha de redacción, la marca ha complementado la gama con un booster hidratante. Eso sí es un serum. 

Si os decía que el tónico era uno de sus best seller, la crema facial no se queda atrás. Cuenta la leyenda que el Vital Balm Cream tuvo lista de espera de hasta 150 personas. Esta anécdota me pareció una estupidez hasta que lo probé... Volvemos a lo mismo, solo lo disfrutarás si tienes la piel seca pero, si la tienes... OMG. 

Es una crema con una textura mousse densa y un aroma dulce delicioso, que se funde con la piel y la deja maravillosamente nutrida, cómoda y calmada. Para mí es uno de esos productos que te hacen disfrutar de la rutina. Mi favorito, sin duda alguna. 

Siguiendo con la hidratación y en una versión más ligera y con SPF 30, la marca tiene dos productos de día. Uno sin color y otro con. 

Nutrient Day Cream Tinted es una hidratante con textura de crema ligera o loción que aporta un toque de color que, en teoría, se adapta a todos los tipos de piel. Se absorbe bastante bien y tiene un aroma a fruto seco. 

El producto es interesante para aquellos que quieran un todo en uno que hidrate, proteja del sol y mejore la apariencia de la piel. Como problemas señalaría que el acabado es bastante jugoso (piel normal-seca) y, aunque es cierto que el tinte es muy ligero, sin apenas cobertura, no creo que se integre igual de bien con todos los tonos de piel. A mí me quedaba como medio tono más oscuro y soy bastante clara.  


Capilar

Josh Rosebrook, cosmética nicho, natural cosmetics
Best & Worst - Josh Rosebrook - Lift Hair Voluminizyng Spray 


El único producto del que os puedo hablar de la gama capilar, es el de Lift Hair Voluminizing Spray. No se parece en nada a otros productos similares que he podido probar. La mayoría se utilizan en la zona de la raíz y actúan levantándolas un poco. No suelen dejar residuo o no un residuo pegajoso o que cueste algo más que un cepillado eliminar. 

Para mí, Lift está más próximo a una laca con poca fijación que a un spray voluminizador. Los efectos en mi cabello son muy similares. Si lo aplico en la raíz, el spray deposita demasiado producto y me deja el pelo un poco tieso. Si lo aplico a cierta distancia, la cosa mejora, puedo conseguir volumen entre capas pero con fijación. Tampoco me ha funcionado, por ejemplo, cuando quiero potenciar las ondas naturales de mi pelo. Tengo la fibra muy fina y, aunque se ondula, con el peso del propio cabello, se alisa al poco tiempo. Para fijarlas, es un poco pesado y no logra mantener la forma. 

A su favor diré que está tan bien formulado que si por un descuido, una persona humana algo estúpida, se pulveriza los ojos... no pasa nada y vive para contarlo, sin llantos ni picores... #nohesidoyomelohancontado. Vamos, que no es nada agresivo para el cabello.

                               --------------------------------------------------------------------------------------------------

The best: Las formulaciones y los envases. Es una marca con un precio elevado pero, en mi opinión, estás pagando calidad. Los ingredientes están muy bien escogidos, las texturas son muy agradables para una piel normal-seca y los envases funcionan perfectamente y se percibe la calidad de los materiales. 

The worst: Los problemas de estabilidad de las fórmulas y la caducidad

Lo primero se refiere a la tendencia de algunos productos a mutar. A mí me ha pasado con el Vital Balm, cuya textura mousse derivó a una textura más compacta. Muy similar a lo que le ocurre a la mantequilla cuando se deshace y luego se enfría y endurece, sin que el envase estuviera sometido a procesos de calor que provocaran esto. Pude continuar utilizando el producto pero perdió sensorialidad. 

Y también me ocurrió con la mascarilla Cacao Antioxidant. En este caso es que se secó y fue imposible terminar el envase. Tuve que tirarlo. Tampoco sufrió ningún tipo de maltrato que pudiera provocar o justificar su deterioro. 

La caducidad... Los plazos de caducidad de los productos, al menos de los que yo he tenido (que como veis no son pocos), suele ser muy corta. No sé si es un problema de la marca o un problema de distribución, es decir, que las tiendas que trabajan la marca no compren directamente a Josh Rosebrook sino a un distribuidor que tenga un stock antiguo. Lo cierto es que nunca he tenido un producto cuya caducidad fuera superior al año, normalmente estaban en torno a los 6 meses. No se si esta situación ha mejorado en la actualidad. 

Ni que decir tiene que los dos productos con los que tuve problema NO estaban caducados. Estaban dentro de caducidad y aún así, mutaron. Es más, el tamaño de ambos era el pequeño de 22ml.

Por mucho que me guste la marca, ambas circunstancias me parecen intolerables y espero que lo solucionen porque, más allá de esto, es una marcaza. 

Si queréis probar alguno de sus productos os recomiendo que los adquiráis cuando vayáis a utilizarlos, no para guardarlos y que reviséis la fecha de caducidad de los envases y, si no es de, al menos, un año, os pongáis en contacto con la tienda donde los hayáis adquirido en previsión de posibles problemas. 

De muchos de los productos tenéis un review individualizado. Si hay alguno que os interesa especialmente y no está en el blog, dejádmelo en comentarios y lo subo. 

¿Habéis probado la marca? Me encantaría saber vuestra opinión. 

¡Sed buenos y cuidaos!



Share:

lunes, 11 de mayo de 2020

Protección solar - Fitzpatrick y los divergentes


El sol es una realidad inmutable. Regla número uno que aprendes cuando descubres que tienes alma de vampiro. Esto no se elige, advierto. No es una cuestión de kilos de iluminador, nosotros brillamos al sol al tiempo que nos achicharramos. Sí, lo de Crepúsculo es mentira, lo siento. El cine ha hecho mucho daño entre príncipes azules y señores de las tinieblas. 

La parte positiva de toda inconveniencia genética es el aprendizaje, tanto a nivel teórico: el sol está ahí, llueva, truene o sea invierno, como a nivel práctico: cómo elegir un protector solar y no morir en el intento descifrando números, filtros, texturas y creencias políticas. Pongo a vuestra disposición mis humildes conocimientos vampíricos para luchar contra la barbacoa luminosa que no solo os puede tostar más o menos, sino que puede hacer que ardáis en el infierno sin necesidad de juicio previo. 

LOS COLORES DEL ENEMIGO

Sí, sabemos que el enemigo es peligroso pero mis ojitos rojos, que han visto pasar centenares de años delante de ellos, son conscientes de que para vencer en la batalla hay que conocer a quién nos enfrentamos... Ya lo decía Sun Tzu: "Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no temas el resultado de cien batallas; si te conoces a ti mismo, pero no conoces al enemigo, por cada batalla ganada perderás otra; si no conoces al enemigo ni a ti mismo, perderás cada batalla". Efectivamente... era un poco pedante ¡pero nos ha dado tan buenos ratos!

Ajos, crucifijos y colores. Como sabemos que los primeros apestan y los segundos no decoran, vamos a los últimos. El sol (y no solo el sol) nos regala de forma continua diferentes tipos de luces y rayos:

protección solar, espectro solar, rayos,
El espectro solar 

Los ULTRAVIOLETA. Dos tipos y muy peligrosos:

Los rayos UVB son los responsables del  bronceado y del rojo gamba. La capa de ozono actúa interceptándolos en su gran mayoría, pero su debilitamiento ha provocado un aumento en la proporción de rayos que llegan a la tierra. Su intensidad varía en función de la época del año.

La piel responde ante ellos mediante la acción de unas células (melanocitos) que se encuentran en la epidermis. Ellas forman unos pigmentos (melanina) que transfieren a otras células, los queratinocitos (que representan el 90% de las células existentes en la epidermis), para proteger su núcleo de la radiación solar. Este es el mecanismo por el que la piel se broncea.

Si la dosis de rayos UVB que la piel recibe es excesiva, se produce un enrojecimiento de la zona acompañada de una respuesta inflamatoria... lo que se conoce como chamuscamiento o quemadura solar.

La exposición prolongada al sol puede provocar que los mecanismos de reparación de la piel, que se encargan de eliminar los daños que esta origina, dejen de funcionar correctamente porque se agoten. Si este sistema de protección falla, el riesgo de la aparición de cáncer de piel se dispara.

Los rayos UVA son como una mala canción... nunca te abandona. Nos acompañan todo el año, llueva, nieve o simplemente esté nuboso. Son bastante menos escandalosos que los anteriores pero su mala "UVA" es superior. Su capacidad de penetración es mayor y nos regalan radicales libres, oxidación, envejecimiento cutáneo y todo lo que esto conlleva (arrugas, flacidez, sequedad, engrosamiento de la piel, etc). ¡Ah! Eso sí, son muy considerados y no producen quemaduras...

La LUZ VISIBLE o AZUL:

Representa el 40% del espectro solar pero su origen, además del sol, está en las pantallas y luces led que han colonizado nuestras vidas. Esas pantallas que mantenemos a menos de un metro de distancia de nuestro rostro y de las que recibimos de forma continua radiación.

A nivel práctico, la luz azul actúa sobre los melanocitos, sobreestimulándolos y provocando que estos repartan la melanina de forma anárquica, lo que se traduce en pigmentación irregular y manchas oscuras en la epidermis. Al contrario que lo que ocurre con la ultravioleta, aunque es un problema que afecta a todos los fototipos, es especialmente más acusado en pieles más morenas (fototipos IV-V). Además, su capacidad de penetración es mayor que la de los rayos UVB, llegando hasta la hipodermis.

Sus efectos son múltiples: enrojecimiento inmediato producido por vasodilatación, fotoenvejecimiento, desnaturalización de las fibras de colágeno y elastina y disminución de su actividad de síntesis, deshidratación e inmunosupresión de las células de Langerhans (células inmunitarias de la piel).

Los INFRARROJOS:

El mayor porcentaje de rayos que recibimos del sol (53%), corresponde a luz infrarroja. Tienen gran capacidad de penetración, pudiendo llegar incluso a la hipodermis. Son los responsables de la sensación de calor que produce el sol. La repercusión que tienen en nuestra piel es un despropósito de acciones encaminadas a que nuestros 1000 años de edad no pasen inadvertidos 🙄: daño oxidativo, degradación del colágeno y la elastina o lesiones en el ADN a nivel celular. Además, en pieles sensibles o aquejadas de patologías como la rosácea, el exceso de calor  provoca un empeoramiento de la zona afectada: inflamación, dilatación de los capilares sanguíneos, ardor, etc.


ANÁLISIS DAFO

Como en cualquier batalla, el paso previo al inicio de las hostilidades debe ser analizar fortalezas y debilidades, es decir, nuestra piel. Concretamente la resistencia que esta presenta a la exposición solar sin protección o lo que es lo mismo, cuánto tiempo podemos estar mirando al sol hasta que empecemos a adquirir un precioso color carmesí. Por suerte, el empirismo se puso de moda hace tiempo y no es necesario jugárnosla para descubrir qué fototipo (porque eso es lo que significa) tenemos:

protección solar, fototipos de piel, escala Fitzpatrick
La escala de Fitzpatrick - Fototipos de piel

Llegados a este punto, hay dos opciones: o habéis encontrado sin dificultad vuestro fototipo, o sois divergentes y la clasificación no va con vosotros. Extrañamente soy de las segundas. Conclusión: Fitzpatrick, el señor que se inventó esto, tenía poco mundo.

Teniendo claro o no, cuál es nuestro fototipo, el paso siguiente es descifrar el significado intrínseco del número que acompaña al protector (el factor) y desterrar la idea de que un número más alto, protege más intensamente e impide, como consecuencia inseparable, el bronceado. Señores, el 15, el 20, el 30 y el 50 protegen IGUAL. El número, lo que en realidad indica, es un mayor o menos tiempo de protección. Es decir, un factor 50 protege durante más tiempo que un factor 15, pero no mejor. 

Sí, sí… escucho a vuestras mentes ávidas de conocimiento preguntar telepáticamente cómo saber el tiempo exacto (mentira) que un factor nos protege. Sencillo (con calculadora a mano), hay que multiplicar los minutos que por nuestro fototipo podemos exponernos al sol sin achicharrarnos, por el factor que utilicemos:

Mi fototipo es II, así que puedo estar entre 15-20 minutos sin arder (teóricamente), y suelo utilizar un factor 50. Para conocer el tiempo, multiplicaré 15 (minutos) por 50 (factor), con un resultado de 750 minutos (me siento como en el 1, 2, 3). Lógicamente, esta es una cifra orientativamente graciosa y parece un poco reñida con el sentido común. La lógica dice que repliquemos con frecuencia y más si nos dedicamos a putear al protector: nos mojamos, sudamos, nos tocamos la piel, etc. ¡Ah! Muy importante: la tacañería está reñida con la exposición solar. Nada de impregnar nuestra piel con una ínfima porción de protector, la cantidad recomendada vendría a ser como la capacidad de una cucharilla de café aproximadamente, para el rostro.


ELECCIÓN DEL ARMAMENTO: LOS FILTROS

No os voy a engañar, no es demasiado divertido, solo hay dos opciones válidas (escudo o transformación) y otra a medio camino, pero ninguna es perfecta:

Físicos → actúan reflejando la luz solar. Crean una pantalla blanca en nuestra piel que no permite que la luz incida. Su mayor pro es que no se absorben y el contra, que dejan la cara ligeramente pálida. Los más usados son el óxido de zinc y el dióxido de titanio. En el intento de eliminar ese efecto “cara papel”, se ha recurrido a reducir el tamaño de las partículas a nivel microscópico (nanopartículas) con el problema asociado de que, dadas sus dimensiones, sí son absorbidas por la piel y son extremadamente difíciles de controlar, pudiendo colarse en el torrente sanguíneo y en los tejidos, provocando alteraciones a nivel celular. Si queréis evitarlo, aseguraos de que en el inci aparecen como (no nano).

Químicos → funcionan transformando la radiación en calor. Su mayor ventaja es que, a nivel cosmético, son muy agradables de usar y no dejan residuo. Su contra es que la piel los absorbe y está demostrado que pueden provocar alergias, por lo que se desaconsejan en pieles sensibles. Además, numerosos estudios acusan a estos filtros de ser disyuntores endocrinos y de causar daño medioambiental. Los más usados: Octylcrylene, Octinoxate, Avobenzone, Oxybenzone y Octisalate.

Naturales → existen aceites vegetales que protegen a la piel de forma natural, como pueden ser: el aceite de coco, el aceite de aguacate, el de avellana, el de semillas de algodón, etc. Añadidos a una formulación, aportan un extra de protección y de nutrientes muy beneficiosos, incluso se pueden utilizar de forma previa a la utilización de un protector solar para que nuestra piel esté en mejores condiciones, pero la sabiduría vampírica no recomienda sustituir, un filtro de los anteriormente descritos, por uno de estos productos, a no ser que arder sea el objetivo.

Ante este panorama, la elección del protector solar no parece muy sencilla. Nos movemos en las aguas pantanosas del “elijamos por eliminación”. En mi opinión, el mejor filtro solar es el que se utiliza pero, más allá de eso, elijo un filtro físico, sin nanopartículas, que contenga ingredientes naturales. Palabra de vampiro.

Si en este punto piensas que eres un mero espectador cuyo papel se limita a bañarse en protector solar, te voy a convencer de lo contrario. ¿Cuántas veces has oído hablar de los antioxidantes? Son sustancias que contrarrestan la acción de unos desgraciados llamados “radicales libres”. Estos son liberados de forma natural por las células y son neutralizados por aquellos. Factores como la contaminación, una mala alimentación, consumo de alcohol o tabaco o el sol, desequilibran este balance y aumentan el número de radicales libres que, al no poder ser “controlados”, provocan daño a nivel celular. Una forma de protegernos contra el sol es alimentar a nuestra piel para que sea más resistente. El consumo habitual de frutas, verduras, pescados y frutos secos, contribuirá a frenar el daño que la radiación solar puede provocarnos.

Como vampiro, te recomendaría que vivieras de noche, pero puedes interpretar que mi humilde indicación quizá esté escondiendo el deseo de convertir las calles en una fuente de alimentación continua (nein). Podría dejar la radicalidad de lado (y de paso no joder la tranquilidad nocturna sobrepoblándola) y aconsejarte que evitaras tomar el sol pero, en el mundo tananoréxico en el que muchos nos encontramos, eso es cercano al sacrilegio así que, solo me queda pedirte que te cuides, porque la protección solar no es una moda o una cuestión de belleza, es una cuestión de salud.

¡Sed buen@s y hacedme caso!

Bibliografía:

1. Bagazgoitia, L. (2019) La luz azul de las pantallas y la piel. Blog de dermatología Dra. Bagazgoitia. Disponible en: <URL: https://dermatologia-bagazgoitia.com/2019/01/la-luz-azul-de-las-pantallas-y-la-piel-5039

2. Cho S, Shin MH, Kim YK, Seo JE, Lee YM, Park CH, Chung JH. Effects of infrared radiation and heat on human skin aging in vivo. J Investig Dermatol Symp Proc. 2009;14(1):15-9.

3. Denda M, Fuziwara S. (2008). Visible radiation affects epidermal permeability barrier recovery: selective effects of red and blue light. J Invest Dermatol. 128(5):1335-6.

4. Fatima, S.; Braunberger, T.; Mohammad, TF.; Kohli, I.; Hamzavi, IH. (2020). The Role of Sunscreen in Melasma and Postinflammatory Hyperpigmentation.

5. Godley BF, Shamsi FA, Liang FQ, Jarrett SG, Davies S, Boulton M. (2005). Blue light induces mitochondrial DNA damage and free radical production in epithelial cells. J Biol Chem. 280(22):21061-6.

6. Grether-Beck S, Marini A, Jaenicke T, Krutmann J. Photoprotection of human skin beyond ultraviolet radiation. Photodermatol Photoimmunol Photomed. 2014;30(2-3):167-74.

7. Kolbe, L 2012, How much sun Protection is needed? Are we on the way to full-spectrum protection?. Journal of Investigative Dermatology

8. Krutmann, J., Bouloc A., Sore G., Bernard BA., Passeron T. 2016. The Skin Aging Exposome. Journal of Dermatological Science

9. Liebel, F., Kaur, S., Ruvolo, E., Kollia, N., M.D. Southall, Irradiation of skin withvisible light induces reactive oxygen species and matrix-degrading enzymes, J.Invest. Dermatol. 132 (7) (2012) 1901–1907

10. Mahmoud BH, Ruvolo E, Hexsel CL, Liu Y, Owen MR, Kollias N, Lim HW, Hamzavi IH. Impact of long-wavelength UVA and visible light on melanocompetent skin. J Invest Dermatol. 2010;130(8):2092-7.

11. Maxim E. Darvin, Stefan F. Haag, Jürgen Lademann, Leonhard Zastrow, Wolfram Sterry and Martina C. Meinke (2020). Journal of Investigative Dermatology 


13. Pandel R, Poljšak B, Godic A, Dahmane R. Skin photoaging and the role of antioxidants in its prevention. ISRN Dermatol. 2013; 2013: 930164



16. Schlumpf, M., Cotton, B., Conscience, M., Haller, V., Steinmann, B. y Lichtensteiger, W. (2001). In vitro and in vivo estrogenicity of UV screens. Environ. Health Perspect. 109: 239-244.

17. Witorsch, RJ. & Thomas, JA. (2010) Personal care products and endocrine disruption: A critical review of the literature, Critical Reviews in Toxicology, 40:sup3, 1-30, DOI: 10.3109/10408444.2010.515563
Share:
© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle