domingo, 26 de enero de 2020

Vis Viva - Retinyl + Frankincense Restorative Oil Serum


Si en alguna ocasión habéis pensado que el número de aceites que tenéis abiertos o que utilizáis de forma alterna, se os ha ido de las manos y que sois marcianas, quizá lo seáis pero solas, tampoco es que estéis. No se si consuela o es una estupidez, pero es una realidad...

Confieso que es el pilar de mi rutina facial nocturna (sí, solo lo uso de noche).  Es el que más principios activos atesora, el que noto más efectivo y en el que me embadurno sin ningún cargo de conciencia los 365 días del año. 

El aceite del que os voy a hablar hoy no lo conocéis (esto es una apuesta personal). Está creado por Vis Viva, una marca inglesa muy pequeña y poco conocida. Apuestan por crear productos que combinen extractos botánicos con ingredientes naturales de la piel que hacen que esté en perfectas condiciones. Creo que no son veganos pero sí crueltyfree y sus fórmulas están libres de químicos que supongan una carga ambiental. 

Mi curiosidad se topó un día con un aceite rojo. El resto, os lo podéis imaginar:

retinol, aceite facial, Vis Viva Skincare, cosmética nicho, retinyl palmitate
Vis Viva - Retinyl + Frankincense Restorative Oil Serum

Su nombre es Retyinyl + Frankincense Restorative Oil Serum y ha sido el primer producto con retinol que he introducido en mi rutina. La marca lo describe como un aceite aromático y sedoso que combina poderosos ingredientes activos que nutren, hidratan y mejoran la barrera de protección natural de la piel, restaurando la vitalidad y obteniendo una piel luminosa. 

La fórmula es bastante sencilla. Contiene:

  • Triglicérido caprílico, que se obtiene dividiendo las moléculas del aceite de coco para que sean más pequeñas y la piel las absorba con mayor facilidad. 
  • Escualeno de oliva, una molécula que la piel contiene de forma natural y que suministra oxígeno a las células, las nutre y las protege. Refuerza la protección natural de la piel, regenera, nutre y tiene una gran capacidad antioxidante. 
  • Aceite de macadamia - Hidrata, suaviza y mejora la elasticidad de la piel gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales, especialmente Omega9.
  • Colesterol - una grasa natural que protege la piel, mantiene su hidratación y la refuerza. Una de las fuentes más frecuentes de obtención es la lanolina, una grasa presente en la lana de las ovejas, compuesta, entre otros, por esta sustancia.
  • Incienso - con propiedades equilibrares, cicatrizantes y antiinflamatorias. Retrasa el proceso de envejecimiento de la piel y ayuda a su regeneración. Útil en el tratamiento de manchas y cicatrices. 
  • Tocoferol o vitamina E, con propiedades antioxidantes. 
  • Retinyl palmitate, una forma de retinol encapsulado en aceite que lo hace mucho más estable y resistente a la oxidación. 
  • Extracto de alkanna, responsable del color rojo del aceite y que viene siendo utilizada desde la antigüedad. Originaria de la cuenca mediterránea es conocida también como raíz del diablo o raíz del traidor. Desde Grecia hasta el siglo XVI se tiene constancia de su utilización como tinte para las mejillas y se conoce también, que los celtas la usaban por sus propiedades reparadoras y cicatrizantes. 

Os dejo el inci completo:

Caprylic/Capric Triglyceride, Squalane (Olive), Macadamia Ternifolia Seed Oil*, Cholesterol, Boswellia Serrata (Indian Frankincense) Resin Extract, Tocopherol, Retinyl Palmitate, Alkanna Tinctoria (Alkanet) Root Extract, Boswellia Carterii (African Frankincense) Gum Oil, Limonene.

El envase contiene 30 ml y su precio ronda los 55€. Lo compré directamente en su tienda online. No se vende en España aunque comienzan a tener algunos puntos de distribución. 

La forma de uso es utilizar de 3-5 gotas sobre el cuello y rostro limpio, por la noche. Es imprescindible utilizar siempre un protector solar durante el día, pero utilizando este tipo de productos, más. 

Tiene una textura bastante ligera. Podríamos aceptar sedosa. En su olor, el rey es el incienso y su aroma resinoso. La intensidad es media y no es desagradable pero que nadie se espere un olor evocador o que pueda gustar a la mayoría del público. 

Volvamos al retinol. Es un tipo de ácido con múltiples beneficios para la piel, especialmente para pieles maduras o que muestras signos del paso del tiempo porque mejora la textura, reduce las arrugas, repara los daños y estimula el colágeno. El origen del retinol es la vitamina A presente, de forma natural, es muchos aceites, como pueden ser: baobab, zanahoria, rosa mosqueta, sacha inchi, etc. 

Igual que es altamente efectivo y tiene unos beneficios muy destacables para la piel, hay que tener cierta precaución con él porque también se experimentan algunos efectos secundarios. Tiene una capacidad irritante alta. En pieles normales, se puede manifestar como cierto picor, enrojecimiento o escozor que, según se va utilizando, suele desaparecer. Estos efectos suelen tener una intensidad más alta en pieles sensibles por lo que tienen (tenemos) que ser precavidas al usarlo.

Como os he dicho arriba, el retinyl palmitate es una forma encapsulada de retinol en aceite, mucho más estable, menos irritante aunque también menos efectiva. La forma más efectiva, sería el ácido retinoico (por si os interesa) y, consecuentemente, el más irritante. 

Mi experiencia es rotunda: poros más cerrados, piel más lisa, más luminosa y más tersa. Obtengo efectos positivos innegables sin embargo, también tengo que tener mucho cuidado. Comencé a utilizarlo de forma continua durante cinco días aproximadamente pero, al sexto empecé a experimentar un aumento de la sensibilidad, enrojecimiento y unos granitos pequeños y maravilloso que tardan una eternidad en desaparecer. Aprendí que la alternancia era importante aunque no iba a ser lo único que me quedaba por aprender. Cuando recuperé la normalidad y, alentada por los efectos positivos, retomé su uso. Lo alternaba con otros aceites y lo usaba día sí y dos días no. Volví a experimentar un momento de sensibilidad, mucho menos intenso que el primero, eso sí. Ahí me di cuenta de que, en una piel sensible como la que tengo, no podía considerar este aceite como una aceite más, de forma individual, sino como un exfoliante y que debía adaptar toda mi rutina semanal si lo usaba. ¿Qué significa esto? Que si lo utilizo de forma alterna, pero continua, no puedo combinarlo con exfoliantes porque todo suma y mi piel no lo soporta. He bajado la exfoliación de dos por semana a uno, he disminuido el tiempo de exposición de los exfoliantes (a 5 minutos) y utilizo este aceite un par de días.

Sí que tengo que precisar que no he notado que mi piel se haya acostumbrado y que pueda utilizarlo con más frecuencia. 

El retinol me parece un ingrediente muy interesante y muy positivo en cualquier rutina, siempre y cuando, tengamos en cuenta las peculiaridades que tiene y conozcamos nuestra piel. La prudencia, en este caso, me parece vital. 

Este producto en concreto me gusta. No tengo otros referentes para comparar así que mi opinión es un poco limitada. La fórmula me parece que está bastante bien aunque es un producto no muy próximo y con un precio elevado. Si os interesa, os recomiendo que sigáis a la marca en redes porque hay promociones y descuentos, de vez en cuando. Yo lo compré con un -20%. 

Si habéis llegado hasta aquí, os convalidan la otra mitad del Quijote 😂.

¡Sed buen@s!
Share:

2 comentarios

  1. Yo también uso aceites solo por las noches. De retinol he usado dos recientemente y no me han dado reacción pero los he aplicado con mucho cuidado respetando días entre medias y demás. Tomo nota de este para un futuro. bsts

    ResponderEliminar
  2. El tema de la sensibilidad, por lo que voy aprendiendo el Limonene no ayuda nada y sigo sin entender porque lo meten... es una lástima, aunque alternando funcione. Me llama la atención por los resultados que cuentas, y no estás sola, yo también por la noche el uso de aceites y ¡cómo me gusta! la piel es otra.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle