miércoles, 8 de julio de 2020

El perfume: historia de una obsesión.

Mi vida es una asignatura pendiente. Podría asumir la procrastinación como forma de vida y finiquitaba el tema pero para postergar, se necesita memoria. Llevo años pensando en escribir sobre perfumes y, ¿lo he hecho? Nein, nein, nein... nunca me acuerdo.

Si la cosmética me gusta, los perfumes me obsesionan. Desde pequeña los he utilizado y tengo muchos recuerdos y personas asociados a ellos. Una colonia de baño que guardaba mi tía abuela en un frasquito naranja y que me daba a oler de vez en cuando; Lulú de Cacharel oculta en algún anuncio de una revista de moda, de esos que tenían pestañas laterales que se despegaban; Don Algodón y Mango en mi piel, a principios de los 90's; mi madre siempre envuelta en Aire de Loewe; mi padre descubriendo Fahrenheit de Dior; aquella profesora de historia y su obsesión por Anaïs Anaïs de Cacharel; aquella amiga que solo usaba White Musk de The Body Shop... podría seguir.

Siempre he creído que los perfumes son una forma ideal de transmitir y que revelan más de la persona que los zapatos o el bolso que lleva. Las notas aromáticas dibujan en nuestra piel una huella particular, única e intransferible. Química mezclada con una declaración de intenciones: quién soy, cómo me siento o cómo quiero que me veas. Quizá sea este el motivo por el que no me gusta que me regalen perfumes que no haya elegido previamente. Nadie como yo para saber a qué quiero oler. 

Pese a que tengo un gusto muy marcado y tengo predilección por la misma familia olfativa oriental amaderada, la experimentación, la curiosidad y las diferentes temporadas marcadas por las temperaturas, configuran una horquilla de aromas variadita y sabrosona que se ha ido traduciendo en una colección de perfumes modesta, aunque relevante (sobre todo por el espacio que ocupa). Colección que será ampliada, pinky promise. Os dejo una foto de muestra de algunos de ellos:

perfumes nicho; colección de perfumes; perfumes
Colección de perfumes
Huyo de tendencias y novedades porque el primer mandamiento de mi vida perfumística es: "No olerás a alguien que conozcas", que se complementa con el segundo: "No olerás a lo que todo el mundo huele". No digo con esto que no haya claudicado ante las maravillas de algún perfume popular de turno, pero no suele ser lo común. La perfumería nicho captó mi atención hace años y me robó el corazón. 

Siguiendo con los mandamientos, desvelo el tercero: "Los perfumes son como los ángeles, no tienen sexo" y aquí me desnudo y revelo uno de mis grandes vicios: los perfumes unisex. Recuerdo cuando lanzaron al mercado CK One como paradigma. No, eso no es un buen ejemplo, eso es un perfume aburrido, simplón y que nunca ha pretendido ofender. Muchos han seguido su estela y abanderan el "olor a limpio" como máxima expresión de lo que quieren ser, con el peligro real de entrar a competir en la liga de los suavizantes. Cuando hablo de "unisex" pienso en perfumes con carácter y sin complejos, que pueden funcionar tanto en hombres como en mujeres, sin pasar de puntillas intentando encajar en estereotipos.

¿Qué busco en un perfume? Lo primero, la sorpresa. Más allá de que encaje con mis gusto olfativo, necesito que me sorprenda, que me regale combinaciones de notas que no espero, que no he olido antes y que lo conviertan en algo único. Lo segundo, una duración de buena a excelente y una estela alta. No hablo de colonias de bebé, hablo de perfumes. Un perfume tiene que durar en la piel (sea como esta sea) y tiene que proyectarse al exterior de una forma considerable. Quiero tener la posibilidad de modular la intensidad del perfume que uso. Y al hilo de la longevidad... no tolero su falta en perfumes caros y marcas con mucha fama, que existen y de las que os hablaré.

¿Naturales o sintéticos? En los últimos tiempos, con el auge de la cosmética natural, la perfumería se ha contagiado de la tendencia y han comenzado a surgir con relativa fuerza, propuestas aromáticas basadas exclusivamente en aceites esenciales, sin aromas sintéticos. Mi posición al respecto es prácticamente la misma que con la cosmética natural: si es igual o mejor, la prefiero, es decir, si un perfume natural me funciona exactamente igual que uno convencional, no me dolería pagar algo más por él. 

Dicho esto, también digo que creo que es un escenario que no se va a producir. La limitación de los aromas y la durabilidad en la piel de las fórmulas son grandes handicaps. Si condenamos las notas producidas en laboratorio, perdemos una parte muy importante de la estructura de muchos perfumes, algunos terriblemente icónicos (unas 300 notas naturales versus miles sintéticas). El desarrollo de los aromas sintéticos ha posibilitado no solo una excepcional riqueza de matices en los perfumes sino también, poder recrear aromas naturales de origen animal, como el almizcle (sin que ningún ciervo u otro animal, sufra por ello). Lo mismo ocurre con los fijadores sintéticos que aseguran que el perfume va a permanecer en la piel durante un tiempo considerable. Repito: si no dura, qué sentido tiene utilizar un perfume. Existen fijadores naturales pero, al menos mi experiencia, es que no fijan ni remotamente parecido. 

Y con esta presentación formal, doy por inaugurada sección con pestaña propia, que es lo menos que se merece. A partir de aquí, os iré hablando de los perfumes que pasan por mi vida, de algo de teoría y un poquito de historia (apasionante) y confío en poder contagiaros aunque sea tímidamente, mi pasión por la perfumería. 

¡Sed buen@s!
Share:

4 comentarios

  1. Uauuuu!!! Me ha encantado esta entrada :) Has hablado de colonias y prefumes que también han sido importantes en mi vida (Anaïs Anaïs, Lulu, Farenheid, Aire... incluso el de musk de Body Shop!). Parecía que estuvieras recitando la historia aromática de mi vida... jejeje...

    Con ganas de leer tus próximos post :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! Jajajaja es lo que tiene tener una edad parecida 😜. Me alegro mucho de que te haya gustado! Tengo un montón de perfumes de los que hablar 😀😘

      Eliminar
  2. Deseando que sigas hablando del tema!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay qué bien! Me hace mucha ilusión, muchas gracias 😘😘😘

      Eliminar

© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle