domingo, 27 de septiembre de 2020

FranChouliPom Nourishing Facial Serum - Terre Verdi

¡Uno más... y los que vendrán!

El otro día, alguien me dejó un comentario preguntándome sobre qué era mejor utilizar en una rutina,  sérums o aceites. Voy a aprovechar esta entrada para ampliar la respuesta que le di y, de paso, alabar un poquito esa maravilla líquida que son los aceites. 

En esta ocasión, el protagonista viene de mano de la firma italiana de cosmética natural certificada TERRE VERDI. Inspirada en Sicilia, cuenta con una gama bastante completa de productos enfocados al tratamiento facial y corporal. Como marca, le respaldan diferentes sellos de calidad como COSMOS, COSMEBIO & ECOCERT, ICEA Y SOIL ASSOCIATION. Todos sus productos son veganos y Cruelty Free.

Hace tiempo que la conozco pero, hasta el momento, no había probado ninguno de sus productos. Antes del verano, Alessandra, su creadora, se puso en contacto conmigo y me invitó a que eligiera un producto para hablaros de él. Revisé las formulaciones y me parecieron muy interesantes... especialmente la de este aceite con nombre impronunciable, el FranChouliPom Nourish Facial Serum:

Aceite facial Terre Verdi

Es un sérum en aceite orientado a tratar pieles secas o maduras. Su composición es 100% natural y vegano, con un 99% de ingredientes de origen orgánico.

Su fórmula está compuesta por una mezcla de cuatro aceites que comparten ligereza y poder antioxidante: argán, camelia, granada y jojoba:

  • El aceite de argán es rico en polifenoles, carotenoides, tocoferoles y fitoesteroles. Ayuda a la piel a frenar la acción de los radicales libres y, además, tiene propiedades bactericidas y fungicidas. 
  • El aceite de camelia es consumido por el ser humano desde, al menos, el 600 A.C. Contiene vitaminas A, B, D y E y ácidos grasos esenciales como Omega 6 u Omega 9 que ayudan a restablecer la elasticidad y la suavidad. Además, ayuda a equilibrar la producción sebácea e hidrata la piel. 
  • El aceite de granada es rico en ácido punícico (entre un 65-75%) que rejuvenece, aumenta la producción de colágeno, mejora la elasticidad y protege la piel. Además, trata las irregularidades de tono. 
  • El aceite de jojoba tiene unas ceramidas muy similares a las de la propia piel por lo que penetra profundamente, mejorando el nivel de hidratación de las células y reparando la piel.

Además, contiene una sinergia muy interesante de aceites esenciales: incienso, pachuli, neroli y naranja dulce. Todos destacan por sus propiedades regenerantes, reafirmantes, antinflamatorias y calmantes. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Argania spinosa (argan) kernel oil*, camellia oleifera (white tea) seed oil*, punica granatum (pomegranate) seed oil*, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil*, tocopherol (vitamin E), boswellia neglecta (frankincense) oil*, pogostemon cablin (patchouli) leaf oil*, citrus aurantium (neroli) flower oil, citrus sinensis (sweet orange) peel oil*, citral**, geraniol**, farnesol**, limonene**, linalool**
* denotes organic ingredient
** occurring naturally in essential oils

El envase contiene 30 ml. y su precio es de 42,95€. Lo podéis conseguir directamente en la página web de la marca o en alguna tienda que la comercialice. Googlead, please.

Como os decía arriba, tiene una textura bastante ligera. La piel lo absorbe muy bien y no deja una sensación pesada. Puede ser usado tanto en rutinas de día como de noche. 

El olor es natural, de intensidad media a baja. En mi nariz destaca el argán unido al del incienso, el resto se aprecian muy sutilmente. Suelo calentar unas 5 gotas en las palmas de las manos y, antes de aplicar, aspiro el aroma. Me parece calmante y reconfortante. 

La piel queda cómoda, elástica y nutrida. Lo uso siempre en mi rutina de noche (por la mañana prefiero usar serums) y me ha funcionado bien tanto en el ambiente seco y muy caluroso de un julio madrileño en el que mi piel no necesita una nutrición excesiva como en uno más extremo, de montaña, muy seco en el que necesito el doble de hidratación y de nutrición. El aceite se ha adaptado a las necesidades que he tenido en cada momento con buenos resultados. 

Además, me vino muy bien para calmar y desinflamar la zona de las mejillas, que se lleva bastante mal con el poco sol que recibe...

Os decía al inicio que iba a aprovechar para hablar de sérums y de aceites. Comienzo diciendo que  estoy completamente en contra de la utilización de la denominación "serums en aceite" para referirse a un aceite porque crea confusión. La diferencia está en la base de la fórmula: agua, en el caso de los sérums, aceite en el caso de los ídem. El agua hidrata y el aceite nutre. Junto a estas propiedades, tendrán las de otros componentes que la fórmula incluya de cada uno incluya.

Por lo general, los primeros se van a absorber mejor y van a dejar la piel con un acabado más mate o natural; los segundos va a costar un poco más que se absorban y tienden a aportar mayor jugosidad. La utilización de uno u otro es complementaria, incluso, hay gente que los utiliza en la misma rutina, uno detrás de otro. Si optamos por esta opción, deberemos aplicar primero el sérum. El tamaño de las moléculas de los aceites es mayor y, si cambiáramos el orden, estaríamos impidiendo que el serum penetrase correctamente.

Todos los tipos de piel puede utilizar ambos productos. Desterremos la idea de que una piel grasa no puede utilizar aceites porque es contraproducente, sólo tendrá que buscar mezclas de aceites no comedogénicas, igual que una piel sensible tendrá que tener cuidado con los sérums que contengan alfahidroxiácidos, es decir, la clave está en buscar un producto que se adapte a las necesidades y características de cada piel. 

¿Qué es la comedogenicidad? Es la mayor o menor capacidad que tiene un aceite vegetal de obstruir los poros. Se clasifican en una escala que va del 0 (nada comedogénico) al 5 (muy comedogénico). Para una piel grasa, los aceites adecuados deberán estar comprendidos entre el grado 0 al 2, no más allá. El FranChouliPom de Terre Verdi contiene aceite de argán (grado 0), aceite de camelia (grado 1), aceite de granada (grado 1) y aceite de jojoba (grado 2). Por tanto, esta mezcla sería apta para pieles grasas (perfecto para pieles grasas maduras).

Por último, os voy a dar un motivo más por el que usar aceites (sí, soy muy flan de los aceites): el masaje. Su extensibilidad, untuosidad y mayor dificultad para que la piel absorba, nos brinda la posibilidad de regalarnos un masaje cada vez que los apliquemos. No solo vamos a ayudar al producto a penetrar en la piel sino que activaremos la circulación (básica para la renovación celular), mejoraremos el drenaje, la flacidez y nos ayudará a relajarnos. Cinco minutos... todo son ventajas. 

Hasta aquí el post de hoy. ¿Conocéis la marca?, ¿habéis probado algo? Si tenéis cualquier duda, ¡dejádmela en comentarios!

¡Sed buen@s!
Share:

sábado, 12 de septiembre de 2020

Au Revoir - Productos terminados invierno 2019-2020

Saco a pasear el flagelo y acaricio mi espalda con él. Llevo un retraso más que considerable en esto de enseñaros los productos terminados. Lo más gracioso es que pensé sería menos (mi retraso) si los agrupaba por estaciones... pues no. Me callo y empiezo que, el de hoy, es un post interminable. 

Rostro y maquillaje:

Productos terminados, au revoir

Comenzamos con una mascarilla purificante, la Detox Dust de Bybi. No soy mucho de utilizar este tipo de productos porque a mí me dan pereza y a mi piel, respeto. Sin embargo, este en concreto tenía unos puntos muy positivos: era en polvo por lo que no se secaba en el envase; era cómoda de aplicar y usar porque dejaba una capa fina y se secaba rápido y los resultados eran buenos: poros más reducidos y muy limpios. No repito porque tengo otras parecidas. 

Las aguas micelares y yo tenemos una relación amor/odio. Tengo la sensación de que no son todo lo suaves y efectivas que deberían ser y siempre me dejan una sensación algo pringosa. Sin embargo, me gusta tener alguna en mi armario. La de Biofficina Toscana (agua micelar a los frutos rojos) no me ha gustado especialmente. Suelo usarlas sobre todo para terminar de retirar el maquillaje de ojos y me escocía. En la piel tampoco era nada especial y me dejaba una sensación muy pegajosa. No repito. 

Siguiendo con productos de la marca, el Sérum reequilibrante diré que me he cansado de repetir que es una maravilla a un precio muy económico. Se lo recomiendo especialmente a las pieles sensibles que quieran un producto ligero e hidratante, que calme su piel. He repetido varias veces y no descarto repetir. 

El azul es el claro ejemplo de que tengo una vena algo masoquista y me empeño en terminar lo que no me gusta. El Tropical Super Serum de Lani empezó a no gustarme el primer día que lo probé y os podéis imaginar que la cosa no mejoró. Pesado de textura y poco sensorial. No repito. 

Las últimas novedades que probé de Evolve Beauty fue su gama Multipeptide y es, de lejos, la que más me gusta. Tanto su sérum como la crema son una delicia para una piel seca y/o madura. Una textura de crema densa, no excesivamente pesada y con un aroma a cacao suave pero rico. Podría repetir. 

Si buscáis un contorno de ojos con una relación calidad/precio excelente, bastante hidratante pero ligero, que trate los signos de la edad y las bolsas, deberíais probar el Expert Eye Duo 1 de Jane Scrivner. Mi contorno favorito del momento. He repetido. 

El aceite para el contorno de ojos Ba+S de Odacité es un producto que hay que comprender. Su principal dificultad son los 5ml. que trae, a un precio que ronda los 50€. Según google, eso se traduce en 100 gotas (depende del gotero, puntualizo) ergo 0,50€ por gota. Caro, bastante caro. Yo usaba una única gota mezclada con el contorno de ojos cada noche. Noté una mejoría considerable de la nutrición de la zona y, consiguientemente, disminución de las líneas de expresión (se ven menos). Desde entonces, siempre combino un aceite con una crema. No este, otro (made by me) y los efectos son similares así que no repito. 

También he terminado el Firming and Calming Eye Contour de Shui Botanicals. Tiene una buena relación cantidad/precio, una textura ligera y sedosa que se absorbía fácilmente, pero no cubría todas mis necesidades de nutrición. Creo que en una piel más joven o menos exigente, podría funcionar muy bien. No repito. 

EOS Vanilla... Creo que es el último y prometo que así será. Los EOS son bálsamos agradables, con buenos sabores, divertidos... pero nutren poco. Además que he usado tantos, que me he aburrido. No repetiré, lo juro.

Soy bastante alérgica a los productos con mucha fama porque mis expectativas no se suelen ver cumplidas. La mascarilla más famosa de Fresh Beauty es, sin duda, la Rose Face Mask. Me cansé de verla en vídeos de youtubers americanas antes de que la marca se pudiera conseguir fácilmente en España y, cuando pude hacerme con ella, me di cuenta de que, pese a que la fórmula podría ser mejor, hidrata muy bien la piel (ojo, hidrata) y la experiencia de uso es más que agradable. Compré la minitalla, usando la neurona que funciona y me ha dado para bastantes usos. Podría repetir. 

Continuando con mascarillas, la Beauty Activate de Alkemie es una mascarilla exfoliante enzimática. Más allá de que funcione, que lo hace y deja la piel radiante, su principal ventaja es que podía usarla sin problema aunque mi piel es sensible. Me ha gustado mucho y podría repetir también.

Seguimos con dos productos de la marca S5 Skincare. Si me seguís desde hace algún tiempo, sabréis que es una marca que siempre me ha gustado mucho pero... llegó la reformulación. Esto es un tema bastante frustrante porque es prácticamente imposible que un producto que pruebas y se convierte en tu favorito, vaya a mejorar cuando cambian la fórmula y eso es precisamente lo que me ha sucedido. Me enamoré del Sérum Calm, para pieles sensibles, porque me dejaba la piel aterciopelada, calmaba rojeces, hidrataba suficientemente y tenía un olor delicioso. La nueva versión es parecida pero los resultados en mi piel son menos espectaculares. Es más ligero, hidrata menos, calma bien y huele menos rico. La Serenity Cream de la misma línea es un poco lo mismo. En mi opinión han intentado "democratizar" la línea y hacerla apta para una horquilla de público más amplia pero a mí me han perdido en ello. No repito. 

Otros dos productos de la misma marca, en esta ocasión Nui Cosmetics. Su Natural Liquid Foundation, de la cual tenéis review, sigue siendo mi favorita: es ligera, tiene una cobertura media, un acabado natural, es muy cómoda de llevar y deja la piel radiante. La máscara de pestañas también funciona bastante bien. El pigmento tiene una intensidad alta, da volumen y separa bien las pestañas. Su problema es que se seca en seguida. Repetiría con la base, no con la máscara.

Del solar de Salt & Stone os hablé la semana pasada en profundidad así que no me quiero extender mucho. Me gustó pero el fantasma de la reformulación ha vuelto. No sé si ahora funcionará igual. No creo que repita. 

Por último, el Lasting Precision Automatic Eyeliner and Khôl de KIKO. Podría tener un nombre más largo, no penséis que no. Asumiendo mi parte de culpa y no funcionando mal, no repetiría nunca porque la mina tiene una tendencia obsesiva a partirse y se evapora con mirarla. El pigmento es intenso, se desliza con facilidad, aguanta bien pero se gasta rápidamente, se parte y se despunta asquerosamente. Prefiero mil veces el Longlasting de Essence (que además es mucho más económico)

Cuerpo y cabello:

productos terminados, au revoir

Estuve guardando como un tesoro el jabón Crush de Kia Ora Botanicals hasta que me quedé sin jabones y tuve que tirar de él. Fue una edición limitada de San Valentín y se colocó en el podio junto a Pangea, ocupando el número uno de mis favoritos. Repetiría sin dudarlo. 

Otros dos productos de la marca son el champú Rosmarin, que habéis visto en cientos de ocasiones y con el que siempre repito y la barrita hidratante Joy que me ha gustado mucho cómo huele aunque, al final de su vida útil, me dio algún quebradero de cabeza porque el corazón estaba como granulado y me costó mucho aplicarla. Tengo otros de ambos así que, repito. 

La idea esta de unir champú y acondicionador en un solo producto siempre me ha parecido buena aunque no puedo evitar pensar que no es otra cosa que un champú hidratante. El Zinc & Sage Shampoo de John Masters Organics no ha sido un gran hallazgo. No tengo el cuero cabelludo sensible así que no os puedo decir cómo funciona. Como champú no me ha gustado nada. Me dejaba el cabello sin volumen, no pesado pero sí pegado a la raíz. A mí me olía a yogur de coco, nada de salvia. No repetiré. 

Me siguen quedando productos de la línea de Cardamomo y té blanco de Fresh Line Cosmetics y siguen siendo mis favoritos. Os resumo la historia: no se vende en España y me la trajeron de Alemania. Ahora ya no se encuentran estos productos. Tengo más así que, he repetido. 

Si alguien duda de que me gustan mucho los desodorantes de The Natural Deodorant que deje de dudar. En cada post de terminados saco varios y este no iba a ser menos. Dos versiones Vanilla Manuka y Grapefruit Mint, ambos de la gama Clean (gama de protección intermedia, con bicarbonato). Me han gustado mucho ambas y sigo usando estos desodorantes así que, he repetido. 

Continuamos con Lush. El spray corporal Sakura fue una edición limitada que ahora han sacado a la venta en el tamaño grande de 200 ml. Tiene un olor floral destacando el limón, la mimosa y el azahar. Si os gusta el exfoliante Rub, rub, rub, huele similar. No es de mis favoritos así que no repito. El pedacito amarillo es el gel de ducha sólido de Honey I Washed de Kids. Soy muy fan de estos geles sólidos y este y el de American Cream son mis absolutos favoritos. No es solo que no contengan envase, es que no resecan la piel como sí hacen la versión líquida. Si os gustan los aromas, ni os lo penséis. Repetiré y repetiré. Por último, eso turquesa es lo que queda de la hidratante corporal sólida Once Upon a Time, con olor a la burbuja So White o a manzanas verdes. Salió para navidad hace un par de años y la compré porque el olor también es de mis favoritos. Tengo algunas de otros aromas así que, he repetido. 

Una señora como yo, que vive prácticamente pegada a una crema de manos, no podía vivir (no se cómo lo hacía) sin haber probado una de las mejores, según el criterio general. Se trata de la Crema de manos de karité (packaging especial aparte) de L'Occitane. Después de haberla probado, me asalta la duda de si mis manos son extraterrestres o la gente que dice tener las manos muy secas, mienten como bellacos. Me inclino por lo segundo (tamaño normal, cinco dedos, color rosadito). En mi opinión es un crema de manos bastante común, que deja una sensación pesada en las manos pero que no se traduce en una mayor hidratación y/o nutrición. Además, el olor no me parece nada destacable. Tristemente, he repetido porque compré dos :-(.

El último producto que os enseño es la Mascarilla capilar de banana de The Body Shop. El plátano me recuerda a la piña en la pizza, vivimos entre detractores y enamorados de su olor. Soy de las últimas. Me gustaba porque sí notaba una mayor hidratación pero no me daba un peso excesivo (mi gran temor de siempre). Creo que para cabellos gruesos o que tengan una necesidad alta de nutrición, puede quedarse corta. No suelo usar este tipo de productos con mucha frecuencia así que no repito.

Si habéis llegado hasta aquí, muchas gracias y ¡felicidades! Tiene mucho mérito. Si habéis probado alguno de los productos, me encantaría que me contaseis qué opináis de él. 

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 6 de septiembre de 2020

PROTECTORES SOLARES 2020: Salt Stone, Drunk Elephant, Whamisa, Pai Skincare


Protector solar

El año pasado me salté una "tradición" autoimpuesta de forma imperdonable. No os hablé del producto estrella del verano, que no es otro que el protector solar. Vengo a enmendar el error y me adelanto al fin de la temporada para hablaros de los que he estado y estoy usando en estas fechas. Hay mucha tela que cortar así que... poneos cómodos. 

SALT & STONE - SPF 30 SUNSCREEN LOTION

El primero en la lista es un solar de la marca californiana SALT & STONE. Comencé con él en 2019 y lo terminé esta primavera. Han cambiado la fórmula del producto y, sobre el papel, poco tienen que ver las dos versiones. 

SALT & STONE es una marca creada por Nima Jalali en 2017, una profesional del snowboard que, después de experimentar en sus propias carnes los efectos de practicar deporte al aire libre y buscando protectores solares sin químicos, decide crear una marca natural, orgánica, crueltyfree y con ingredientes de calidad.  No utilizan fragancias artificiales, sulfatos, derivados del petróleo, parabenos, ftalatos o sustancias modificadas genéticamente. 

Actualmente tienen 4 protectores solares, dos en stick y dos en crema, en versiones SPF 30 y 50.

protector solar salt stone spf30

Mi versión utilizaba óxido de zinc, no nano, al 20%, como filtro solar. Además, entre sus ingredientes podíamos encontrar aloe vera, que ayuda a mantener la hidratación de la piel y aporta vitaminas y minerales; aceite de coco, manteca de cacao y manteca de karité, ingredientes que protegen la piel frente a las agresiones externas y altamente nutritivos; aceite de jojoba en cuya composición se encuentran unas ceramidas similares a las de la piel y que le confieren propiedades reparadoras, etc.

La versión actual continua con el óxido de zinc casi al 23% pero ha introducido numerosos cambios creo que con el objetivo de hacer la fórmula más ligera. Ha sustituido el aceite de coco por coco-caprylate, que es una versión del aceite de coco más ligera; ha eliminado las mantecas de cacao y karité y el aceite de jojoba; ha introducido aceite de rosa mosqueta, aguacate y ácido hialurónico, una combinación menos nutritiva pero más hidratante y antioxidante y ha añadido "mierdecillas" varias como la dimeticona (silicona), butylene glicol (desconozco si su origen es mineral o natural) o el PEG-30 Dipolyhydroxystearate que es un emulsionante sintético. 

Inci 2019:
Zinc Oxide (Non-Nano) 20%.

Aloe Barbadensis Juice*, Cocos Nucifera (Coconut) Oil*, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Oil*, Glyceryl Stearate, Theobroma Cacao (Cocoa) Butter*, Vitellaria Paradox (Shea) Butter*, Stearic Acid, Cetearyl Alcohol, Sodium Stearoyl Lactate, Simmondsia Chinensis (Jojoba) Oil*, Cera Alba (Beeswax)*, Vanilla*, Phenoxyethanol, Xanthan Gum, Tocopherol (Vitamin E)*, Sodium Citrate, Hydroxyethylcellulose, Citric Acid. 
*Certified Organic.


Inci 2020:
Zinc Oxide (Non-Nano) 22.8%.

Coco-Caprylate/Caprate, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Isostearic Acid, Caprilic/Capric Triglyceride, Dimethicone, Octyl Palmitate, Butylene Glycol, PEG-30 Dipolyhydroxystearate, Cera Alba (Beeswax), Glycerol, Polyethylene, Gluconolactone, Sodium Benzoate, Calcium Gluconate, Rosa Canina (Rosehip) Seed Oil, Persea Gratissima (Avocado) Oil, Hyaluronic Acid, Naturally Derived Vanilla Fragrance, Glyceryl Oleate, Xanthan gum.

El envase contiene 88 ml y la fórmula es resistente al agua (80 minutos). Su precio rondaba y ronda los 20€ y podéis encontrarlo, por ejemplo, en Naturisimo. 

La versión que yo utilicé era una maravilla. Su tacto era seco, no se notaba sobre la piel, no dejaba sensación de tirantez, no dejaba rastro blanquecino (ojo, que soy Casper) y era muy cómodo de llevar. Supongo que la versión actual habrá mejorado la experiencia de uso pero son suposiciones. Eso sí, ha conservado el olor a vainilla.

Sobre los ingredientes, quiero incidir en lo que siempre digo, es una cuestión de "religión". Para mí, que uso cosmética natural, hay ingredientes que no me gusta ver en las fórmulas. Eso no implica que sean perjudiciales. La dimeticona es un buen ejemplo. Para la piel es en teoría inocua, no perjudica pero tampoco aporta. Digo en teoría porque cuando me aplico productos que la contienen, siempre acabo con algún granito puntual. No es importante pero creo que, para mí, tampoco es necesario. Es un ingrediente que se utiliza para aportar determinadas texturas o acabados, no trata la piel. Next.

Si no queréis este tipo de ingredientes, tenéis las versiones en stick que parece ser que conservan un inci inmaculado. Y nos volvemos a mover en el mundo del "parece". La marca no facilita en su propia web las fórmulas y me he encontrado en otras tiendas que comercializan la marca, listados de ingredientes que no corresponden... Si es un tema que es importante para vosotros, mirad en varios sitios. En Laconicum, por ejemplo, atribuyen la fórmula del stick al protector SPF50 líquido que tiene la misma fórmula que el de 30 que os he dejado arriba. Si es por error, deberían ser más profesionales; si son conscientes... feo, feo. 


DRUNK ELEPHANT - UMBRA SHEER™ PHYSICAL DAILY DEFENSE SPF 30

Cada vez que veo este protector en el armario, me acuerdo de Ada, The Intelligent Beauty. Ambas tenemos la piel muy distinta, la suya tira a mixta/grasa y la mía a seca y, por lógica, no nos gustan los mismos productos. Es más, diría que nos gustan los productos opuestos. 

Hacía un día que lo había comprado cuando sacó la review en Instagram de este protector y manifestó su odio hacia él, pensé que mi relación con él iba a ser mejor... pensé. 

La americana DRUNK ELEPHANT, referente de la combinación de efectividad y simplicidad de las fórmulas de los productos cosméticos, cuenta entre sus filas con este protector solar, que hay recibido varios premios, tanto de la crítica como del público (ejem 🙄):

Protector solar Drunk Elephant

De él dicen que es un protector solar cargado de antioxidantes como la astaxantina, zumo de uva y extracto de brote de girasol para minimizar la aparición de fotoenvejecimiento para lucir una piel con un aspecto más joven. Infusionado con semilla de frambuesa y aceite de marula, proporciona la hidratación que la piel necesita y minimiza finas líneas y arrugas. 

También añaden que su formulación no deja residuo blanco o graso y que es apto para todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles. 

El ingrediente activo que utiliza vuelve a ser óxido de zinc al 20%, como en el caso anterior. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Active ingredients: zinc oxide 20%

Inactive ingredients: water, caprylic/capric triglyceride, dicaprylyl carbonate, pentylene glycol, glycerin, steareth-2, propanediol, steareth-21, polyhydroxystearic acid, cetearyl alcohol, silica, sclerocarya birrea seed oil, aloe barbadensis leaf extract, chondrus crispus extract, haematococcus pluvialis extract, helianthus annuus (sunflower) sprout extract, vitis vinifera (grape) juice extract, helianthus annuus (sunflower) seed oil, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil, raspberry seed oil/tocopheryl succinate aminopropanediol esters, hydrolyzed wheat protein, tocopheryl acetate, tocopherol, sea water, acetyl glucosamine, cetearyl glucoside, sodium stearoyl glutamate, tetrahexyldecyl ascorbate, glycine, sucrose, lecithin, triethoxycaprylylsilane, xanthan gum, trisodium ethylenediamine disuccinate, caprylhydroxamic acid, caprylyl glycol, phenoxyethanol, chlorphenesin, sodium dehydroacetate, iron oxides (CI 77491)

El envase contiene 90 ml y su precio es del 33€. Lo compré en Cultbeauty

Tiene una textura bastante ligera aunque, aplicado sobre mi piel, no se traduce en una sensación de ligereza ni de absorción. El rostro queda jugoso (en exceso para mi gusto) y algo pringoso. 

No comparto lo que dice la marca sobre que no blanquea. Hay protectores que blanquean mucho más pero sí que me deja más pálida de lo que ya soy de serie. Apuesto porque, en pieles más oscuras, el efecto será más acusado. 

El aroma es bueno. A crema facial tradicional. 

La página publica una encuesta sobre 50 mujeres de entre 25-55 años y arroja los siguientes resultados:
  • El 98% sintieron su piel protegida
  • El 94% encontró que el producto es suave con la piel y que no irrita. 
  • El 93% apreció su piel más suave y más tersa.
  • El 88% la sintió más hidratada
  • El 88% estuvo de acuerdo en que su piel tenía un brillo saludable con su uso. 

El primer punto es bastante subjetivo así que no tengo mucho que comentar. 

Sobre su acción en pieles sensibles estoy de acuerdo. No he notado ningún tipo de sensibilización al utilizarlo pero puedo decir lo mismo de todos los protectores de los que hoy os hablo. Igual que, salvo el primero, el resto si entra en los ojos, escuece y deja película (espero no ser la única torpe que sufre estas cosas).

Piel suave, tersa, hidratada... no he notado una mejora visible de mi piel achacable a su uso. 

Por ultimo, estoy completamente de acuerdo en lo del brillo... De hecho, repito que es bastante excesivo. Aunque no es un tema que me suela incomodar, si hablamos de protectores solares, prefiero siempre acabados mates. Es incómodo sentir la piel pegajosa y lo es más si hace mucho calor, hace algo de aire (pelo, mosquitos, polvo) o pretendes maquillarte encima. Soy plenamente consciente de que es un protector solar físico y que las texturas nunca van a ser tan ligeras como uno químico pero he probado otros mucho mejores en este aspecto. 

Resumiendo, me gusta la fórmula y el olor pero lo veo poco práctico como protector urbano. 


WHAMISA - ORGANIC FLOWERS SUN CREAM SPF50 PA++++

He probado muy pocas cosas de la marca coreana de cosmética natural WHAMISA (sí, esta sí es natural) cuya señal de identidad es que todos sus cosméticos incorporan un método propio de fermentación de activos. Tan solo una esencia y un aceite desmaquillante pero, me parecieron tan buenos que, cuando vi que habían sacado un protector solar con SPF50, no me lo pensé dos veces y me hice con él. 

protector solar Whamisa

Dicen de él que es un protector solar a base de filtros 100% de origen mineral (nuestro querido óxido de zinc) que proporciona una alta protección solar frente a los rayos UVA/UVB y es ideal para proteger todo tipo de pieles, incluyendo las sensibles y las reactivas. Sin agua y con diferentes activos botánicos como aloe vera, aceite de semilla de uva o aceite de aguacate, para proteger la piel y mantener su hidratación.

Además incorpora, como en todas las fórmulas de la marca, ingredientes fermentados. Durante este proceso de fermentación realizado por enzimas y microbios naturales, por un lado se destruyen bacterias y microorganismos que pueden comprometer la estabilidad del producto y por otro, actúan sobre los activos reduciendo su tamaño y mejorando su capacidad de penetración. Además, enriquecen la fórmula incorporando aminoácidos y péptidos que nutren la piel como los extractos de col silvestre, espinaca, escutellaria asiática o peonía. 

Por último, destacar que también incorpora diferentes aceites y mantecas para aportar nutrición y vitaminas a la piel como: semilla de uva, oliva, aguacate o mango

Os dejo la lista completa:

*Aloe Maculata Leaf Extract, Zinc Oxide, *Oryza Sativa (Rice) Extract, Coco-Caprylate/Caprate, *Vitis Vinifera (Grape) Seed Oil, *Olea Europaea (Olive) Fruit Oil, Sorbitan Olivate, *Persea Gratissima (Avocado) Oil, Polyglyceryl-2 Dipolyhydroxystearate, *Brassica Oleracea Acephala Leaf Extract, *Spinacia Oleracea (Spinach) Leaf Extract, *Persea Gratissima (Avocado) Butter, *Mangifera Indica (Mango) Seed Butter, *Lactobacillus/Chrysanthemum Sinense Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Nelumbo Nucifera Flower Ferment Filtrate, *Lactobacillus/Taraxacum Officinale (Dandelion) Rhizome/Root Ferment Filtrate, Isostearic Acid, Beeswax, Polyhydroxystearic Acid, Cetearyl Alcohol, Cetyl Alcohol, Aniba Rosodora (Rosewood) Wood Oil, Mentha Piperita (Peppermint) Oil, ***Scutellaria Baicalensis Root Extract, ***Paeonia Suffruticosa Root Extract, ***Glycyrrhiza Glabra (Licorice) Root Extract, **Fragrance.

(*Certified Organically Grown **Natural Origin ***Naturally derived extract in Preservative function / Allergen: D-Limonene)

100% Naturales (64,1% de origen orgánico)

El envase contiene 60 gr y su precio es de unos 33€. Lo compré en Beclementine. Por lo que acabo de ver, han cambiado el packaging del producto y ahora es morado, en vez de amarillo. 

Tiene una textura muy densa. De hecho, cuesta un poquito que salga del envase. No se extiende con excesiva facilidad, deja residuo y blanquea bastante. No hace pelotillas pero, si no lo repartes bien, puedes presumir de un look paso de cebra. 

Tiene un olor a fruto seco. Muy suave. No es desagradable.

La piel queda pesada, bastante pringosa al tacto y con un acabado muy jugoso. He probado a utilizarlo antes del maquillaje pero tengo que prescindir de utilizar crema porque si no, se crea una especie de mortero consistente, que hay que retirar con espátula. A su favor diré que no he notado que reseque la piel.

El resumen va a ser parecido al anterior: me gusta la fórmula pero no me gusta como producto. Ni urbano ni campestre. Es el más pesado de todos y, junto con el de Drunk Elephant, el que más residuo deja en la piel. 


PAI SKINCARE - BRITISH SUMMER TIME: SENSITIVE SUNSCREEN SPF30

Por último, nos vamos de vacaciones a Reino Unido de la mano de la inglesa de cosmética natural y, especializada en piel sensible, PAI SKINCARE y su British Summer Time Sunscreen. Llama la atención que, una marca que comercializa sus productos en todo el mundo, bautice como británico a su protector solar, más teniendo en cuenta que Britania nunca se ha caracterizado por su sol abrasador.

Protector solar SPF30 Pai Skincare

Se trata de un protector mineral, formulado a base de extractos botánicos para proteger y reparar la piel. Como filtro, utiliza óxido de zinc no nano. Dicen que es especial para pieles sensibles, que no irrita, que su fórmula no es grasa y que se lleva bien con el maquillaje que apliquemos encima.

Protege no solo de los rayos UVA/UVB sino también de la luz azul y de los infrarrojos. Además, no daña los corales. 

Tiene SPF 30 y también utiliza Óxido de Zinc como filtro físico. 

De su fórmula, voy a destacar: el aceite de karanja, cuyo alto contenido en antioxidantes, le convierte en un aliado fantástico frente a la exposición solar; extracto de semillas de algodón con propiedades emolientes y humectantes; aceite de jojoba, una gran reparador de la piel por su alto contenido en ceramidas similares a las de la epidermis; extracto de vainilla, otro ingrediente con propiedades antioxidantes o aceite esencial de mandarina, que tonifica la piel. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Aqua , Zinc Oxide (21%) Caprylic/Capric Triglyceride, Cetearyl Alcohol, Pongamia Glabra Seed Oil, Glycerin, Dodecane, Coco Glucoside, Gossypium Herbaceum (Cotton) Callus Culture , Simmondsia Chinensis (Jojoba) Seed Oil, Polyglyceryl-3 Polyricinoleate, Helianthus Annuus (Sunflower) Seed Wax, Polyhydroxystearic Acid, Acacia Senegal Gum, Decane, Bentonite, Xanthan Gum, Lecithin, C18-21 Alkane, Vanilla Planifolia Fruit Extract*, Diethyl Sebacate, Isostearic Acid, Tocopherols, Beta-sitosterol, Citric Acid, Citrus Nobilis (Mandarin) Peel Oil*, Squalene, Quartz, Benzyl Alcohol, Lactic Acid, Sodium Hydroxide, Phenethyl Alcohol, Limonene, Linalool.
99% de los ingredientes son de origen total.
*De agricultura sostenible.

El envase contiene 40 ml. y su precio es de 34€. Lo compré en Lookfantastic

Tiene una textura cremosa. Se extiende muy bien, no genera pelotillas ni deja rastro blanco. La verdad es que interactúa muy bien con la piel, es como si te aplicaras una crema hidratante. En esto se diferencia completamente de todos los anteriores que encajan mucho mejor con las características de un solar, en este sentido. 

El olor me recordaba a los muñecos que tenía de pequeña. No diría que huele mal pero tampoco me ha parecido que oliera muy bien. Es suave, eso sí y se agradece. 

La piel queda jugosa y el producto no se acaba de asentar del todo, al menos, en mi piel. Como contrapartida, no he notado que me quitara hidratación, como suelen hacer la mayoría de los solares y tampoco experimenté problemas de sensibilidad. 

Comparativamente, es el más caro de todos. Sus 40 ml. se quedan bastante justos y yo los he gastado en menos de 60 días de uso. Siempre me quejo de que la mayoría de solares me caducan porque no me dan tiempo a utilizarlos completamente pero la velocidad de este, ha sido supersónica.

Si tuviera que darle una nota, le pondría un 6,5. De los tres que he usado en verano es el que más me ha gustado pero eso no significa que me guste. 

A grandes rasgos, no diría que este año haya sido bueno a la hora de elegir solares. De los cuatro, sin duda me quedaría con el primero aunque las reformulaciones nunca suelen ser buenas. 

Soy consciente de las dificultades para formular un protector solar físico que no deje rastro blanco, que sea ligero y que se asiente bien sobre la piel, sin embargo, hay productos que se acercan mucho mejor al ideal que los que he usado este verano. Incluso, en lo que a olor, SPF (prefiero el 50 al 30) o acabado se refiere. Organic Pharmacy sigue estando en la cumbre.

Aunque resulte impopular, me temo que no solo importa el interior. Los cuatro productos que os he enseñado hoy suman ingredientes maravillosos para nuestra piel y cuidan al detalle sus fórmulas pero, el resultado en mi piel, no me ha gustado. Y repito, comprendo la dificultad. 

Y hasta aquí los solares de este año. Cruzo los dedos para que, el año que viene, tenga más suerte y os presente productos favoritos (sí, el 2021, aún me quedan solares para una temporada).

¡Sed buen@s y siempre, siempre, usad protección solar!
Share:
© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle