domingo, 27 de septiembre de 2020

FranChouliPom Nourishing Facial Serum - Terre Verdi

¡Uno más... y los que vendrán!

El otro día, alguien me dejó un comentario preguntándome sobre qué era mejor utilizar en una rutina,  sérums o aceites. Voy a aprovechar esta entrada para ampliar la respuesta que le di y, de paso, alabar un poquito esa maravilla líquida que son los aceites. 

En esta ocasión, el protagonista viene de mano de la firma italiana de cosmética natural certificada TERRE VERDI. Inspirada en Sicilia, cuenta con una gama bastante completa de productos enfocados al tratamiento facial y corporal. Como marca, le respaldan diferentes sellos de calidad como COSMOS, COSMEBIO & ECOCERT, ICEA Y SOIL ASSOCIATION. Todos sus productos son veganos y Cruelty Free.

Hace tiempo que la conozco pero, hasta el momento, no había probado ninguno de sus productos. Antes del verano, Alessandra, su creadora, se puso en contacto conmigo y me invitó a que eligiera un producto para hablaros de él. Revisé las formulaciones y me parecieron muy interesantes... especialmente la de este aceite con nombre impronunciable, el FranChouliPom Nourish Facial Serum:

Aceite facial Terre Verdi

Es un sérum en aceite orientado a tratar pieles secas o maduras. Su composición es 100% natural y vegano, con un 99% de ingredientes de origen orgánico.

Su fórmula está compuesta por una mezcla de cuatro aceites que comparten ligereza y poder antioxidante: argán, camelia, granada y jojoba:

  • El aceite de argán es rico en polifenoles, carotenoides, tocoferoles y fitoesteroles. Ayuda a la piel a frenar la acción de los radicales libres y, además, tiene propiedades bactericidas y fungicidas. 
  • El aceite de camelia es consumido por el ser humano desde, al menos, el 600 A.C. Contiene vitaminas A, B, D y E y ácidos grasos esenciales como Omega 6 u Omega 9 que ayudan a restablecer la elasticidad y la suavidad. Además, ayuda a equilibrar la producción sebácea e hidrata la piel. 
  • El aceite de granada es rico en ácido punícico (entre un 65-75%) que rejuvenece, aumenta la producción de colágeno, mejora la elasticidad y protege la piel. Además, trata las irregularidades de tono. 
  • El aceite de jojoba tiene unas ceramidas muy similares a las de la propia piel por lo que penetra profundamente, mejorando el nivel de hidratación de las células y reparando la piel.

Además, contiene una sinergia muy interesante de aceites esenciales: incienso, pachuli, neroli y naranja dulce. Todos destacan por sus propiedades regenerantes, reafirmantes, antinflamatorias y calmantes. 

Os dejo la lista completa de ingredientes:

Argania spinosa (argan) kernel oil*, camellia oleifera (white tea) seed oil*, punica granatum (pomegranate) seed oil*, simmondsia chinensis (jojoba) seed oil*, tocopherol (vitamin E), boswellia neglecta (frankincense) oil*, pogostemon cablin (patchouli) leaf oil*, citrus aurantium (neroli) flower oil, citrus sinensis (sweet orange) peel oil*, citral**, geraniol**, farnesol**, limonene**, linalool**
* denotes organic ingredient
** occurring naturally in essential oils

El envase contiene 30 ml. y su precio es de 42,95€. Lo podéis conseguir directamente en la página web de la marca o en alguna tienda que la comercialice. Googlead, please.

Como os decía arriba, tiene una textura bastante ligera. La piel lo absorbe muy bien y no deja una sensación pesada. Puede ser usado tanto en rutinas de día como de noche. 

El olor es natural, de intensidad media a baja. En mi nariz destaca el argán unido al del incienso, el resto se aprecian muy sutilmente. Suelo calentar unas 5 gotas en las palmas de las manos y, antes de aplicar, aspiro el aroma. Me parece calmante y reconfortante. 

La piel queda cómoda, elástica y nutrida. Lo uso siempre en mi rutina de noche (por la mañana prefiero usar serums) y me ha funcionado bien tanto en el ambiente seco y muy caluroso de un julio madrileño en el que mi piel no necesita una nutrición excesiva como en uno más extremo, de montaña, muy seco en el que necesito el doble de hidratación y de nutrición. El aceite se ha adaptado a las necesidades que he tenido en cada momento con buenos resultados. 

Además, me vino muy bien para calmar y desinflamar la zona de las mejillas, que se lleva bastante mal con el poco sol que recibe...

Os decía al inicio que iba a aprovechar para hablar de sérums y de aceites. Comienzo diciendo que  estoy completamente en contra de la utilización de la denominación "serums en aceite" para referirse a un aceite porque crea confusión. La diferencia está en la base de la fórmula: agua, en el caso de los sérums, aceite en el caso de los ídem. El agua hidrata y el aceite nutre. Junto a estas propiedades, tendrán las de otros componentes que la fórmula incluya de cada uno incluya.

Por lo general, los primeros se van a absorber mejor y van a dejar la piel con un acabado más mate o natural; los segundos va a costar un poco más que se absorban y tienden a aportar mayor jugosidad. La utilización de uno u otro es complementaria, incluso, hay gente que los utiliza en la misma rutina, uno detrás de otro. Si optamos por esta opción, deberemos aplicar primero el sérum. El tamaño de las moléculas de los aceites es mayor y, si cambiáramos el orden, estaríamos impidiendo que el serum penetrase correctamente.

Todos los tipos de piel puede utilizar ambos productos. Desterremos la idea de que una piel grasa no puede utilizar aceites porque es contraproducente, sólo tendrá que buscar mezclas de aceites no comedogénicas, igual que una piel sensible tendrá que tener cuidado con los sérums que contengan alfahidroxiácidos, es decir, la clave está en buscar un producto que se adapte a las necesidades y características de cada piel. 

¿Qué es la comedogenicidad? Es la mayor o menor capacidad que tiene un aceite vegetal de obstruir los poros. Se clasifican en una escala que va del 0 (nada comedogénico) al 5 (muy comedogénico). Para una piel grasa, los aceites adecuados deberán estar comprendidos entre el grado 0 al 2, no más allá. El FranChouliPom de Terre Verdi contiene aceite de argán (grado 0), aceite de camelia (grado 1), aceite de granada (grado 1) y aceite de jojoba (grado 2). Por tanto, esta mezcla sería apta para pieles grasas (perfecto para pieles grasas maduras).

Por último, os voy a dar un motivo más por el que usar aceites (sí, soy muy flan de los aceites): el masaje. Su extensibilidad, untuosidad y mayor dificultad para que la piel absorba, nos brinda la posibilidad de regalarnos un masaje cada vez que los apliquemos. No solo vamos a ayudar al producto a penetrar en la piel sino que activaremos la circulación (básica para la renovación celular), mejoraremos el drenaje, la flacidez y nos ayudará a relajarnos. Cinco minutos... todo son ventajas. 

Hasta aquí el post de hoy. ¿Conocéis la marca?, ¿habéis probado algo? Si tenéis cualquier duda, ¡dejádmela en comentarios!

¡Sed buen@s!
Share:

No hay comentarios

Publicar un comentario

© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle