miércoles, 28 de octubre de 2020

Etiqueta #free, ¿qué significa?

esmalte uñas, toxic free, #free,
Esmaltes de uñas toxic free

¡Ay lo que nos ha cambiado la cosmética natural! Si nos paramos un minuto y echamos la vista atrás seremos conscientes de la revolución que ha supuesto la irrupción de la cosmética natural en nuestra vida. Más allá de lo obvio, el enriquecimiento del léxico es una realidad irrefutable. Decenas de nuevas palabras nos han invadido y no piensan largarse. ¿El problema? En muchas ocasiones somos capaces de asociaciarlas con un concepto positivo o negativo pero no siempre sabemos en qué consisten. 

Hoy quiero hablaros un poco de esmaltes de uñas y de la etiqueta #free que los cataloga.

Empecemos por el principio, lo que indica es el número de ingredientes tóxicos que no contiene y por eso va acompañada siempre de un número y la conclusión es obvia: cuanto mayor, mejor para todos. 

¿Qué sustancias tóxicas podemos encontrar en un esmalte de uñas?: 

  • Formaldehído y resina de formaldehído: irritante y cancerígeno. 
  • Tolueno: un disolvente muy irritante que puede provocar dermatitis. 
  • DBP Ftalato de dibutilo: prohibido en la UE por tóxico. 
  • Parabenos: disruptor endocrino que se acumula en el organismo. 
  • Xileno: su inhalación puede provocar jaqueca, vómitos y náuseas. 
  • Colofonia: resina nociva que puede causar dermatitis de contacto. 
  • Acetona: irritante, puede causar náuseas. 
  • TPHP Fosfato de trifenilo: puede afectar al equilibrio hormonal, la reproducción y el metabolismo. 
  • Alcanfor: su uso está limitado al 11% pero en dosis altas es venenoso por ingestión y puede causar convulsiones, irritabilidad, contracciones musculares. Tópicamente, puede producir eccema. 
  • Estireno: neurotóxico. 
  • Benzophenona: irritante, disruptor endocrino y bioacumulativo. 

Lejos de ser ingredientes de uso poco común, son muy fáciles de encontrar, tanto en esmaltes de uñas, como en endurecedores o en productos de acabado. Estos ingredientes son absorbidos por las uñas, cuya superficie es porosa y entran así en el organismo. Más allá de su toxicidad, y a nivel puramente funcional, son abrasivos para la uña, responsables de la coloración amarillenta y del capeado. 

No existe una normativa que regule este tipo de etiquetas y cada marca elije la que considera adecuada. Sí hay consenso sobre el significado: 

  • 3free: sin tolueno, formaldehído y ftlatato de dibutilo. 
  • 4free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo y resina de formaldehído. 
  • 5free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído y alcanfor. 
  • 7free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído, alcanfor, parabenos y xileno. 
  • 9free: sin tolueno, formaldehído, ftlatato de dibutilo, resina de formaldehído, alcanfor, parabenos, xileno, estireno y benzophenone-1. 

También he de señalar que nada es ajeno al marketing y he podido comprobar como algunas marcas van sumando números al free para dar una mejor imagen. El cambio no se basa en una eliminación de ingredientes nocivos de la fórmula, porque es la misma de siempre, sino en que ahora hacen hincapié en que no llevan un determinado ingrediente tóxico (que no han llevado nunca). De hecho, hay marcas 7free, que podrían ser 9free o 10free. 

Obtener un esmalte de uñas a base de ingredientes 100% naturales, a día de hoy, no es viable, pero sí se puede formular evitando los tóxicos descritos y sustituyéndolos por ingredientes seguros para la salud, biodegradables y que no dañan el medio ambiente. 

Podemos encontrar diferentes marcas que no solo han optado por la eliminación de ingredientes tóxicos sino que también han apostado por elaborar esmaltes veganos, libres de cualquier sustancia de origen animal. Puede sorprender pero es frecuente el uso de insectos para obtener diferentes pigmentos: rojos, rosas, marrones o utilizar escamas de pescado para elaborar glitters. Incluso, marcas en las que todo su proceso de fabricación es halal (permitido por la religión musulmana). 

También nos podemos encontrar con el aviso de que un esmalte es #glutenfree. La intolerancia al gluten es un problema cada vez más frecuente y, como es obvio, no todo el mundo experimenta el mismo grado de reacción a esta sustancia. Aunque en un principio pueda parecer algo absurdo ya que el problema está relacionado con el aparato digestivo, no se puede descartar que, en casos graves de esta patología y dado que la porosidad de la uña hace factible que absorbamos sustancias por ella, esté aconsejado el uso de esmaltes que certifiquen que no lo contienen. 

La transición hacia esmaltes libres de sustancias nocivas es un trayecto sin complicaciones. Los resultados, como producto, mejoran los que se obtienen con esmaltes convencionales y se apuesta por cosmética libre de crueldad animal, sin tóxicos y respetuosa con el medio ambiente.

Marcas como OZN, Kure Bazaar, Manucurist, Mia Cosmetics o Nailberry (que son las que salen en la foto) ofrecen una variedad amplísima de colores, acabados y tratamientos para cuidar de nuestras uñas, presumiendo de etiquetas, incluso manicuras semipermanentes. Es muy fácil, ¡#befree!

¿Qué os parece?, ¿usáis este tipo de esmaltes?

¡Sed buen@s!
Share:

domingo, 4 de octubre de 2020

Féminité du bois - Serge Lutens

Comenzar a dibujar notas aromáticas sin otro protagonista, habría sido absurdo. Tengo la fea costumbre de firmar despedidas eternas con perfumes que han formado parte de mi vida y raramente les doy una segunda oportunidad. Quien regresa, se ha ganado un hueco en mi alma eternamente.

Siempre he buscado un olor que me definiera. Una búsqueda similar al príncipe azul de las películas. Un amor para toda la vida, una estela con nombre y apellidos, un "huele a ti". El cine y los anuncios han modelado unas generaciones femeninas con unos clichés que se agarran como sanguijuelas al subconsciente. Con el paso de los años no solo me di cuenta de que "quién soy" es un continuo cambio, un modelo prismático repleto de huecos y aristas, un ejemplo de contradicción; sino que descubrí que la definición despoja de misterio y es aburrida. No obstante, haciendo gala de esa incoherencia diré que, si con un perfume me siento identificada, es con Féminité du bois de Serge Lutens.

Perfume Féminité du bois de Serge Lutens

Si le tildo de icónico pensaréis que el amor me ciega y que digo chorradas pero lo cierto es que detrás de este perfume hay historia. Nació en 1992 y fue revolucionario. Fue la primera fragancia amaderada (las notas de madera constituyen el 60% de la composición) para mujer. Y aquí me vais a permitir una reflexión: si pensamos que la perfumería moderna es anterior al siglo XX, tuvieron que pasar más de 100 años para que un perfumista considerase que las notas amaderadas podrían ser utilizadas y del gusto de las mujeres. Cine, publicidad, perfumería y la mano masculina dirigiendo la orquesta...

Fue encargada a Serge Lutens por la firma de cosmética Shiseido, con la que venía colaborando desde los 80. Los creadores fueron Pierre Bourdon y Christopher Sheldrake y quisieron vestirlo de gala comercializándolo en piezas únicas de cristal ahumado, elaboradas artesanalmente. Años más tarde, creo recordar (hablo de memoria) que sobre 2005-2006 se deja de vender bajo el sello japonés y no es hasta 2009 cuando Serge Lutens la recupera. De nuevo, Christopher Sheldrake, autor de innumerables perfumes de la marca, la reinterpreta y vuelve a salir al mercado.

Nos encontramos alrededor del año 2000 y lo nuestro fue un flechazo. Dos envases después me abandonó sin decirme que se iba. Cuando intenté buscarlo, había desaparecido de los stands. Por suerte, nuestros caminos se han vuelto a unir.

Perfume, Feminité du Bois, Shiseido


Pertenece a la familia olfativa Oriental Amaderada para hombres y mujeres. 
  • Las notas de salida son: cedro de Virginia, canela, ciruela y durazno
  • Las corazón son clavo de olor, ylang ylang, violeta, flor de naranjo africano, jengibre y rosa
  • Las de fondo, vainilla, almizcle, sándalo y benjuí (fuente: Fragantica).

De estela media y duración cercana a las 5 horas en mi piel híper seca como conjunto. Pasado ese tiempo, aparece tímidamente con algunas notas sorpresa. Un par de pulsaciones son más que suficientes para vestirla con presencia. 

La nueva versión ha mantenido la esencia pero es innegable que Féminité ha cambiado. Mi nariz dice que se ha feminizado y aligerado. Recuerdo un perfume en el que el Cedro del Atlas aportaba una rotundidad que se manifestaba de principio a fin. Hoy es el Cedro de Virginia, menos seco y más ligero el que da la bienvenida. A diferencia de la versión anterior en la que nunca perdía el protagonismo, la nota se va diluyendo e integrando con el fondo, creando conjunto menos incómodo. A esto también ayuda la eliminación de las notas de miel y cera de abejas. La Féminité de hoy tiene más fácil la conquista que la del siglo pasado. 

Después del momento inicial, el cedro cede su puesto a las notas melosas del melocotón y la ciruela, subrayadas por una canela que continuará viaje hasta fundirse con un corazón eminentemente floral, en el que la violeta y la rosa destacan, puntualizadas con las notas especiadas del clavo del olor y del jengibre. El fondo mantiene la estructura del perfume, asentándola gracias al sándalo y el almizcle e incidiendo en esa dulzura agradable con vainilla y benjuí.

Tiene un aroma cálido y envolvente, que pide a gritos vientos de otoño y nubes de invierno. Una fragancia con carácter alfa, no apta para días discretos o noches tranquilas; tampoco para quién aborrezca las notas dulces aunque poco tiene que ver con la densidad de lo gourmand, es un dulce frutal y equilibrado. Un perfume con toques de misticismo y de misterio que soporta mal las medias tintas porque exige amor u odio, no tibieza. 

Yo la amo aunque añoro esa agresividad teñida de atrevimiento que antes la hacía más exclusiva por difícil y asisto a su serenidad y democratización con una mirada nostálgica y una mueca de fastidio. La madurez me ha enseñado a conformarme con las pequeñas victorias: no pertenece al circuito comercial y nunca será objeto masivo de regalos de navidad. 

Me despido hasta la próxima. Me encantaría saber qué opináis de ella y si la habéis probado. 

¡Sed buen@s!
Share:
© Eileancircle - Blog de Belleza y Cosmética | All rights reserved.
Blogger Property of Eileancircle